CTC responde a trabajador inconforme

CTC responde a trabajador inconforme

Miguel Viciedo Bota, de la Central de Trabajadores de Cuba, da respuesta al trabajador Jesús Ledesma Rodríguez, quien mostró su inconformidad con el tratamiento recibido de su empresa, en el proceso que llegó hasta el Tribunal Supremo.

carta“En esta última instancia resultó ser extemporánea la solicitud de revisión (…). En Derecho es un requisito presentar la acción prevista dentro del término legal, que en su caso tenía, conforme a los artículos 178 y 179 del Código de Trabajo, dos términos.

“El primero de 90 días naturales luego de recibir la sentencia, y si este transcurre tendría otros 90 días naturales para otra solicitud basada en este término; nuevas pruebas no conocidas o alegadas antes por usted (…). Pasado este tiempo que totaliza 180 días no procedía nueva acción.

“Con respecto a la situación que comenta de haber entregado toda su documentación a la Osde, usted no precisa quién la pide ni para qué, y a las manipulaciones que refiere sobre el actuar del Tribunal Municipal deberá identificarlas y dirigirse al sistema de atención que poseen las instancias judiciales a los ciudadanos a través de su presidente en cada territorio”.

6 comentarios en CTC responde a trabajador inconforme

  1. El pasado 13 de Octubre se conmemora el Dia del Trabajador Azucarero, en mi Entidad la UEB Derivados Heriberto Duquesne de Remedios en Villa Clara no se pudieron otorgar las Medallas Jesus Suarez Gayol porque nunca llegaron, nadie se ha pronunciado al respecto, en mi caso tengo un trabajador cincuentenario, que solo fue reconocido por la administracion,aun espero respuestas.

  2. Carlos, me has dejado sin palabras, que abuso de poder, pero estoy segura, que algo hay que hacer, no te quedes asi, lucha como lucho yo, tienes correo?

    saludos
    alina b

    • Discúlpeme la demora en responderle pero no me habia percatado que usted habia escrito ya que desde hace varios dias no revisaba el buzón:
      por supuesto que tengo correo, se lo envío aunque salga público aquí, no temo a nada:
      carlosarria@nauta.cu
      Algo si puedo afirmarle y es que por ley no tengo derecho sin ser responsable de los hechos imputados y para rematar la exoneración se da posterior a la culminación del proceso de revisión. ALGO MUY DIFICIL DE DIGERIR, MASTICAR, TRAGAR Y ASIMILAR.

  3. lO QUE PASA ES QUE, EN CUBA, LAS RECLAMACIONES, PROCEDEN PARA UNOS Y NO PARA OTROS, BASTA QUE UN DIRECTIVO, TENGA UN PROBLEMA, LEVANTA EL TELEFONO, A TRAVES DE SU SECRETARIA, HABLA CON EL QUE TENGA QUE HABLAR Y SI TIENE QUE TRSLADARSE LO HACE CÓMODANEBTE, SIEMPRE LES ABREN LA PUERTAS Y ES ESCUCHADO,
    PERO SI YO QUE SOY UNA TRABAJADORA, LO HAGO, NI LAS SECRETARIAS PONENE A LLOS JEFES AL TELEFONO, NI ME ABREN LAS PUERTAS, NI ME ESCUCHAN YO SOY UN EJEMPLO, DE COMO SE ABUSA DEL PODER, DENTRO DE UNOS DIAS SE CUMPLEN 3 AÑOS, QUE ESTOY RECLAMANDO UNA INJUSTA SANCION, EN EL HOSPITAL CALIXTO GARCIA, DONDE ME DESEMPEÑÉ COMO INVERSIONISTA, Y AUNQUE PRESENTE TODO LO QUE COMPROBO QUE ERA IMPROCEDENTE LA SANCION, LAS MANOS PODEROSOS ME DERON SIN LUGAR, PERO SEGUIRE RECLAMANDO, HASTA MI MUERTE
    ING ALINA BEATRIZ ALMAGUER

  4. La Habana, 22 de septiembre del 2019

    Ref.: Felicitaciones al Órgano de Justicia Laboral de Base (OJLB), del Hospital Miguel Enríquez, en la Habana

    Ing. Alina Beatriz Almaguer González
    Inversionista HME

    El próximo noviembre, se cumplirán tres años de haberme acercado por primera vez, al Bufete Colectivo de Derecho Laboral, y a sus abogadas y abogados, y puedo dar fe de que se trata de excelentes profesionales, buenos para escuchar, pacientes al responder y orientar el camino para llegar a la justicia. Un bufete ubicado en las calles Conill y Central, en “Nuevo Vedado”, municipio “Plaza de la Revolución”.

    Una institución, en la que he podido escuchar y observar, cómo van en ascenso, los procesos de reclamación de las y los trabajadores, ante injustas sanciones administrativas, en las que los “Jefes”, se consideran «dueños», y no directores, o simplemente directivos, poseedores absolutos de la verdad, actuando, en consecuencia, de forma arbitraria e injusta. Y es ahí, donde está el problema.

    Lo cierto es que, un gran porciento de estos directivos, son déspotas, y se sienten con el derecho de exigir respeto, solo porque son los superiores; sin embargo, por lo general, se dirigen a sus trabajadoras o trabajadores, agrediéndoles, sin« escucharles, cometiendo con ello, grandes injusticias. A veces, pareciera que emergen de una escuela, donde les enseñan como premisa y contenido fundamental, la asignatura, de cómo violar la ética de los Cuadros del Estado y del Gobierno, y sobre todo, el Concepto de Revolución que todos firmamos, comprometiéndonos con nuestro Comandante, entre otras cosas a cambiar todo lo que debe ser cambiado, ser tratados y tratar a los demás como seres humanos.

    La Constitución de la República, en el Capítulo VI: Garantías de los derechos, dice textualmente:

    ARTÍCULO 98. Toda persona que sufriere daño o perjuicio ejercicio, causado indebidamente por directivos, funcionarios y empleados del Estado, con motivo de funciones propias de sus cargos, tiene derecho a reclamar y obtener la correspondiente reparación o indemnización en la forma que establece la ley.
    ARTÍCULO 99. La persona a la que se le vulneren los derechos consagrados en esta Constitución y, como consecuencia, sufriere daño o perjuicio por órganos del Estado, sus directivos, funcionarios o empleados, con motivo de la acción u omisión indebida de sus funciones, así como por particulares o por entes no estatales, tiene derecho a reclamar ante los tribunales la restitución de los derechos y obtener, de conformidad con la ley, la correspondiente reparación o indemnización.

    Eso es justo, muy bien, el pueblo sabe donde reclamar, y sobre todo, que existe la indemnización y la reparación, es ley, está escrito en la Carta Magna, pero… ¿dónde está escrito, el derecho que tienen los “jefes”, para violarlo, para no respetar esta Carta Magna, para con su «cargo», abusar del poder? ¿Por qué hay que aceptar, maltratos, humillaciones, calumnias, y difamaciones?; contra ese flagelo debemos combatir sin descanso, denunciar el actuar ilegal de administrativos y directores, sencillamente, tienen que cumplir un código de ética, tienen que dejar de lastimar y hacer daño.

    Mucho se habla de los Órganos de Justicia Laboral de Base (OJLB), los que, ante la violación de los derechos de trabajadoras y trabajadores, son capaces de ejercer el papel que les corresponde, siempre y cuando no se convierten en un instrumento administrativo y no se parcialicen con los directivos, sobre todo porque está en juego el prestigio y el destino de otros que necesitan que se actúe con justicia. Hay que ser parte de uno de esos casos, para saber el desgaste que le producen a las personas que son víctimas de estas injusticias, la inestabilidad emocional, los malos momentos, la afectación económica, y sobre todo la afectación moral, ante la familia y sus compañeras y compañeros de trabajo; sobre todo, cuando se sabe que se ha sido injusto y se ha obrado de mala fe y con abuso de poder.

    Sin embargo, es precisamente, gracias a los OJLB, que estas trabajadoras y trabajadores afectados, logran recibir el tratamiento que les corresponde: que se les RESTITUYAN los derechos que les otorga la Constitución y el Código de Trabajo, que se les REUBIQUE en sus respectivos plazas, y que se les RESARZA por el SALARIO dejado de devengar; y todo esto, a pesar de que estas compañeras y compañeros, no son profesionales de la actividad jurídica, ni reciben remuneración por el desempeño de esta tarea. No obstante, aún así, se comprometen en la búsqueda de la justicia, y lo mejor de todo: lo logran.

    Desde mi propia experiencia, considero, que el día que en nuestro país, se establezca, que cada vez que a un trabajador o cuadro, se le otorgue CON LUGAR, a una reclamación referente a sanciones injustas y procesos viciados, el directivo responsable, reciba una crítica o sanción, por «orquestar» estos procesos indebidos, entonces, “otro gallo cantaría”; y es que ahora, sancionan, el trabajador reclama, gana, pero a ellos no les pasa nada, y creo que tienen un día, que “pasarles la cuenta”, hasta que sean, ellos, los que queden separados definidamente de la entidad.

    Soy Ingeniera civil, Inversionista del Hospital “Miguel Enríquez”, y hace exactamente, cuatro días –el pasado 18-, terminó un proceso muy importante para mí y mi familia: fui sancionada a Separación Definitiva de la entidad, y tuve la oportunidad de trabajar en mi defensa; fueron días de reunir pruebas documentales y testificales, con las que logré demostrar toda la infamia que encerró esa sanción; pero sobre todo, tuve la satisfacción de encontrar un OJLB, de principios, de criterios sólidos, de valentía, un Órgano de Justicia Laboral de Base, JUSTO, la VERDAD venció a la prepotencia y a la maldad.

    Es de admirar el comportamiento de estas compañeras y compañeros, supieron escuchar, analizar y encontrar la justicia.

    Coincide que su Presidenta, es la Jefa de Atención a la Población, a la que he visto, por mucho tiempo cumplir con su trabajo, investigando y dando respuesta a las quejas e inquietudes de pacientes y familiares.

    Eso es hacer y cumplir con el Concepto de Revolución de nuestro eterno Comandante, cuando expresó, “Revolución es convicción profunda de que no hay fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas”

    Nuestro Presidente Díaz-Canel, también ha reflexionado al respecto, al plantear:

    “Llamo también la atención de aquellos funcionarios que consideran que determinados asuntos no se corresponden con su jerarquía.

    Quien tiene a mano la más rápida y eficiente solución a un problema no tiene por qué minimizarlo ni delegar su solución bajo consideraciones jerárquicas o sectoriales. Todos somos servidores públicos.

    Quienes están en capacidad de resolver algo, tienen también el deber de no dejarlo a otros. Detrás de cada problema hay un cubano o una cubana que necesita atención. Recuperar la sensibilidad y ponerla de moda es palabra de orden”.

    Y eso es lo que hace ese OJLB del hospital “Miguel Enríquez”; razón por la cual, les felicito, y les exhorto a continuar trabajando así, cumpliendo con el sagrado deber de defender a sus compañeras y compañeros, de no plegarse a los más fuertes, a los que piensan que con su espurio PODER, pueden avasallar, y dejar de hacer el bien, algo que siempre, sale muy mal.

    Queridas compañeras y compañeros del OJLB del hospital “Miguel Henríquez”, conserven la esencia: el respeto al derecho de las trabajadoras y trabajadores.

    El buen funcionamiento del Órgano de Justicia, les proporciona el lugar que les corresponde a los que trabajan porque avance la Revolución y se mantengan las conquistas de nuestro pueblo.
    Felicidades también a la representante del Sindicato de los trabajadores, que también, fue muy justa.
    Muchas gracias,
    Ing. Alina Beatriz Almaguer González
    Especialista en Inversiones HME
    Calle 5ta no 108, entre norte y c Alkazar. Arroyo Naranjo

  5. La ley del embudo, la administración puede alegar cualquier motivo e incumple el término legislado que de por cierto es demasiado comparado con el que le dan al reclamante, a aparte de que en ocasiones y no pocas la administración no necesita de pruebas para sancionarte y el afectado tiene que ingeniárselas para demostrar su no responsabilidad en el hecho que se le quiere involucrar como lo fue mi caso en concreto.
    En el hotel donde laboraba en el 2011 se radica denuncia por la Dirección del Hotel en la Fiscalía Municipal de mi lugar de residencia por un hecho delictivo cometido por dos personas(una fallecida y la otra abandonó el país) por un monto de más de 1 000 000.00 cuc y durante el proceso investigativo aporto los elementos necesarios ya que laboraba en el departamento de contabilidad y varios meses después denuncio a dos personas por daño y perjuicio contra la propiedad estatal en la Delegación de Cubanacán , lo irónico del caso es que a partir de ese momento en represalias se me pretendió involucrar en el delito denunciado en la Fiscalía utilizando para ello los mismos elementos que yo había aportado durante el proceso investigativo, y para ello se mintió al afirmar funciones y responsabilidades que no me correspondían, luego de un proceso en el que hubo que retrotraer este por arbitrariedades y quebrantamiento de la legalidad con el fin de lograr el objetivo de sancionarme , se modifica la medida a una menor o más leve en el proceso de revisión porque se alega que hubo error en la tipificación de la supuesta violación cometida por mi (OJO: inicialmente me solicitan Separación del Sector y en una auditoría practicada sobre el mismo tema por auditores del Mintur me hayan responsable y sin embargo me reducen la medida a separación de la entidad, algo muy irracional y encima de eso al entrar la Contraloría casi al año de yo estar separado la Dirección del Hotel radica denuncia en la Policía y se me aplica otra cautelar).La auditoría de la Contraloría también se realiza sobre el mismo tema.
    La Contraloría concluye en que no tengo responsabilidad alguna en el hecho y queda sin efecto la cautelar ya que así me es notificado en la unidad de la PNR, entonces, la Contraloría le refiere al Ministro “La Resolución sancionadora no es procedente toda vez que no es probable su responsabilidad por lo que le estamos solicitando que en el marco de su competencia revalúe la medida aplicada.”
    Nota: La Resolución sancionadora es impuesta por la autoridad administrativa facultada, hago esta aclaración para que se entienda lo que más adelante referiré.
    La auditoría que realizan los auditores del Mintur es el primer semestre del 2012 sobre el hecho delictivo denunciado en la fiscalía (cuentas por cobrar y Grupos electrógenos) y la auditoría de la Contraloría comienza a finales del 2012 sobre el mismo tema.
    Yo fui muy disciplinado y cumplí con todos los términos de la apelación por la inconformidad y me hicieron pasar bastante trabajo en tener que desgastarme en tratar de desmontar todas las mentiras que utilizaron para inculparme, viajar 2 veces a la habana sin tener pasaje, tener que dormir en la terminal e ir escasamente con el dinero para el pasaje. Estuve en el Partido, Mintur, en Cubanacan, en la Contraloría General de la República, en la Fiscalía General de la República y en atención a la población en las Oficinas del Consejo de Estado.
    La Contraloría General de la República determina que no tengo responsabilidad alguna posterior a haberse culminado el proceso de revisión.
    Nunca se me reincorporó al trabajo y menos aún el resarcimiento de los daños sin tener responsabilidad alguna, por lo que estuve 3 años, 3 meses y 25 días sin trabajar, esperando creyendo que se haría justicia.
    La respuesta dada por el Ministro la recibí a través de la Fiscalía, la que fue incongruente y justificativa de la medida aplicada, a continuación refiero algunos de los elementos alegados para no cambiar la medida:
    1. Que la medida aplicada no había sido producto a los resultados de una auditoría sino por las conclusiones de la autoridad administrativa facultada. (Evidentemente que es una respuesta ambigua y evasiva porque la Contraloría refiere que la resolución sancionadora no es procedente, y como referí anteriormente, quien impuso la resolución sancionadora fue la autoridad administrativa facultada y por otro lado las auditorias son posteriores a la sanción que se me aplica, ah , la auditoría del Mintur se hace porque según refieren no se me denunció a la fiscalía en un primer momento porque se decidió hacer una auditoría y la de la Contraloría se da por denuncias que se habían realizados, pero ambas sobre el mismo tema)
    2. Alega que primero fue la auditoria del Mintur y luego la de la Contraloría, que no fueron simultáneas. ( Claro, nunca se hicieron en el mismo tiempo porque por lo que conozco no se pueden hacer dos auditorías al mismo tiempo a una entidad, pero ambas abarcaron el mismo período a auditar y el mismo tema).
    La Fiscalía aceptó estas respuestas siendo incongruentes y no puedo volver a presentar el caso porque ya fui notificado y lo hacen por única vez.
    Sin comentarios, cada cual es libre de pensar sobre este tema, el que seguiré tratando cada vez que tenga la posibilidad, así me priven de libertad o cualquier otra cosa.
    Carlos E. Sarría Acosta CI 65051208206
    Maceo # 25, % Martí y Agramonte
    Nuevitas . Camagüey. Telf. 32 41 4490

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu