Ciego no vio las 3D de la pandemia

Ciego no vio las 3D de la pandemia

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (22 puntos, 5 votos)
Cargando…

Jóvenes trabajadores cubanos, protagonistas de una singular batalla, como Yuniel Espinosa Re­yes, enfrentan hoy junto con sus familiares una enemiga invisible, silenciosa y peligrosa nom­brada COVID-19.

Yuniel, sindicalista en el combate contra la COVID-19. Foto: José Luis Martínez Alejo
Yuniel, sindicalista en el combate contra la COVID-19. Foto: José Luis Martínez Alejo

Pese al acecho de la enfermedad, con un esta­do de alarma por rebrote, este avileño de 32 años de edad es uno de los soldados de primera fila en el combate por contener el nuevo coronavirus que ha convertido a su natal Ciego de Ávila en una de las provincias de más casos reportados en los últimos días con pacientes graves, críticos y 5 fallecidos.

Cuenta Yuniel que los resultados de las jor­nadas de desvelo en las actividades de control realizadas por dirigentes sindicales —con vistas a comprobar el comportamiento de las pesquisas activas— no tuvieron la suficiente efectividad como para conciliar el sueño.

“Durante el muestreo en la zona sur de la ca­pital provincial comprobé que en un CDR nunca se había efectuado la pesquisa, mientras que en un consultorio del médico de la familia no exis­tía a la entrada del local los productos para el lavado de las manos.

“Similar irregularidad ocurría en una bode­ga de la Empresa de Comercio, donde los clientes entrevistados opinaron que allí nunca se había vendido la solución clorada al 0.1 por ciento.

“Una indisciplina que demostró la falta de percepción del riesgo fue la realización de las pesquisas por parte de un grupo de trabajadores en short y camiseta, cuestión que discutimos con la dirección del sindicato a los que ellos están afiliados…”, argumentó quien fue aprobado re­cientemente como miembro del Secretariado de la Central de Trabajadores de Cuba en el terri­torio avileño.

Fueron estos algunos de los eslabones que formaron una cadena de contagios hasta obli­gar al municipio cabecera a retornar a la fase de transmisión autóctona limitada y declararse en cuarentena la Ciudad de los Portales.

El encadenamiento de un rebrote

Cabe la posibilidad de que las violaciones antes mencionadas formen parte del encadenamiento de un rebrote pandémico, en el cual resultaron eslabonados también los dos únicos centros labo­rales con eventos de transmisión local: los hospi­tales, el Docente Roberto Rodríguez, de Morón, y el Provincial General Docente Antonio Luaces Iraola, de Ciego de Avila.

Entre pacientes y empleados esa última institución acumulaba 81 enfermos. Su direc­tor el doctor Julio César Nájara Pérez ejem­plificó que son 39 los confirmados, dentro de ellos médicos, psicólogos, obreros y personal de enfermería.

A una inquietud de Trabajadores el galeno respondió: “No es la causa del contagio el mal uso del nasobuco; esta no fue una instalación con­cebida para atender a personas con la COVID-19, por lo que no teníamos medios especiales de pro­tección, independientemente de que pudo haber descuido en la desinfección de las manos por par­te de algunos de nuestros profesionales, pero es aún una hipótesis.

“Ahora contamos con el apoyo de científicos y expertos provenientes de la capital, quienes im­plementarán un grupo de acciones preventivas, cuya primera etapa comenzará este 14 de septiem­bre”.

¿La cadena se rompió?

Si bien este domingo hubo un respiro por cero positivos en el parte emitido por el doctor Fran­cisco Durán, director nacional de Epidemiología, Ciego de Ávila sumaba 159 casos positivos en las dos últimas semanas, mantiene la más alta tasa de incidencia en el país y están hospitalizados cinco personas reportadas de críticas y seis de graves.

“Romperle el cerco a ese ‘bicho’ terrible de­pende de la responsabilidad individual, porque la enfermedad está dispersa ya en los 10 muni­cipios de nuestra provincia”, opinó Vielika Taño, residente en el edificio conocido por Pediátrico. Su vecina, Marita Zulueta, subrayó: “Aunque mu­chas familias están en cuarentena como nosotros, tuvimos la satisfacción de darle la bienvenida des­de los balcones a una compañera de nuestra ve­cindad que estaba de alta médica”.

Una contingencia sanitaria que deja como incidencia una cadena de contagios en tres di­mensiones: desvelo, descuido y desenfreno del SARS-CoV-2 en Ciego de Ávila.

4 comentarios en Ciego no vio las 3D de la pandemia

  1. Luis si usted conoce el hospital militar de Camagüey, debe saber que es 1/4 del Antonio Luaces, ahí sí hay estrecheces, es una clínica muuuy antigua, sin embargo es digno de mostrar el trabajo organizativo que han logrado allí. Creo que más que estructura física del hospital, ha faltado la organizacional y sobre todo percepción del riesgo.
    Sé todos los servicios que faltan en ese hospital, también los buenos que tiene: como los de ortopedia. Pero de lo que estamos hablando es de la relajación de medidas y el impacto que ha tenido.

  2. Ahora estoy más preocupada porque si la génesis del alto número de infectados en el hospital avileño es que no era una instalación concebida para atender a personas con la COVID-19, según su director ¿ Significa que solo hay protección en los centros destinados a esta difícil batalla? ¿ Será que el resto de los hospitales y policlínicos del país sus trabajadores y pacientes corren el riesgo de eventos similares? Uhhh. Algo no está claro en estas respuestas.

  3. Ante esta situación, las instalaciones de salud , son las primeras que deben cumplir con los protocolos establecido para combatir la pandemia, por favor faltó previsión a los factores que tienen que ver con este hospital y fundamentalmente al personal de salud a todos los niveles.

  4. Lo ocurrido en el hospital Antonio Luaces fue debido no solamente a la falta de uso de medios de protección más eficaces que los nasobucos de tela o no lavarse las manos con hipoclorito. En principio este hospital no debería ser nombrado como provincial, como lo hace este artículo, ya que no brinda varias especialidades médicas como la neurocirugía, que solo se practica en el Robert Rodríguez de Morón, algo complejo de entender por muchos factores. El Antonio Luaces tiene pasillos acinados, sin ventilación alguna, salas en pésimo estado (incluyendo las de terapia), falta de higiene total, es una institución que nunca se ha terminado de construir y es vergonzoso. No se puede culpar a los médicos de todo. Por qué no se ha concluido el Antonio Luaces?! Pero se construyen hoteles y edificios familiares del minint y FAR? En Ciego de Ávila no existe hospital pediátrico, y no se brindan varias especies y deben remitir pacientes a otras provincias. Igual el Antonio Luaces carece de medios modernos de diagnóstico en imagenologia. Y así para que seguir escribiendo. En este brote afectó la poca percepción de riesgo, la falta de higiene de la institución, y la carencia de medios adecuados de protección.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu