Out 27: Nueva estructura: ¿mejor béisbol cubano?

Out 27: Nueva estructura: ¿mejor béisbol cubano?

Béisbol cubano

Casi a punto de concluir la segunda fase de la actual temporada, la expectativa por el cuarto puesto a la postemporada crece con los repuntes de Industriales y Holguín; sin embargo, un tema sigue perenne entre aficionados, cual pulso pendiente también para las autoridades beisboleras del país. ¿Habrá cambios de estructura para la siguiente campaña? ¿Cuál propuesta reúne la mayor aceptación entre peloteros, directores, aficionados y prensa especializada?

Luego de 13 fórmulas en 58 ediciones —quizás demasiadas, pero muchas ajustadas al contexto histórico en que nacieron—, con variaciones de equipos (desde los cuatro iniciales hasta el tope de 17), diferente cantidad de partidos (de 27 hasta 99), entrada de play off (1986) y la aparición de los refuerzos (en la 52 versión), parece necesario, una vez más, aplicar una fórmula ajustada al presente y que dure como mínimo una década.

Decenas de ideas han florecido en los dos últimos años, ya sean verbales o por correos electrónicos, como para recordarnos que cada cubano tiene un mánager o directivo de pelota por dentro. Puntos comunes entre ellas han sido: más de 45 partidos, no renunciar a los play off, una liga superior en cuanto a concentración de calidad y la posibilidad de ver en algún momento a los peloteros contratados en diferentes ligas en nuestros estadios.

Lejos de lo que pueda estar cocinado ya por la Comisión Nacional de la disciplina, la propuesta que defiendo no la concibo a 90 juegos ni en dos zonas geográficas (Occidente y Oriente), aunque reconozca que ha sido el sistema más estable y exitoso. Sin embargo, dejó experiencias claras de que faltando unos 20 desafíos se perdía interés con los conjuntos más rezagados, así como lo veleidoso e injusto de poner cotas para el este u oeste.

En concreto, aspiro a una serie nacional de 16 conjuntos, que jueguen 75 juegos, todos contra todos, con la clasificación de los cuatro punteros para la postemporada, que sería de siete a ganar cuatro en semifinal y final. Su fecha de celebración estaría entre finales de marzo y junio, lo cual no interfiere con la asistencia a juegos múltiples, que siempre se realizan entre julio y agosto.

Para esos dos meses y septiembre reacomodaría la imprescindible serie Sub-23, pues mientras mayor cantidad de peloteros desarrollemos en todas las categorías, más robusto será nuestro deporte nacional, vapuleado hoy por la emigración temprana de los talentos, lo que debe mantenerse y quizás acentuarse a corto plazo.

El campeón de la Serie Nacional pudiera recibir como premio representarnos en el torneo de Rotterdam, Holanda, u otro que se gestione en Canadá o México, por solo citar dos variantes.

Un detalle importante es que antes de los play off para elegir el monarca de casa, se efectuarían los partidos de comodín, para definir el quinto y sexto lugares, pues ellos tendrán, junto a los cuatro primeros, los boletos directos a la Liga Cubana de Béisbol (LCB), una justa nueva, similar a las otroras Selectivas, para la que sí se escogerían siete refuerzos antes del primer lanzamiento, en tanto se preservaría la identidad de las provincias.

Este naciente torneo, de octubre a enero, comenzaría con el Juego de las Estrellas en la provincia ganadora de la Serie Nacional. Su cronograma se ajustaría a 45 pleitos (es decir, nueve contra cada rival) con play off para definir el cetro. Un aspecto clave estaría en que la remuneración de los protagonistas (peloteros, entrenadores y árbitros) sería mayor a la contienda anterior y el premio más cotizado es la asistencia del titular a la Serie del Caribe en febrero.

Unas últimas consideraciones para abrir el debate. Como máximo, un jugador sumaría entre 120 y 148 encuentros en el año de ser regular en los dos eventos. En la LCB se insertarían todos los contratados en Canadá, Italia, Japón, y en el futuro quizás hasta los cubanos que autoricen los dueños de equipos en la Major League Baseball. Por supuesto, es perfectible lo planteado, aunque permito parafrasear al poeta: se acerca a lo que simplemente soñamos la mayoría.  Anímese ahora a opinar.

Resultados del domingo: IND-CAV 8-2, LTU-HOL 13-12; SSP-VCL 3-2

32 comentarios en Out 27: Nueva estructura: ¿mejor béisbol cubano?

  1. Propuesta de Estructura para la Serie Nacional de Beisbol en Cuba.

    Uno de los elementos que más me preocupan de la actual estructura es que al término de la primera vuelta con 16 equipos demasiados peloteros con condiciones quedan sin jugar pelota. En esta nueva propuesta se busca aumentar la cantidad de juegos para un mayor número de peloteros, que haya un poco de más rivalidad entre las provincias y no modificar el número final de 90 juegos de la temporada regular, de modo que en este sentido la estructura permita tener una estadística estable para medir el rendimiento de los peloteros por temporada. En este sentí tengo dos versiones de estructura, aunque prefiero la primera de ellas. Aquí les van ambas:

    Primera versión de estructura.

    Se inicia con 16 equipos a una vuelta todos contra todos de una subserie de 3 partidos, esto dejaría 45 juegos, tal y como está la primera fase de esta serie nacional. Hasta aquí sin cambios.

    Los cambios que propongo son los siguientes. Aquí clasificaría 11 equipos en lugar de 6.

    Clasificarían automáticamente los equipos del 1ro al 9no lugar y habrían 2 juegos de comodín para los 2 últimos clasificados entre los equipos ocupantes del 10mo vs 13ro y 11no vs 12mo. En todas las fase se mantendrá el registro de ganados y perdidos que se trae de la fase anterior.

    Si tomamos en cuenta que se eliminan 5 equipos de beisbol y que como promedio en cada equipo la actuación se concentra en 9 regulares y 6 lanzadores, tendríamos 15 peloteros por equipo (como promedio) actos para ser seleccionados como refuerzo, teniendo una lista de 75 jugadores. De aquí se solicitarían 5 refuerzos por cada equipo (5×11=55), por lo que los equipos que continúan en competencia seleccionarán a los mejores 55 de los 75 que más jugaron de los equipos eliminados, manteniéndose en competencia el núcleo fuerte de los equipos eliminados y mejorando la calidad de los equipos que continúan. Como ahora serían 11 equipos con unos 30 peloteros en cada nómina, estarían en acción (en teoría) 330 peloteros pero con juego diario alrededor de 165 peloteros (15 por equipo). En esta variante, en cada subserie descansa un equipo.

    En este formato se realizaría una vuelta todos contra todos de una subserie de 3 juegos por equipo, donde el homeclub será el que fue visitador en la primera vuelta en la subserie entre ambos, para que haya paridad, sin importar si en esta vuelta le caen más juegos de visitador que de homeclub o a la inversa, esto estará determinado por los clasificados y como se jugó contra ellos en la primera vuelta.

    De esta fase clasificarán 6 equipos, 5 lo harían de manera directa y el 6to saldría de un juego de comodín entre 6to y 7mo clasificado (preferimos no hacer 2 juegos de comodín para que no suceda que clasifique el 8vo lugar que es el que más diferencia tendría con los primeros lugares para que no se habrá tanto la tabla de clasificación). Ya con 6 clasificados se haría otra tanda de refuerzos en la que se seleccionarían otros 5 peloteros de los 5 equipos eliminados (se seleccionarían 5×6= 30 de los 75 que más se usaron en la fase anterior). Esta sería la última fase de refuerzos, para garantizar que los jugadores lleguen a tener un trabajo en equipo y una identidad, lo cual no se logra con la selección de refuerzos solo para jugar los play off.

    En la tercera y última fase de la etapa clasificatoria se hará una nueva ronda de todos contra todos a una subserie de 3 juegos (3×5=15) en la que los equipos que queden clasificados como 4to, 5to y 6to tendrán 3 subseries como home club y 2 subseries de visitadores y los que terminen 1ro, 2do y 3ro tendrá 2 subseries de home club y 3 de visitadores, lo que ayudará a que la fase final sea más reñida.

    Otro cambio que proponemos es que clasifiquen directamente a los play off los 3 primeros equipos y el último clasificado saldrá de un juego de comodín entre el 4to y el 5to clasificado. Esta variante permitirá que el último lugar nunca se sienta desprendido de la competición, pues le alcanza con superar al rival que tenga delante, lo que mantendrá la posibilidad real de clasificación durante toda la fase.

    Finalmente se harán dos semifinales de 1ro vs 4to y 2do vs 3ro a 7 juegos y los ganadores irán a la final al mejor de 7 juegos.

    Fin de esta propuesta en la que se jugaron 45+30+15=90 juegos x equipo. Pero se involucraron más equipos y más jugadores.

    Segunda versión de estructura.

    Se inicia con 16 equipos a una vuelta todos contra todos de una subserie de 3 partidos, esto dejaría 45 juegos, tal y como está la primera fase de esta serie nacional. Hasta aquí sin cambios.

    Los cambios que propongo son los siguientes. Aquí clasificaría 10 equipos en lugar de 6.

    Clasificarían automáticamente los equipos del 1ro al 8vo lugar y habrían 2 juegos de comodín para los 2 últimos clasificados entre los equipos ocupantes del 9no vs 12mo y 10mo vs 11no. En todas las fase se mantendrá el registro de ganados y perdidos que se trae de la fase anterior.

    Si tomamos en cuenta que se eliminan 6 equipos de beisbol y que como promedio en cada equipo la actuación se concentra en 9 regulares y 6 lanzadores, tendríamos 15 peloteros por equipo (como promedio) actos para ser seleccionados como refuerzo, teniendo una lista de 90 jugadores. De aquí se solicitarían 8 refuerzos por cada equipo (8×10=80), por lo que los equipos que continúan en competencia seleccionarán a los mejores 80 de los 90 que más jugaron de los equipos eliminados, manteniéndose en competencia el núcleo fuerte de los equipos eliminados y mejorando la calidad de los equipos que continúan. Como ahora serían 10 equipos con unos 35 peloteros en cada nómina, estarían en acción (en teoría) 350 peloteros pero con juego diario alrededor de 150 peloteros (15 por equipo). En esta variante, en cada subserie juegan todos los equipos, por lo que no habría descanso como en la variante anterior.

    En este formato se realizaría dos vueltas de todos contra todos de una subserie de 3 juegos por equipo y otra de 2, donde el homeclub de la primera de estas subseries será el que fue visitador en la primera vuelta en la subserie entre ambos, para que haya paridad, mientras que en la segunda subserie será a la inversa aunque solo con 2 juegos.

    De esta fase clasificarán 6 equipos, 3 lo harían de manera directa para los play off semifinales (del 1ro al 3ro) y los 3 restantes (del 4to al 6to) harán dos juegos de comodín consecutivos que se celebrarán en el terrenos del ocupante del 4to lugar que será el homeclub del último juego de comodín. El primer comodín será entre 5to y 6to, donde este último será visitador y el ganador se enfrentará al día siguiente al 4to lugar. El ganador de este último comodín será el rival del 1er clasificado.

    Aquí se podría hacer otra ronda de refuerzos, aunque yo particularmente no lo considero, ya que como expresé anteriormente no hay tiempo suficiente para que haya trabajo de equipo y una identidad con este, además porque al final entre los dos finalistas casi lo que queda es una preselección nacional y eso no permite ver el desarrollo de nuevas figuras en momentos decisivos como los play off.

    Finalmente se harán dos semifinales de 1ro vs 4to y 2do vs 3ro a 7 juegos y los ganadores irán a la final al mejor de 7 juegos.

    Fin de esta propuesta en la que se jugaron 45+45=90 juegos x equipo. Pero se involucraron más equipos y más jugadores.

  2. Yo propongo hacer cuatro equipos nacionales seleccionados por provincias por ejemplo entre guantánamo, santiago, holguin y gramma un equipo, las tunas camaguey ciego, otro equipo y asi sucesivamente, solo se seleccionaria el director de cada uno,porque jugando con refuersos quedarian peloteros de calidad fuera y algunos sin el mejor nivel dentro de algunos de ellos, los peloteros que no puedan estar en estos y sean prospectos o mayores, los insertaria en una serie larga sub 23 con 5 ó 6 refuersos en cada equipo por provincias de los que queden fuera y puedan subir el nivel, asi es posible que algún pelotero retirado de grandes ligas quiera jugar por el aumento de la calidad

    • ESTA ES MI PROPUESTA PARA JUGAR BEISBOL EN CUBA, CON MAS JUEGOS Y MENOS INCONVENIENTES, ASI COMO, LEVANTA LA CALIDAD Y LA PARTICIPACION DE CASI TODAS LAS FIGURAS

      La siguiente propuesta sería un paliativo a la verdadera estructura que debería tener nuestra Serie Nacional, que espero algún día se haga realidad y no es más que una Liga profesional con 6 máx. 8 equipos a imagen y semejanza del resto de las Ligas de invierno en la región caribeña.
      Propuesta
      Liga de invierno
      • La Liga de invierno serie con 8 equipos reforzados (serie o división A), que más adelante explico quienes serán, comenzando en noviembre como antaño, a un todos vs todos a dos vueltas (42 juegos) y deberá estar finalizando en enero para dar paso a los play off entre los cuatro primeros sin refuerzos(semifinales 1ro vs 4to y 2do vs 3ro) y final con los dos ganadores de esas semifinales, considerando tanto en semifinales como en la final una serie de 7 a ganar 4; de ahí saldrá el equipo que nos representaría en la Serie del Caribe, por supuesto reforzado.
      • Paralelamente a la serie A, se estaría celebrando la serie o división B, que se conformaría con los otros 8 equipos que no clasificaron del Campeonato o Serie Nacional de inicios de ese mismo año (sin los refuerzos tomados para la serie A) más las 8 sucursales de los equipos de la serie A, a una vuelta todos vs. todos (45 juegos) con play off a semejanza de la serie A, pero siempre de 5 a ganar 3 juegos y su ganador como estímulo iría reforzado al torneo de Holanda.
      Serie nacional
      • Retornando de la Serie del Caribe, una semana o diez días después, comenzaría la Serie Nacional, de donde saldría el campeón de Cuba y los 8 primeros equipos clasificarían para la Serie A de la próxima Liga de invierno.
      • Esta serie sería con los 16 equipos provinciales como hasta ahora, o sea, los 8 que jugaron en la serie A más las 8 provincias que jugaron en la B, en un torneo de todos vs todos a dos vueltas (90 juegos), donde al finalizar el calendario de los 90 juegos se hace una miniserie entre los 8 primeros equipos reforzados a dos vueltas. Pero las subseries serían de 2 juegos en lugar de 3( total 28 juegos) y el que ocupe el 1er lugar será el Campeón y por supuesto los 8 primeros serán los equipos que jugarían a finales de ese mismo año la serie A de la Liga de invierno y los 8 restantes a la serie B.
      • Los resultados de la miniserie entre los 8 primeros se arrastraran para dar cierta ventaja al campeón y a los primeros tres para comenzar la Liga invernal.
      Jugadores en ligas foráneas
      Tanto en la Liga de invierno como en la Serie Nacional, podrán participar los jugadores que intervienen en ligas extranjeras, siempre que no tengan impedimento alguno, sobre todo los que están en la Liga japonesa y algunas otras ligas de verano. Si participan en la Liga de invierno, tendrían como primera opción la serie A; pero si su equipo de origen está en la B y si así lo desean pueden jugar con el mismo o no jugar con ninguno, aunque se prepare un draft para incluirlos en la A y para la Serie Nacional se incorporan a sus correspondientes equipos, por supuesto previendo un periodo de descanso de éstos.
      Aspectos a favor de esta propuesta de estructura
      • Nos acercaríamos más a como se juega el béisbol caribeño, que son nuestros vecinos y no por gusto juegan una liga invernal, menos días de lluvia, temperaturas más agradables, sin ciclones, en fin, las condiciones climáticas serían las ideales para jugar béisbol.
      • Se mantendría una Serie Nacional con la representatividad actual y con un incentivo adicional, que sería la lucha por la clasificación para la serie A en la próxima Liga de invierno.
      • Se retoma el calendario para una serie por el campeonato cubano de 90 juegos, que sumados a los de la liga invernal darían un total entre 132- 135 juegos por cada equipo provincial al año, sin contar los de los play off y la miniserie, lo cual dará más entrenamiento a nuestros peloteros.
      • Se puede conseguir que los peloteros que juegan en el extranjero puedan descansar y jugar en alguno de nuestros campeonatos.
      • Se lograría tener una división B que puede sustituir perfectamente a la actual serie de subveintitres, donde jugarían tanto los futuros talentos como los jugadores más experimentados y que en el caso de los 8 equipos de la división A, tendrían una sucursal para subir y bajar peloteros.
      • En sustitución de la citada serie subveintitres, podría potenciarse la serie juvenil, muy opaca hoy en día y convertirla en parte integral del desarrollo del futuro beisbolista.
      Hasta aquí nuestra propuesta. Espero que a alguien le llame la atención y de la misma puedan surgir otras ideas que la hagan aún mejor y que tal y como en su día ocurrió con la estructura actual, de la cual me siento parte de uno de sus promotores iniciales, se haga realidad y que todos ganemos.

      Saludos

      Ing. Msc Omar Zamora Pérez
      Dirección particular
      Calle Concha 3C22 e/ Carmen y Espartero,
      Cojimar, Mpio. Habana el Este, Cdad. La Habana
      Tel. 52913420
      Centro de trabajo
      Empresa Astilleros del Caribe (ASTICAR), Dir. Comercial, Dpto. de Ventas, especialista
      Tel. 78611343(directo) o Pizarra 78615688/78624026 ext. 143

  3. Tener una liga superior o profesional, no puede ser financiada por el presupuesto del estado, todo lo contrario debe aportar, para financiar la categoría amateur. Habrá que analizar la contratación de jugadores, los ingresos por ventas de entradas, souvenir, derechos TV internacional o Internet, turismo internacional, servicios gastronómicos, parqueo. Eceteras. Los estadios tienen que ser vistos como un complejo multiservicios, con un ambiente agradable, digno de ser visitado, con espacios para todos los miembros de la familia, para pasar un dia especial. Concideremos cuanto cobra cualquier artista o teatro por un show.

  4. Ya algo similar he dicho en otras ocasiones. Pienso que la Serie Nacional debe ser un torneo Sub 25, sería mas parejo y mas reñido.
    Se pudieran desarrollar mejor los peloteros jóvenes, y jugar más juegos. Pudiera tener una fase por grupos para mayor economía.
    Los peloteros mayores de 25 o aquellos que lo puedan hacer antes por su calidad deben pasar a una liga superior cubana o las profesionales extranjeras mas tarde. Que tengan mayores condiciones y sean mejor remunerados. Las necesidades de las personas aumentan con el tiempo, y necesita atender una familia.

  5. La serie nacional debe ser una sub 25. No podemos tener peloteros sin calidad, y sin futuro, jugando una serie que es para desarrollar peloteros, pues no tiene el nivel para ser otra cosa. Los peloteros mayores de 25 con calidad deben pasar a la liga profesional cubana o extranjera, el que no, que se retire, de seguro será mas útil en otra cosa.

  6. lo que tienen que volver hacer es la Selectiva que fue el torneo más fuerte que huvo , se concentraba la calidad y gustaba muchísimo.

  7. No creo que sea Buena idea que a la Liga cubana de beisbol clasifiquen los 6 primeros equipos de la serie nacional. La liga debe tener sus 6 equipos estables y con sus nombres y en ella deben concentrarse los mejores peloteros de Cuba. Deben hacerse los equipos por regiones uniendo dos o mas provincias.

    • No puede ser por regiones la selección porque pasa lo de ahora quedan peloteros con calidad por jugar que son de otra provincia.

  8. JOEL ESTA INTERESANTE SU PROPUESTA, PERO DESEARIA QUE REVISARA LA QUE ENVIE a trabajadores EN EL DIA DE AYER 19/12, QUE TIENE SUS PTOS. DE COINCIDENCIA CON LA SUYA, PERO EN OTROS DIFIERE Y POR FAVOR ME COMENTE

  9. 100% 100% de acuerdo con esta propuesta. Es una necesidad no un gusto. Además establecerla por un período largo y que se apruebe y se diga por que tiempo.
    Habrá quienes la critiquen pero que entoces propongan otra y la fundamenten para evaluarla a ver si es mejor.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu