Primero de Mayo en Cuba: Inspiración para continuar la obra

Primero de Mayo en Cuba: Inspiración para continuar la obra

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

La avenida de Paseo amaneció solitaria, apenas transitaban vehículos al amanecer de este Primero de Mayo. No hubo  algarabía, ni se escuchó el retumbar de los tambores y las congas, como era tradicional  en esta fecha del año. Martí iluminaba desde lo más alto de la Plaza, mientras nuestra hermosa bandera nos hacía recordar el largo y duro bregar de los cubanos para alcanzar la soberanía y la independencia.

Es Primero de Mayo en Cuba, y también en el mundo, pero la COVID-19, como en otros tantos órdenes de la vida, ha impuesto limitaciones, normas, reglas necesarias para resguardar la salud y prevenir los contagios. De alguna manera, sin embargo, miles de habaneros estuvieron allí, como los educadores que tantas veces abrieron el desfile, los médicos y científicos que en las actuales circunstancias multiplican su quehacer como salvadores de vidas, o los jóvenes de disímiles niveles y enseñanzas.

Es Primero de Mayo en Cuba y —aunque se ha reiterado— son muchas nuestras razones para festejar el Día del Proletariado Mundial. Los buenos cubanos de estos tiempos continúan el legado de quienes trazaron el camino e iniciaron la obra.

Es Primero de Mayo en Cuba y, aunque la histórica Plaza de la Revolución amaneció desolada, un mensaje movilizador y de esperanzas en la voz del secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba, Ulises Guilarte De Nacimiento, dejó saber, “que solo los que luchan, resisten y no se rinden son los que tienen derecho a triunfar”.

Es Primero de Mayo en Cuba —pese a la difícil situación epidemiológica que ha enlutecido al planeta y el criminal bloqueo imperial que trata de ahogar a este pueblo noble y generoso— y los trabajadores se empeñan en “sacar” al país adelante, a toda costa, venciendo los más difíciles sacrificios cotidianos. Es un imperativo derrotar los desafíos de la pandemia, “levantar” la economía, llevar la ciencia y la innovación tecnológica a las más disímiles ramas. En fin, “Pensar como país”, en todos los instantes y circunstancias.

Es Primero de Mayo en Cuba, y en la Plaza la presencia del Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez fue el mejor simbolismo de que la “continuidad” del proceso revolucionario está garantizado, tal y como lo previó el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, quien desde este propio escenario dejó para las presentes y futuras generaciones el concepto de Revolución, una guía para seguir construyendo la obra.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu