Insuficiencias y desafíos

Insuficiencias y desafíos

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

El sindicato en la base no siempre conoce el papel decisivo que le co­rresponde en la determinación, jun­to con el empleador, de los trabajado­res interruptos, ni la atención que les debe prestar a estos afiliados cuando son reubicados. Ello puede influir en la violación de procedimientos esta­blecidos en el Código de Trabajo y los Reglamentos, en diferentes mo­mentos de este proceso.

No siempre las ofertas para el interrupto están en corresponden­cia con la actividad que habitual­mente ejerce, por tanto, requiere de una previa capacitación. Es un error declarar disponible a un trabajador argumentando que no es idóneo para desempeñar esa otra labor, si no se le propicia una preparación elemental.

A partir de la presencia en el país de la COVID-19 surgieron mu­chas dudas sobre el tratamiento de la situación en el ámbito laboral, que el Ministerio del Trabajo y Seguri­dad Social ha ido aclarando, y otras cuestiones se han ido ajustando a las condiciones actuales.

Por ejemplo, estaba establecido anteriormente por ley que el inte­rrupto, cuando no podía ser reubica­do, recibía el 100 % de su salario en el primer mes y transcurrido ese pe­ríodo se suspendía la garantía sala­rial. El hecho de que se le conceda el 60 % del salario básico a partir de ese tiempo y mientras dure la pande­mia, es un beneficio que se agregó a la ley, lo que demuestra el carácter humanista de la Revolución.

Existe cierta confusión entre el salario básico y el salario escala. Este último es el relacionado con la complejidad del puesto laboral y se corresponde con el cargo que ocupa el trabajador, mientras que el salario básico, que es el que se ha estado uti­lizando para garantizar la protección salarial, es mayor porque incluye el salario escala y los pagos adiciona­les, por turnos, o laborar en condicio­nes excepcionales, etc. Es oportuno conocerlo porque hay entidades que quieren pagar el salario escala ale­gando que no tienen dinero.

La principal insatisfacción fue mencionada por la Ministra de Tra­bajo y Seguridad Social y se re­fiere a las diferencias en ese 60 % entre el sector presupuestado y el empresarial. La CTC coincide con lo expresado por ella al respecto cuan­do explicó que no es lo mismo el por­centaje del sector presupuestado, que el año pasado recibió un incremento salarial, que el del empresarial, que resulta mucho menor, aunque este, recordó, había sido beneficiado con otros incrementos durante el proce­so de perfeccionamiento de la em­presa estatal socialista. Esa nueva escala se aplicará en la medida que las condiciones lo permitan.

Es necesario que los directivos estén bien informados sobre las indi­caciones del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social y de la Organiza­ción Superior de Dirección Empre­sarial, (Osde) correspondientes, y que estas lleguen oportunamente a las estructuras de base en todo lo re­ferido al proceso de declaración de interruptos y su reubicación. Solo así se evitarán errores y malos procedi­mientos causantes de inconformidad o reclamaciones de los trabajadores.

Por otra parte, los empleadores no pueden olvidarse de los trabajadores que pasaron a desempeñar otras la­bores porque ya no estén en el co­lectivo y mucho menos se justifica que los sindicatos los desatiendan porque son sus afiliados, a quie­nes hay que visitar y responder sus preocupaciones.

La reubicación debe propiciar que el trabajador sienta que realiza una labor útil, y al sindicato le con­cierne participar de manera activa junto con el empleador en la búsque­da de las opciones que se correspon­dan con las prioridades de la entidad, el sector o el territorio, con el fin de que sea el mínimo de personal el que permanezca inactivo en sus hogares con garantía salarial.

Hoy las labores relacionadas con el enfrentamiento a la COVID-19 se han convertido en fuente de empleo; sin embargo, habrá que pensar con luz larga, porque cuando disminuya el impacto de la pandemia continua­rán existiendo las interrupciones laborales y habrá que buscar otras vías de reubicación para preservar la fuerza laboral.

Materiales relacionados

Trabajadores reubicados: útiles donde hagan falta
Ha sido un reto para el Gobierno, los ministerios, los Organismos de la Administración Central del Estado y el movimiento sindical, la aplicación de medidas para proteger a los trabajadores en el ac­tual contexto de la COVID-19, a la vez que seguir consolidando la economía nacional y la prestación de los servicios fundamentales… Leer más
El empleo como la mejor protección
Consecuencia directa de la pande­mia provocada por el SARS-CoV-2, la disminución de las operaciones en la industria del ocio cubana modificó el estatus laboral de unos 36 mil de sus empleados, interruptos cuando todavía le faltaban turistas a la tem­porada de alta… Leer más
Remedio contra los brazos cruzados
Trabajadores del sector del turismo conforman brigada que garantiza la lim­pieza e higienización de las salas del Hos­pital Clínico Quirúrgico Hermanos Ameijeiras… Leer más
Del lector: ¿Vacaciones forzadas en tiempo de coronavirus?
En intercambio con la esfera de Asuntos La­borales y Sociales de la CTC conocimos de una reclamación expuesta por varios tra­bajadores a través de llamadas telefónicas… Leer más
Con la ley: Interrupto, pero no desamparado
En correspondencia con lo establecido en el ar­tículo 75 Capítulo III, disponibles e interrup­tos del Código de Tra­bajo, cuando se produce una interrupción labo­ral el jefe de la entidad, de común acuerdo con la organización sindical correspondiente, adopta las acciones pertinentes para la recuperación de la producción dejada de realizar, siempre que sea factible… Leer más
Portafolio: Diferencias que deben conocerse
En el sector estatal los trabajadores pueden ser declarados disponibles como conse­cuencia de la amortización de plazas del perfil del cargo que desempeñan… Leer más

Puede descargar aquí: Separata Lunes 25 de mayo de 2020 Economía (2777 descargas)

Un comentario en Insuficiencias y desafíos

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu