ALBA-TCP: Más antimperialistas y unidos, más fuertes (+Videos)

ALBA-TCP: Más antimperialistas y unidos, más fuertes (+Videos)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 puntos, 2 votos)
Cargando…

Declaración de la XIX CUMBRE de Jefes de Estado y de Gobierno del ALBA-TCP

Los Jefes de Estado y de Gobierno y los Jefes de Delegaciones de los países miembros e invitados de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), reunidos de forma presencial el día 24 de junio del año 2021, en el marco de la conmemoración del Bicentenario de la Batalla de Carabobo de la República Bolivariana de Venezuela, al suscribir la presente Declaración, renovamos nuestro compromiso con el fortalecimiento de la integración y la unidad de nuestros pueblos como ideario fundacional de los Comandantes Hugo Chávez Frías y Fidel Castro Ruz.

 

 

Reivindicamos el ideario de Bolívar, Martí, San Martín, Sucre, O´ Higgins, Petión, Morazán, Sandino, Maurice Bishop, Garvey, Túpac Katari, Bartolina Sisa, Chatoyer y otros próceres de la independencia latinoamericana y caribeña, símbolo de unión histórica y cultural, de la lucha de nuestros pueblos originarios y la preservación del bien más preciado de la libertad.

Reconocemos el significado histórico de la Batalla de Carabobo, hito que sella la independencia de Venezuela bajo la conducción del Libertador Simón Bolívar, lucha en la cual se forjó el carácter combativo del pueblo venezolano en defensa de su derecho a la libre determinación, el patrimonio moral y los valores de libertad, lo cual ha trascendido a Latinoamérica, el Caribe y el mundo.

Ratificamos nuestro compromiso con la integración genuinamente latinoamericana y caribeña, que nos permita enfrentar unidos las pretensiones de dominación imperialista y las amenazas crecientes a la paz y la estabilidad regionales; con el multilateralismo y conforme a los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional, en consonancia con la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

Resaltamos la necesidad de fortalecer la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) como mecanismo genuino de concertación política que reúne a los 33 Estados de Nuestra América, basado en el principio de unidad en la diversidad.

Saludamos el retorno del orden constitucional en el Estado Plurinacional de Bolivia, que gracias a la conciencia y lucha de su pueblo pudo desarticular el golpe criminal y corrupto; y abrir un proceso de reconciliación nacional, basado en la justicia, la autodeterminación y la democracia. Nos complace, asimismo, su regreso a los legítimos foros regionales de concertación política y cooperación en pos del bienestar y el desarrollo de nuestros pueblos.

Destacamos las excelentes gestiones e iniciativas del Presidente Luis Arce Catacora, tanto en el ámbito interno como internacional, para avanzar hacia la reactivación económica, incluido el financiamiento y alivio de la deuda y el manejo eficiente de la pandemia.

Saludamos la instalación de la nueva Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela desarrollada con absoluto apego a la institucionalidad y en paz. A la vez, acogemos con beneplácito la celebración de las próximas elecciones regionales y municipales, siendo la 26 en los últimos 21 años de Revolución Bolivariana, expresión de la sólida democracia participativa y protagónica del hermano pueblo venezolano.

Ratificamos el apoyo incondicional al gobierno sandinista, al presidente Daniel Ortega Saavedra y al pueblo de Nicaragua en su decisión de continuar defendiendo la soberanía, la paz y los notables avances sociales, económicos, de seguridad y de unidad nacional alcanzados.

Condenamos los ataques y reiterados intentos desestabilizadores contra el gobierno legítimo de la hermana República de Nicaragua por parte de los Estados Unidos de América, promoviendo medidas coercitivas unilaterales entre otras acciones desestabilizadoras, para intentar interferir en sus asuntos internos.

Saludamos la preparación del proceso electoral en la República de Nicaragua y exigimos la no intervención en dichos asuntos que son de la exclusiva competencia del pueblo y las instituciones nicaragüenses.

Celebramos y respaldamos las fuerzas democráticas en los procesos de elección de gobierno en toda la región del ALBA-TCP y los esfuerzos realizados para lograr la igualdad de género y la eliminación de la discriminación de los pueblos indígenas.

Acogemos con satisfacción la relación entre el ALBA-TCP y el sistema de la ONU, CELAC, CARICOM, AEC, SICA, Unión Africana, Liga Árabe, SELA, CEPAL, Comunidad Euroasiática y CEDEAO, bajo los principios de respeto y no intervención en los asuntos internos, para garantizar una mayor equidad y un mayor compromiso en materia de políticas sociales y económicas.

Ratificamos el derecho de los países del Caribe a recibir un tratamiento justo, especial y diferenciado. Reafirmamos el apoyo incondicional y necesario para la defensa y promoción de sus justos reclamos y reparaciones. Rechazamos enérgicamente las medidas adoptadas contra los hermanos del CARICOM, considerados jurisdicciones no cooperativas.

Exhortamos a revisar los llamados criterios de graduación que califican como “países de renta media” a la mayoría de los Estados Latinoamericanos y Caribeños, lo que dificulta nuestro acceso al crédito y a la cooperación internacional.

Manifestamos nuestro profundo pesar por las víctimas mortales que la pandemia del COVID-19 ha causado en el mundo y en particular en nuestra región, a la vez que reconocemos el compromiso de los países del ALBA-TCP, para mitigar su propagación, así como, los extraordinarios esfuerzos del personal de salud para afrontar la crisis sanitaria, en especial la labor que realiza en la primera línea el contingente Henry Reeve de la República de Cuba, así como, el desarrollo de cinco candidatos vacunales, muestra de desarrollo, soberanía y solidaridad.

Rechazamos la campaña de descrédito promovida por el gobierno de los Estados Unidos contra la cooperación médica cubana, que resulta ofensiva y particularmente inmoral en el actual contexto de crisis sanitaria global.

Reconocemos el liderazgo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el proceso de concientización, prevención y combate al COVID-19 y reiteramos el apoyo a la labor desempeñada por la OMS para dar respuestas de manera efectiva y eficaz a la comunidad internacional, ante los desafíos que supone la pandemia.

Reafirmamos la necesidad de una urgente inmunización universal contra el COVID-19; así como, asegurar una distribución pronta, equitativa, solidaria, no discriminatoria y a precios asequibles, de vacunas y de insumos y equipamientos médicos, que permita proteger a todos. Reconocemos los esfuerzos que lleva adelante la alianza de colaboración mundial COVAX, bajo el auspicio de la OMS.

Nos unimos a los llamados a eliminar los obstáculos que dificulten el acceso y la distribución de las vacunas contra esta enfermedad, incluyendo cualquier medida coercitiva unilateral que impida, limite o encarezca el acceso a las mismas, para que puedan utilizarse todas las capacidades de producción con las que cuenta el planeta y satisfacer en el menor tiempo posible su demanda.

Damos la bienvenida a la puesta en marcha del Banco de Vacunas ALBA-TCP, acordado en la XVIII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del ALBA- TCP; así como, del Banco de Medicinas, para contribuir a mejorar el acceso a insumos médicos, pruebas rápidas y pruebas PCR, en favor de todos los países de la Alianza.

Reiteramos nuestro enérgico rechazo a la imposición de medidas coercitivas unilaterales que violan el Derecho Internacional ocasionando sufrimientos de forma indiscriminada a toda la población de los países objeto de las mismas. Condenamos el recrudecimiento de tales medidas impuestas por los Estados Unidos de América contra países de la Alianza, cuyos impactos se agravaban y resultan más crueles en el contexto de enfrentamiento a la pandemia.

Expresamos nuestro compromiso con la promoción y la protección de todos los Derechos Humanos para todos, en especial el derecho a la vida y la salud; a la vez que denunciamos los intentos de manipularlos con fines políticos. En ese sentido, llamamos a rechazar cualquier forma de discriminación, racismo o xenofobia, particularmente en la respuesta a la pandemia.

Renovamos nuestra más enérgica condena al genocida bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de los Estados Unidos de América contra Cuba y las más de 240 medidas coercitivas unilaterales adoptadas por Trump, que mantiene intactas el actual gobierno y cuyos daños en el último quinquenio provocaron pérdidas por 17 mil millones de dólares.

Agradecemos el histórico respaldo de todos los Estados miembros de la Alianza a la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, adoptada el pasado 23 de junio.

Manifestamos nuestro enérgico rechazo a la absurda e injustificada inclusión de la República de Cuba en la espuria lista de Estados patrocinadores del terrorismo del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Esta acción unilateral, ampliamente rechazada dentro y fuera de los Estados Unidos, tiene un impacto negativo en cada esfera de la sociedad cubana e incrementa las dificultades del país para insertarse en el comercio internacional, realizar operaciones financieras y adquirir insumos básicos.

Expresamos nuestra profunda preocupación por las violaciones masivas de los derechos humanos contra el pueblo colombiano y exigimos el respeto a la dignidad de las personas, así como su derecho a la manifestación pacífica.

Rechazamos la repudiable actuación del secretario general de la Organización de Estados Americanos, que, extralimitándose de sus funciones, ha conducido a esa Organización por una senda interminable de despropósitos, legitimando acciones violentas, intervenciones en los asuntos internos y rupturas del orden constitucional en algunos países de la región.

Reconocemos la encomiable labor de la Alianza durante los eventos ocasionados en San Vicente y las Granadinas tras la erupción del volcán La Soufrière, como símbolo de apoyo y solidaridad de los países del Alba-TCP con el pueblo y el Gobierno sanvicentino.

Enfatizamos que el cambio climático es una de las principales amenazas a la humanidad, siendo América Latina y el Caribe uno de los territorios más vulnerables del planeta a los efectos adversos de este fenómeno, por lo que exigimos, la acción concertada y urgente contra el cambio climático y la plena implementación de los compromisos de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático y su Acuerdo de Paris sobre la base de la equidad y el principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas y subrayamos, en ese sentido, la necesidad de que los países desarrollados cumplan con su responsabilidad histórica en materia de mitigación y provisión de medios de implementación para los países en desarrollo.

Reafirmamos el compromiso con el reconocimiento y la promoción de los derechos inquebrantables de la Madre Tierra y su interrelación con el ser humano, y saludamos las iniciativas emanadas del “Reencuentro con la Madre Tierra. Reflexiones globales para la defensa de la Pachamama” celebrada en La Paz, Bolivia, el pasado 22 y 23 de abril de 2021, a ser promovidas por los países de la Alianza en el ámbito de la diplomacia ambiental multilateral, tales como la convocatoria de una Asamblea al seno de la Organización de las Naciones Unidas sobre los derechos de la Madre Tierra y el derecho al agua para la vida.

Reafirmamos el pleno apoyo a los países caribeños en su reclamo de compensación por el genocidio de la población nativa y los horrores de la esclavitud y la trata trasatlántica. Asimismo, manifestamos nuestro compromiso con la defensa y promoción de la cultura latinoamericana y caribeña y de la identidad de los pueblos de la región, con particular respeto y fomento de las culturas autóctonas e indígenas.

Destacamos las acciones desarrolladas para revitalizar el ALBA -TCP como mecanismo de lucha por la paz, la democracia, la estabilidad y el bienestar de los pueblos de Nuestra América. En este sentido, reconocemos los resultados obtenidos en los diferentes encuentros realizados en el primer semestre de 2021, que contribuyeron a fortalecer la Alianza y sus valores compartidos de solidaridad, cooperación y complementariedad.

Apoyamos potenciar el desarrollo de la zona económica complementaria ALBA-Petrocaribe, como un verdadero modelo de desarrollo productivo y tecnológico fundamentado en los valores de la Alianza y en los principios del Tratado de Comercio de los Pueblos.

Caracas, 24 de junio de 2021

 

 


 

No se ha podido ni se podrá detener el avance del ALBA

 

El canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla, al iniciar su intervención en la XIX Cumbre del ALBA – TCP, expresó toda la gratitud de nuestros pueblos al Congreso Bicentenario por su resolución de solidaridad con Cuba.

 

Foto: tomada de vtv.gob.ve

 

Agradeció a Venezuela por la oportunidad de reunirse en esta Cumbre de los pueblos inspirada en el Libertador Simón Bolívar, iniciador de las luchas de Nuestra América que libra un combate ejemplar contra el imperialismo y la oligarquía, empeñados en impedir el avance de la obra luego forjada por el Comandante Chávez y  defendida heroicamente por el pueblo chavista en unión cívica militar bajo el liderazgo del Presidente Constitucional Nicolás Maduro.

Reafirmó, además, el respaldo al hermano pueblo nicaragüense y a su gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional dirigido por el Comandante Daniel Ortega, quien defiende los logros alcanzados a pesar de las amenazas imperiales; y al gobierno boliviano dirigido por Luis Arce, ejemplo de la tenacidad de los pueblos en la lucha por la justicia.

Rodríguez Parrilla envió todo el apoyo al derecho de los países del Caribe a exigir un trato justo, especial y diferenciado indispensable para enfrentar los retos derivados del cambio climático, los desastres naturales, el injusto sistema financiero internacional y las nuevas y difíciles condiciones impuestas por la pandemia de la Covid-19.

Dijo que la respuesta diligente y solidaria de las naciones ante la actividad del volcán la Sufriere, en San Vicente y las Granadinas, con el envío inmediato de ayuda humanitaria y personal especializado, el apoyo a la evacuación de la población y la participación en las tareas de recuperación, confirman la fortaleza de la Alianza y los valores que la inspiran.

«La pandemia de la Covid-19 ha exacerbado la división del mundo y la fragilidad de las economías subdesarrolladas. ¿Cómo se puede explicar a los pueblos que los extraordinarios adelantos de la ciencia y la admirable disposición de la comunidad científica mundial para enfrentar la pandemia y la de millones de profesionales y técnicos de la salud de todas la latitudes no puedan garantizar que la gran mayoría de la humanidad acceda a los medicamentos imprescindibles y a la necesaria hospitalización?

«¿De qué sirvieron la velocidad de las telecomunicaciones y el transporte, la capacidad industrial, la liberalización del comercio de bienes y servicios si a la hora de la mayor emergencia sanitaria mundial decenas de países impusieron obstáculos a la importación de insumos médicos y EE.UU. reforzó la aplicación de ilegales medidas coercitivas multilaterales?

«¿De qué sirvió la creación en tiempo récord de vacunas eficaces si decenas de países no pueden hoy ni siquiera calcular en cuantos años podrían inmunizar a sus poblaciones?

«¿Cómo explicar a los familiares de los fallecidos que aquellos basados en el dogma neoliberal redujeron durante décadas la inversión pública y los presupuestos de salud y de protección social?», interrogó el canciller.

 

 

 

 

El jefe de la diplomacia cubana consideró ante los miembros del ALBA-TCP que la crisis multidimensional que enfrentamos demostró los desequilibrios del orden económico internacional y la falta de voluntad política para revertir las decisiones egoístas que priorizan las riquezas para unos pocos por encima de la vida de los seres humanos.

Precisó que América Latina y el Caribe sufre hoy uno de los más duros impactos y en medio de esas circunstancias se recrudeció la guerra económica contra Venezuela, se aplicaron medidas coercitivas unilaterales contra Nicaragua, mientras los logros de Cuba y el ALBA en el enfrentamiento a la pandemia  sucedieron mientras se afectaba nuestra capacidad para importar insumos que permitieran garantizar el cuadro básico de medicamentos.

«Nuestra firme voluntad de construir una nación soberana, independiente, socialista, próspera y sostenible es lo que el imperialismo quiere hacer desaparecer», señaló el canciller cubano.

Recordó que se mantienen vigentes 240 medidas impuesta por el gobierno estadounidense contra Cuba y que si de veras ese gobierno tuviera un ápice de interés en los derechos humanos de la región, pondría fin al bloqueo económico impuesto hace más de 60 años, podría eliminar las medidas coercitivas contra naciones hermanas y renunciar al paradigma neoliberal que tantas desgracias ha traído para nuestros pueblos.

«No se ha podido ni se podrá detener el avance del ALBA cuyo dinamismo ha sido evidente en los compromisos alcanzados, en la voluntad de hermanas naciones de continuar avanzando en la relación indisoluble con los pueblos», destacó Rodríguez Parrilla.

Dijo, además, que Cuba mantiene invariable su voluntad solidaria y de cooperación internacional en beneficio de nuestros pueblos y así ocurrirá, en la medida de las posibilidades, en el enfrentamiento a la pandemia y en la disposición a las vacunas y no  cejaremos en el empeño de unirnos y defendernos como hace 200 años lo hicieron esos valerosos soldados venezolanos al mando del Libertador Simón Bolívar.

«Cuenten todos con Cuba, en la primera fila de esta batalla por la vida, por la paz, por la dignidad y por la justicia», concluyó.

 

Envía Díaz Canel mensaje de compromiso a los hermanos del ALBA – TCP

El Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz Canel Bermúdez, envió un saludo mediante su cuenta en la red social Twitter «a los hermanos del @ALBATCP que hoy se reúnen en la entrañable  #Caracas».

 

«Como hace 17 años, #Cuba está entre ustedes, esta vez en la voz del canciller @BrunoRguezP. A 200 años de la legendaria #BatallaDeCarabobo,  #NuestraAmérica sigue apostando por la integración», agregó el mandatario cubano», precisó.
Diaz Canel transmitió también una felicitación al presidente venezolano Nicolás Maduro, a su pueblo y al admirable ejército bolivariano y dijo que la Mayor de las Antillas comparte esos sentimientos de pasión por  el proyecto histórico que se forjó en la Batalla de Carabobo.
El mandatario cubano recordó que hubo sangre cubana en los campos donde se libró la Batalla de Carabobo y  aseguró que «la habrá siempre que esté en riesgo la suerte de nuestros hermanos venezolanos»

 

 Presidente venezolano da la bienvenida a los asistentes

Al iniciarse la celebración por los 200 años de la batalla de Carabobo, el presidente Nicolás Maduro saludó los mandatarios y representantes de los países del ALBA – TCP presentes en el acto solemne, así como a las delegaciones de más de 67 países de todos los continentes que por estos días han participado en el Congreso Bicentenario de los Pueblos.

 

 

«Nuestros pueblos deben saber cuánto han costado 200 años de batalla permanente», dijo Maduro, quien instó a estar siempre pensando y estudiando las doctrinas de los libertadores y libertadoras de todos nuestros países de América.

El mandatario venezolano, aseguró que la doctrina emancipadora, liberadora y geopolítica que fundaron los Libertadores tienen plena vigencia hoy y lo demostramos cada día y que las huestes libertadoras que lideraba Simón Bolívar, podía recorrer grandes extensiones porque tenían inmensos sentimientos de amor por la Patria Grande e iban donde fuese necesario.

Precisó que las enseñanzas de quienes nos enseñaron el camino de la libertad deben guiarnos cada día y que nunca más en tierras bolivarianas y chavista se bajará la cabeza ante ningún imperio.

Como parte de la celebración, en los mismos campos donde se desarrolló la batalla de Carabobo que permitió la conformación de la Gran Colombia, se desarrolla un Desfile Cívico Militar que rinde homenaje a los hombres y mujeres que lucharon por la liberación de nuestros pueblos y los que hoy defienden la Revolución Bolivariana y chavista.

 Arriban líderes del ALBA – TCP a Caracas

Líderes de los países del ALBA – TCP arribaron a Venezuela este viernes para participar en la XIX Cumbre de la organización, que coincide con la clausura del Congreso Bicentenario de los pueblos, en homenaje a los 200 años de la batalla de Carabobo, trascendental hecho para la historia latinoamericana.

 

En horas de la tarde de este jueves arribó a Caracas al frente de la delegación cubana que participará en la XIX Cumbre del ALBA – TCP, el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla.

 

Rodríguez Parrilla fue recibido por el vicepresidente sectorial de Planificación de la República Bolivariana de Venezuela, Ricardo Menéndez, quien le dio la bienvenida a tierras bolivarianas y lo felicitó en nombre del gobierno y el pueblo venezolano por la rotunda victoria alcanzada este miércoles 23 de Junio en Naciones Unidas al aprobarse la Resolución contra el bloqueo a Cuba.

 

 

ALBA-TCP: Por el beneficio de millones

Pocas veces una organización ha tenido tan claras sus posiciones y ha sido tan coherente a ellas desde los propios momentos de su fundación, erigiéndose como escudo protector e impulsora mayor del beneficio común de millones, como ha ocurrido con la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América-Tratado de Libre Comercio de los Pueblos (ALBA – TCP).

 

 

 

«La posición política del ALBA-TCP es absolutamente clara, apuesta por un mundo que respete las reglas del multilateralismo. Es antimperialista, anticolonialista, anticapitalista y antipatriarcal», ratificó recientemente su Secretario Ejecutivo, Sacha Llorenti, durante su participación en el Congreso Bicentenario que tiene lugar por estos días en Caracas, en homenaje a los 200 años a la batalla de Carabobo.

«Somos descendientes de esa línea de revolucionarios, de antimperialistas y esa memoria debe estar viva . No podemos restringir a nuestros libertadores a un pedazo de lienzo, a un trozo de yeso», destacó Llorenti, quien compartió con los participantes en el encuentro lo que considera lecciones de la gesta libertaria de nuestra región, así como los desafíos que actualmente debemos enfrentar los pueblos de esta parte del mundo.

Para Llorenti, debemos estar siempre aprendiendo del pasado, pero también de las acciones más recientes contra la democracia, la soberanía y la unidad de nuestros pueblos y alejar a engendros  como la Organización de Estados Americanos (OEA), defensora e impulsora de la Doctrina Monroe.

Contra los países que integran el ALBA – TCP se ciernen los mayores peligros todos los días. El imperialismo nunca entenderá ni permitirá la osadía de nuestros pueblos, los lazos solidarios que todos los días nos hacen imponernos ante las dificultades, tratarnos como hermanos y salvarnos, mantenernos firmes ante las más grandes amenazas.

«En tiempos de pandemia hemos construido un fondo humanitario, se habilitó un puente aéreo, Venezuela donó oxígeno a Manaos, Brasil, los médicos cubanos han estado en la primera línea de batalla en muchos países del mundo», resaltó Sacha Llorenti al mencionar apenas algunos ejemplos de las acciones concretas impulsadas por la organización en estos últimos meses de pandemia.

Pero el ALBA-TCP ha alertado también sobre la importancia de la distribución equitativa de las vacunas, la creación de un Fondo especial para beneficiar primero a los más necesitados y vulnerables en nuestros países, ha denunciado los intentos de golpes de Estado y los atentados a la democracia en la región, la imposición de medidas coercitivas unilaterales contra nuestros pueblos y los intentos de intromisión en asuntos internos de nuestros países.

En este contexto, la XIX Cumbre del ALBA-TCP que tendrá lugar este jueves en la tarde en Caracas, será sin dudas, otro momento para la reflexión, el análisis de la situación de nuestros pueblos frente a la pandemia, la crisis económica y la arremetida mediática y de organizaciones como la OEA, que no cesan en su afán por impedir la profundización de procesos de cambios verdaderos, revolucionarios en países como Bolivia, Nicaragua, Venezuela.

Y más allá de ideas y discusiones, seguramente de este nuevo encuentro saldrán más respuestas concretas que nos permitan, unidos, impulsar nuevos proyectos que beneficien a millones desde la posición antimperialista y la fe inquebrantable en un futuro mejor, esa  que también nos une y nos fortalece.

 

En fotos: XIX Cumbre del ALB – TCP

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu