Transformar la ciudad que amamos

Transformar la ciudad que amamos

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (9 puntos, 2 votos)
Cargando…

Transformando la ciudad que amamos es una campaña a favor de la rehabilitación de los barrios de la capital, con intervenciones urbanísticas, de organismos del Estado, el Gobierno y la población y que saludará el aniversario 502 de la fundación de la villa de San Cristóbal de La Habana.

 

 

La doctora Ivis Menéndez Cuesta, subdirectora de la dirección general de de Organización y Urbanismo del Instituto de Planificación Física explicó en conferencia de prensa lo objetivos y el alcance de esta campaña.

Un total de 65 barrios habaneros reciben la inyección movilizadora para el rescate de instituciones, locales, consultorios, policlínicos, viviendas y áreas de recreación y que tiene en La Timba, en el consejo popular El Vedado un ejemplo de cuanto puede hacerse desde las comunidades para enfrentar problemática de deterioro acumuladas por décadas.

El Esquema Nacional de Ordenamiento Territorial (ENOT) en su política XVII dispone “Mejorar la imagen de los asentamientos existentes con diseños arquitectónicos y urbanos de calidad, integrados al entorno; con intervenciones que reflejen el espíritu local y universal con respeto a lo existente”, una forma para su cumplimiento es la reanimación urbanística, con acciones que se ajustan a cada lugar.

El objetivo de esta campaña es transformar barrios degradados, precarios e informales a través de la reanimación urbanística, en correspondencia con la actualización del modelo económico y social cubano.

En las condiciones actuales y para paliar el deterioro de la imagen urbana de nuestros asentamientos humanos se apuesta por la reanimación urbanística, como una acción que actúa sobre el deterioro de un barrio o una zona urbana en concreto para lograr el mejoramiento de las condiciones urbanas, del medio ambiente y de vida de la población, explicó la doctora.

PRINCIPIOS BÁSICOS PARA LA REANIMACIÓN URBANÍSTICA

1. Que los gobiernos locales se apropien de su plena responsabilidad en la ordenación del territorio mediante la exigencia de planes de ordenamiento urbano, elaborados y debidamente consensuados con los actores clave del territorio.

2. En los planes generales de ordenamiento urbano definir las intervenciones urbanísticas a acometer en cada barrio, así como las prioridades en la intervención, según las características de cada localidad.

3. Priorizar la elaboración y actualización de los planes de ordenamiento urbano de barrios y focos precarios y zonas degradadas, y estudios de detalle de espacios públicos a partir de las determinaciones urbanísticas de los planes generales de ordenamiento urbano de los asentamientos humanos que establezcan la remodelación de los mismos.

4. Aprobar la legalización de viviendas en aquellos barrios y focos precarios que, como resultado de su evaluación en los estudios y planes de ordenamiento urbano, puedan permanecer en el lugar. Erradicar progresivamente, de manera total o parcial en dependencia del nivel de afectación, los barrios y focos precarios localizados en zonas altamente vulnerables.

6. Reservar espacios para la localización de infraestructuras, servicios básicos, áreas verdes, parqueos, entre otros, previo o durante la ejecución de las intervenciones.

7. Realizar acciones con el mínimo de recursos que logren impacto positivo en el entorno urbano, su funcionamiento, la imagen estética de los diferentes sitios y su entorno inmediato

Las acciones a realizar deben asegurar que se logre con el mínimo de recursos el mayor impacto positivo en el entorno urbano, su funcionamiento, la imagen urbana de los diferentes sitios y su entorno inmediato:

  • Ambientales

a. Limpieza e higienización: incluye la organización del sistema de recogida de los desechos sólidos, estableciendo horarios nocturnos para las ciudades; barrido de las calles; localización de depósitos y cestos donde no interfieran las circulaciones peatones o vehiculares y se integren al diseño del mobiliario urbano.

b. Diseño y tratamiento de áreas verdes: incluye la chapea en los parques, parterres, separadores y fajas de protección de los viales; siembra de árboles de copa extendida y perennifolios para las zonas que requieren sombras, de raíces profundas cuando están cercanos a á reas pavimentadas; utilización de las texturas, color o combinaciones que permiten las arbustivas y coberturas (césped), poda artística; crear “pantallas verdes” para enmascarar zonas grises (patios de servicios, actividades no compatibles con la zona, etc.), delimitar espacios.

Utilizar especies de fácil adaptación, mantenimiento y reposición, cuya transportación sea factible.

Durante la conferencia se hizo el lanzamiento de un concurso de fotografía que cerrará el próximo 24 de diciembre.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu