Con filo: El orden también por libreta

Con filo: El orden también por libreta

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 puntos, 1 votos)
Cargando…

Durante las últimas semanas en no pocos territorios del país se ha constatado un inusual ajetreo en las Oficinas de Control para la Distribución de los Abastecimientos, más conocidas como las Oficodas.

Numerosas personas han estado acudiendo a toda prisa para hacer algo que deberían haber hecho hace mucho tiempo: darles baja en el registro de consumidores, y en las respectivas libretas de abastecimiento, a parientes que ya no viven en Cuba, e incluso a quienes fallecieron, pero seguían contando para la distribución de los alimentos normados.

Muy probablemente en los próximos días haya más información oficial en detalle sobre este asunto y sus implicaciones económicas. No obstante, desde algunas provincias ya ha trascendido que desde finales del pasado año se han dado indicaciones para depurar ese registro decididamente inflado. También en los últimos días ha surgido con fuerza un rumor, no confirmado, de que se aplicarían penalizaciones o multas a quienes tengan en la libreta a personas fallecidas o que emigraron.

Pero más allá de esas precisiones que de seguro llegarán en su momento, es suficiente tener el oído pegado a la tierra, y ver la gran afluencia de público que con ese propósito está yendo a las referidas Oficodas, para percatarse de que ha habido en ese asunto un grave problema de falta de organización y exigencia, combinado con una actitud, cuando menos incorrecta, de no pocos núcleos familiares.

Por desgracia, este propio comentarista hace alrededor de dos años sufrió una importante pérdida familiar; y cuando a los pocos días fui a comunicarlo a esa instancia de Comercio Interior, sentí que me miraban casi como a un bicho raro, lo cual en aquel momento interpreté como una muy mala señal que tal vez apuntaba hacia lo infrecuente del hecho. Sin embargo, estaba asumiendo que eso era, no solo un deber elemental, sino también una forma de mostrar respeto por esa persona querida que ya no estaba.

Es cierto que la cuota de alimentos normados per cápita que cada hogar cubano recibe de manera segura nunca ha sido suficiente. Tampoco lo es ahora en medio de las fuertes restricciones económicas que enfrenta el país como consecuencia del bloqueo y de la Covid-19.

Pero esa revisión a fondo de quién está en la libreta y quién no tiene ya por qué estar, resulta inevitable e imprescindible para facilitar la propia Tarea Ordenamiento que ahora pone en práctica el país.

Por supuesto, habrá que garantizar además que en lo adelante sí funcionen los mecanismos administrativos y de cruce de información que siempre estuvieron establecidos entre las Oficodas y las instituciones involucradas en el control de los nacimientos y las muertes, o las salidas temporales y definitivas del país, los cuales por alguna razón al parecer dejaron de ser aplicados o de ser efectivos.

Y en cuanto a las familias, el llamado sería no solo al cumplimiento de lo legalmente establecido, sino también a la comprensión de lo que ello implica en la economía nacional y para la tranquilidad de nuestras conciencias. Hay que repartir ese orden y esa decencia, también por la libreta.

Puede ver anteriores Con Filo

8 comentarios en Con filo: El orden también por libreta

  1. Desde hace muchos años se ha expresado la intención de quitar la libreta, eso quizás fue uno de los factores que hizo que se desvincularan los organismos en relación a esta y ahora se le da importancia por los problemas q ha ocasionado la pandemia pero considero q en algún momento no tan lejano deje de existir

  2. Lo primero, para todos estar claros y cómo dice este articulo, es saber qué normativa oficial (dicen que del 1991 del MINCIN)ampara todo esto. Obvio que quien muere o se radica definitivamente en otro pais, no debe disfrutar de los derechos que sus familiares acá, y hago la salvedad en dos categorias: los presos internados, cuyos familiares les llevan viveres con frecuencia, pero que consumen alimentos tambien a expensas del Estado, y nuestros colaboradores de todo tipo en el exterior, que se ven entonces aobligados a darse de alta cuando regresan digamos de vacaciones y baja cuando salen de nuevo, cuestión que me parece las OFICODAS no estan lo suficientemente aptas todavia para asumir con celeridad. En un principio debieron actualizar a los casos de fallecidos y residentes permanentes en el exterior, o temporales por más de 11 meses, asi como los de prisión, y sobre todo, mucho jo, que hay nucleos y nucleos..

  3. Pienso que toda la culpa del problema creado lo tiene la oficoda que dejó de controlar todo. Un ejemplo : tengo familiares que se fueron con residencia a vivir en otro pais y cuando fueron a la oficoda le dijeron que no podian darle baja hasta que no llegara la in formacion por el minint y ahi estan cogiendo los productos sus familiares que bastante falta le hacen. Si falla la informacion entre minint oficoda no es nuestra culpa.

  4. En Cuba todo está regulado, y el departamento de inmigración tiene su base de datos muy actualizada, perfectamente las oficodas, pueden mandar las suyas y comparar los registros, dar baja a quien falleció y a quien se fue, esto se hace digital no cuesta ni dinero ni trabajo. Recuerdo que cuando mi madre falleció la oficoda le dio baja, yo no tuve que hacer ningún trámite y más ahora que hay colas horrorosas.

  5. Por mi parte me conformo con hacer referencia al dominio de la informatización que existe ya en nuestro país.
    Los productos alimenticios normados se reparten a través de las «Bodegas»
    Suponiendo que estos «Bancos de Alimentos» tienen un parecido inmenso a los «Bancos Financieros» estoy seguro que pueden estar bien dotados de programas informáticos que ayuden a manifestar con exactitud toda la información necesaria para fomentar el cuidado de fondos alimenticios de nuestra Cuba.
    Tambien estoy muy de acuerdo en que no se le quitar la cuota que le pertenece a un ciudadano que, por cualquier razón, viaje al exterior por un período no mayor de 6 meses. Si viajas no dejas de ser ciudadano cubano y como tal te toca disfrutar de los mismos derechos de uno que no viaja. Son tus derechos como ciudadano cubano según los estipula la Ley.
    ————————————————-

  6. Muchos paises tienen bien regulados ciertos derechos de asistencia social para los ciudadanos cuando emigran o se ausentan por un tiempo determinado; como ejemplo pondere Colombia.Yo propongo que a la persona en cuestión se le ponga un cuño de la OFICODA en su pasaporte para que inmigración sepa que se dio baja definitivamente o temporal Y al regresar al país concurran a la oficina el día del mes indicado para darse de alta. Lo mismo con las pensiones ya que se de personas que llevan años fuera Cuba cobrando pensión que no es precisamente de su retiro por años de trabajo sino de bienestar social Hay que analizar esos casos y ver que medida se toma igual que gusanos que piden embargo y vienen a Cuba a tratarse en el sistema de salud gratuito de Cuba. El que no sea residente en Cuba que pague un seguro médico

  7. «Con filo: El orden también por libreta»…

    Recuerdo que antes de una salida oficial o regular del país habia que presentar la baja de la libreta de abastecimiento, papel emitido por Oficoda. Entonces al regreso de la misión o viaje, Oficoda emitía otro papel para indicar y recibir la llamada cuota en un estableciento de tránsito que nunca coincidía con la bodega territorial del consumidor; a la cual luego debería llegar oficialmente «el dato» que autorizaba restablecer los productos normados del consumidor.
    Desde esa fecha tan temprana comenzaron a manipularse los llamados «faltantes» de productos que nunca se recuperaban, o no daba tiempo a recuperar con la llegada del «dato» y envíos nuevamente a la bodega por residencia del consumidor.
    La realidad era que siempre faltaba la entrega de uno de esos productos, sobre todo los cárnicos.
    Después desapareció esa condicionante en los trámites de viajes (que podían incluir entre otros: permiso de viaje al exterior en el caso de algunos organismos, boletos de avión, cartas de invitación según el país hacia el cual se viajaba, pasaportes, visas, papel de baja del consumidor de Oficoda), en fin…
    Llegaron otros tiempos y regulaciones para salidas de ciudadanos cubanos del país, otras categorías de pasaportes, destinos y viajeros, en fin…
    Se establecieron derechos y normas al viajero oficial, temporal, migratorios, residentes, emigrados, en fin…
    Unos conservaban derecho a regresar sin permiso de entrada a Cuba, otros no, derecho a herencias, derechos a la atención médica, a la vivienda, en fin…
    Después de tanta variabilidas de orientaciones y criterios estipulados, cabe la pregunta: ¿Estos derechos del residente en el exterior quedarán también modificados?.
    Como bien se precisa en el comentario, por supuesto, «la culpa administrativa nuevamente se la cargan al totí», ya sea por conciencia de culpabilidad pasada o, de violaciones de normas no exigidas».
    En cambio la administración que se supone es presupuestada para esa actividad deberá nuevamente garantizar «en el futuro o, nunca más en el pasado». O sea Oficoda ahora quiere significar que en lo adelante con el resto de institucione involucradas, sí, tomarán nota para que funcionen los mecanismos administrativos y de cruce de información que siempre estuvieron establecidos entre Oficoda y todas estas instituciones responsabilizadas con el control de los nacimientos y las muertes, las salidas temporales y definitivas del país, los cuales por alguna razón dejaron de ser aplicados, de ser exigidos y, de ser trabajo remunerado por contenido en el mecanismo que en un momento fue burocraticamente efectivo.
    De todas formas, bajo el prisma económico actual, la situación en debate es una razón lo suficientemente fuerte como para que esas estructuras administrativas finalmente «se ordenen», envíen «el dato» a la bodega y, la baja se haga efectiva con la medida, sin crear además una nueva cola burocrátizada y «de culpabilidad por falta de conciencia ciudadana» frente a Oficoda, pero que esta Oficina contribuya al menos esta vez crear adicionalmente un clima que evite «un nuevo foco distribuidor por libreta de la Covid – 19».
    Ello no quita que pueda existir algún inconforme, ese que vaya a Oficoda o a la institución que corresponda según el caso.

    Gracias.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu