El mensaje de las  cifras (+ PDF)

El mensaje de las cifras (+ PDF)

Hay cifras que alarman. Y las que tengo ante mí obligan a encender el bombillo rojo, como suele decirse.

Accidente de trabajo. Foto: tomada de internet
Accidente de trabajo. Foto: tomada de internet

Los números que incorporaré a estas líneas son imprescindibles, sobre todo porque tienen una relación directa con la seguridad y la salud de los trabajadores, que es igual a decir, con la vida misma.

El Observatorio de la Economía Latinoamericana ha definido que “en el mundo actual la Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo (GSST) ocupa un lugar importante dentro de la gestión de los procesos de Recursos Humanos, pues constituye un pilar fundamental para mantener la fuerza de trabajo satisfecha y altamente motivada y estos a su vez constituyen el eslabón fundamental de toda una cadena de acciones y recursos necesarios para lograr eficiencia en cualquier organización”.

A buen entendedor, con esas palabras bastan para comprender el significado real, táctico y estratégico del asunto que abordamos.

En Cuba, la GSST tiene la mayor prioridad y así está refrendado. De manera específica y por razones obvias, el movimiento sindical le concede la mayor relevancia.

Pero no siempre las preocupaciones y ocupaciones se corresponden con los resultados. En los primeros seis meses del año, según consta en un informe analizado en el Secretariado Nacional de la CTC a partir de los datos registrados por la Oficina Nacional de Inspección del Trabajo, se investigaron 49 accidentes mortales, en los cuales fallecieron 53 trabajadores. De estos, tres fueron múltiples y causaron siete muertes.

Durante ese período, la accidentalidad aumentó en un 19 %  en relación con la del año anterior, tanto en los accidentes de trabajo, como los ocurridos en las vías. La cantidad de fallecidos se elevó en un 13 %, mientras que el 54 % de los hechos fueron propiciados por la conducta inadecuada de los trabajadores, el 31 % por problemas organizativos y el 15 % por deficiencias técnicas.

Entonces, el asunto no anda bien, no obstante los chequeos y las medidas adoptadas, y requiere de una preocupación mayor y sobre todo, de una exigencia más eficaz, principalmente para eliminar los riesgos y acrecentar la responsabilidad individual y colectiva.

Veamos otras cifras que resultan elocuentes.

En el acto de clausura provincial de la Jornada Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo en Cienfuegos, se informó que debido a la accidentalidad laboral allí, se dejaron de aportar a la producción de bienes y servicios millones de pesos. En los primeros nueve meses del año en esa pequeña provincia ocurrieron 87 accidentes en centros laborales y 25 en las vías con vehículos estatales involucrados.

Evidentemente, resulta imprescindible elevar el papel de los dirigentes administrativos y sindicales, correspondiéndoles a estos últimos exigir el derecho de los trabajadores a contar con la mayor protección y medios con la calidad requerida.

A esas cuestiones se refirió de manera enfática en un reciente encuentro sindical Roberto Betharte Mazorra, jefe del Departamento de Asuntos Laborales y Sociales de la CTC, quien precisó que las ansias lógicas de producir y brindar servicios no pueden provocar que se labore en condiciones inseguras y con medios de protección inadecuados o sin ellos.

También criticó la indisciplina existente en algunas entidades con la ejecución del presupuesto para la compra de los medios requeridos, y  recordó que en el año 2018 la utilización del financiamiento dispuesto no rebasó el 40 por ciento.

Todo lo relacionado con  la seguridad y salud en el trabajo no puede tratarse con “paños tibios” ni tolerancia. En los consejos de dirección y en las asambleas de representantes y de trabajadores tienen que ser más analíticos y enfáticos al respecto. Nada es más preciado que la vida de una persona. Entonces, hay que actuar en consecuencia.

Puede descargar aquí: Separata Lunes 9 de diciembre de 2019 Economia (1370 descargas)

 

Acerca del autor

Graduado de Profesor de Educación General en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela, de Villa Clara, Cuba (1979). Ha laborado en la Revista Juventud Técnica, semanario En Guardia, órgano del Ejército Central, periódicos Escambray, CINCO de Septiembre y Granma. Desde el año 2007 es corresponsal de Trabajadores en la provincia de Cienfuegos. Está especializado en temas económicos y agropecuarios. En 1999 acompañó en funciones periodísticas a la segunda Brigada Médica Cubana que llegó a Honduras después del paso del huracán Mitch. Publicó el libro Verdades sin puerto (Editorial cubana MECENAS). Ha estado en otras tres ocasiones en esa nación centroamericana, en funciones periodísticas, impartiendo conferencias a estudiantes universitarios, asesorando medios de comunicación e impartiendo cursos-talleres sobre actualización periodística a periodistas y comunicadores. Multipremiado en premios y concursos internacionales, nacionales y provinciales de Periodismo. Fue merecedor del Premio Provincial Periodístico Manuel Hurtado del Valle (Cienfuegos) por la Obra de la Vida – 2012. Le fue conferido el Sello de Laureado, otorgado por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura (SNTC). Mantiene evaluación profesional de Excepcional.

Un comentario en El mensaje de las cifras (+ PDF)

  1. ¿Qué mensaje trasmiten estas cifras? «el 54 % de los hechos fueron propiciados por la conducta inadecuada de los trabajadores, el 31 % por problemas organizativos y el 15 % por deficiencias técnicas». Para mi el primer mensaje es… se puede creer en ellas? Los datos estadísticos, como estos del artículo, evidentemente resultan importantes para destacar lo que el articulista quiere trasmitir… «el asunto no anda bien»…pero cuán mal anda el asunto si nos atenemos a esas cifras? Los datos pueden ser engañosos, todo depende de las personas que las convierten en estadísticas. Realmente el 54% depende de la conducta inadecuada de los trabajadores?…Los accidentes del trabajo son multicausales, decir que un accidente depende solo de esto o lo otro o que la primacía en la ocurrencia la tiene tal factor resulta dudoso…históricamente ha existido una tendencia en el país a reconocer como causas que mas influyen en la accidentalidad las asociadas a la conducta del trabajador, y si bien es cierto que que es bastante común que en la ocurrencia del accidente en algún momento la actuación del afectado cobre cierta preponderancia, es necesario reconocer que los elementos organizativos siempre, pero siempre, directa o indirectamente están presentes. Claro lo organizativo está asociado la mayoría de las oportunidades a la actuación de la dirección en alguno de sus niveles, …quién es el responsable de un trabajador se accidente cuando se hacía un maratón productivo para cumplir el plan…en el vengan todos aunque no tengas la preparación para realizar tales labores…o de la limpieza y por tanto piso mojado en horario de trabajo…o del estilo de dirección autoritario que genera la no concentración del trabajador en la tarea que ejecuta…o la no comunicación adecuada de la presencia del peligro…En fin actuación negligente, actuación inapropiada, irresponsabilidad del trabajador accidentado es lo mas difícil de cambiar…cómo logro evitar la negligencia o la irresponsabilidad, claro que algo se puede hacer, pero modificar la conducta humana, lograr percepción de riesgo es bien difícil. El eslabón mas débil a la hora de buscar responsable es el trabajador, el que clasifica las causas debe tenerlo presente…Cifras, estadísticas, valen si el que marca la x en la casilla es objetivo, si el que convierte el dato en tendencia es preciso, si el que las analiza tiene ojo de águila… Bienvenidos los artículos sobre el tema, aplausos al análisis objetivo

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu