Mayito y sus números silenciosos

Mayito y sus números silenciosos

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…
Mario Pérez, director del grupo estadístico del Cinid, en el Inder. Foto: José Raúl Rodríguez Robleda.
Mario Pérez, director del grupo estadístico del Cinid, en el Inder. Foto: José Raúl Rodríguez Robleda.

| Rudens Tembrás Arcia, enviado especial

Toronto.— Mario Pérez Fernández, para sus amigos, colegas y conocidos simplemente Mayito, es un talento en eso de convertir números y cálculos en reflexiones que pueden dejarte pensando por largo rato. Disfruta conversar y debatir, sabe argumentar y posee rasgos enciclopédicos. Le gustan todos los deportes y estar al día en ese campo es casi una religión para él, un modo de vida.

Desde hace años dirige el equipo de estadísticos del Cinid del Inder y liderea la actividad de pronósticos y estudio de adversarios que se realiza de cara a las citas multideportivas en que Cuba interviene durante cada ciclo olímpico.

En la última década esta área de trabajo ha cobrado inusitado auge en nuestro país, pues garantiza a directivos, entrenadores y atletas resultados actualizados, análisis diversos, seguimiento a rivales individuales y colectivos, así como otras informaciones de carácter estratégico para el logro de victorias en el ámbito internacional.

Cuando el Inder expresa un objetivo competitivo, muy poco o nada es allí festinado seguramente.

Claro que no. Es siempre el fruto de un trabajo colegiado y de equipo. Para elaborar el pronóstico o propósito competitivo de un atleta influyen muchos factores, entre ellos su forma deportiva, los logros y el estado físico y psicológico en que se encuentre. Por eso intervienen profesionales de todas las áreas involucradas (medicina, psicología, alto rendimiento), así como el atleta y su familia. Los intercambios con los colectivos técnicos son sistemáticos y de mutua colaboración.

Parece una labor previa a citas como esta en la que nos encontramos. ¿Qué hacen entonces durante los Juegos?

Creamos una oficina técnica que diariamente genera el programa de competencia de la delegación, recopila todos los resultados y sigue haciendo análisis de ellos. Damos seguimiento al pronóstico traído en la medida que transcurre el calendario. En los deportes de combate, por ejemplo, no podemos tener una idea exacta de lo que ocurrirá hasta la realización del sorteo. También localizamos información estratégica que apuntalan ciertas victorias.

Se trata de una labor silenciosa y poco reconocida…

En nuestro país se desconoce bastante su envergadura, pero al interior del Inder y más allá es muy valorada. Yo prefiero que sea silenciosa, quita presión y uno pasa inadvertido. Este trabajo es como de inteligencia, enmascarado, así es como queda mejor.

¿Cuál es el mayor reconocimiento que pueden recibir?

El de los deportistas: que pasen a verte para contarte que la información suministrada sirvió para obtener una medalla.

¿Y qué se siente al acertar en un pronóstico?

Por supuesto que satisfacción. La credibilidad es fruto de mucho esfuerzo y nuestra razón de ser. Para este evento, por ejemplo, llevamos trabajando siete meses entre 10 y 12 horas diarias, con limitaciones de Internet y demás. Sin embargo, siempre decimos que si los atletas se preparan superando muchos más obstáculos, nosotros tenemos que cumplir nuestra parte.

Toronto 2015 se antoja una lucha dura. ¿Los números dan?

La época en que ganábamos el segundo puesto con 40 medallas de diferencia ya no existe. Nunca me tocaron esos tiempos, en los cuales hubiera podido presenciar más competencias y visitar sitios de interés de las ciudades sedes. A partir del 2004 todos los juegos han sido difíciles. En esta oportunidad los números sí dan, por eso espero que todo marche bien. Sé que hay preocupaciones con algunos deportes en que han mermado los triunfos, pero otros en cambio van a crecer. Es así: mientras algunas disciplinas viven cambios generacionales, otras se encuentran en fase de madurez. La pelea será dura, así que la efectividad debe ser alta y el espíritu de combate permanente. Yo no vengo a perder a ningún lugar.

Acerca del autor

Licenciado en Periodismo de la Universidad de La Habana (UH). Especialista en los deportes de boxeo, voleibol, lucha, pesas y otros. Cubrió los XV Juegos Panamericanos de Río-2007, los XXX Juegos Olímpicos de Londres 2012, la final de la Liga Mundial de Voleibol 2011 y otros eventos internacionales celebrados en Cuba. Profesor de Teoría en la Comunicación de la UH y la Universidad Agraria de La Habana. Imparte cursos de esta y otras materias en diversas instituciones del país como el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. Ha obtenido premios y menciones en el Concurso Nacional de Periodismo Deportivo José González Barros.

Un comentario en Mayito y sus números silenciosos

  1. Cuando uno lee el artículo no sale de su asombro, porque a primera vista puede parecer un trabajo científico que siempre es interesante, pero al sentarse uno a reflexionar sobre lo leído surgen más preguntas que respuestas.
    ¿Cómo es posible que se invierta dinero en organizar un equipo de trabajo que se ocupa de hacer pronósticos para citas multideportivas? Como si ocupar un determindado lugar en unos Panamericanos fuera cosa de vida o muerte.
    ¿No sería más lógico invertir en giras de atletas con mejores condiciones, por ejemplo en compañía de su entrenador? Cuando leemos las entrevistas a Denia Caballero, nuestra mejor discóbola del momento, en la élite mundial, no panamericana, muchas veces aparece la frase de que anda sin su entrenador. A los atletas de élite no los pueden tratar como a los demás, porque compiten contra atletas en mejores condiciones, y no solo es cuestión de dinero, de implementos, sino de atención.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu