Asambleas del plan de la Economía y el Presupuesto: Informar y comprometer

Asambleas del plan de la Economía y el Presupuesto: Informar y comprometer

Precisiones de Milagro de la Caridad Pérez Caballero, miembro del Secretariado Nacional de la CTC, sobre el proceso político de presentación e información del Plan de la Economía y el Presupuesto en asambleas con los trabajadores, el cual ya inició en todo el país

Cuando habla de economía lo hace con pasión y claridad, y así pudo apreciarse en la más reciente sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), la cual integra como diputada. Esa es la esfera que atiende en el movimiento sindical cubano Milagro de la Caridad Pérez Caballero, miembro del Secretariado Nacional de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC).

A ella acudimos, por tanto, para hacer algunas precisiones sobre el proceso político de presentación e información del Plan de la Economía y el Presupuesto en asambleas con los trabajadores, el que ya comenzó en el país.

¿Cómo está concebida la realización del proceso y qué importancia se le concede?

Es un proceso político porque en este participan los trabajadores como verdaderos dueños de los medios de producción. Con sus opiniones aportan de manera individual y consciente al desarrollo económico de la entidad y, por supuesto, al del país.

Se ha realizado siempre en los primeros meses del año. Anteriormente era en enero, febrero y marzo. Atendiendo a la experiencia de lo acontecido en el 2018, tras el resumen final presentado por la dirección de la CTC del proceso asambleario culminado, y considerando la dinámica de la economía, ahora lo realizaremos en los meses de enero y febrero.

La emisión del Plan ocurrió desde diciembre, y su desagregación, etapa fundamental en la planificación de la economía, será hasta el 15 de enero. El Presupuesto fue aprobado en el mes anterior por la ANPP, lo que nos permitirá garantizar efectividad y eficiencia; así como la materialización de los objetivos propuestos: que los trabajadores lo conozcan, se comprometan con su cumplimiento, lograr mayores niveles de eficiencia y productividad, lo que a su vez contribuirá a lograr incrementos salariales.

¿Quiénes deben estar presentes en las asambleas y cómo está previsto su desarrollo?

Serán asambleas de afiliados y trabajadores y de representantes, por lo que su propio nombre indica quienes deben participar. Están concebidas para que esté la administración del nivel superior. O sea, en un establecimiento (unidad empresarial de base) no puede faltar la dirección de la empresa; y en la empresa, la de la Organización Superior de Dirección Empresarial (Osde). Resulta imprescindible que los directivos estén bien preparados para incentivar al colectivo, identificar sus reservas y superar insuficiencias, bajo una estrategia clara de desarrollo. Igualmente, deberán rendir cuenta ante lo que se analice o demanden los trabajadores.

La entrevistada mientras impartía a los trabajadores de Santiago de Cuba uno de los talleres sobre dirección de la economía.

¿De qué manera puede fortalecerse la participación de los trabajadores en la gestión económica?

En primer lugar, hay que potenciar su participación en la etapa de conformación del Plan en función de lo que establecen los Lineamientos del VII Congreso del Partido. Ese momento antecede al proceso político.

Concluido este, la dirección del movimiento sindical evalúa cada año, en el mes de abril, cuáles han sido los aspectos positivos y negativos, y desde esos elementos se proyecta el correspondiente al año próximo, lo que nos ha permitido ir perfeccionándolo paulatinamente (el primero fue en el 2007, cuando se emitió el tabloide de las tres Herramientas Básicas: proceso de planificación, contratación económica y proceso inversionista).

También funciona un sistema de partes diarios y evaluaciones preliminares que permiten el monitoreo en tiempo real de lo que va sucediendo. En estas evaluaciones siempre hemos identificado tres aspectos primordiales: la preparación de todos los responsables y de quienes participan, el aseguramiento de la asamblea y el nivel de atención a los planteamientos o sugerencias realizadas.

Es esencial la capacitación, pues se puede discutir de lo que se conoce. Si antes de la asamblea se explican determinados indicadores, ya sean generales o específicos, se propiciará un mejor análisis. Para ello nos apoyamos, desde la nación hasta la sección sindical, en los asesores de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (Anec), sobre la base de las tareas conjuntas que tenemos firmadas hace ya alrededor de cinco años. Otra vía que hemos potenciado en los dos últimos años es la preparación ramal y la territorial.

No menos importante resulta el grado de respuesta o solución que se le tiene que dar al colectivo laboral a partir de los análisis derivados y acuerdos adoptados, los que deben tener una correcta clasificación, es decir, la determinación adecuada del nivel de competencia para atenderlos: entidad, municipio, provincia y nación, según su incumbencia.

¿Cuál es el papel que le concierne al sindicato en el proceso de presentación del Plan y el presupuesto?

Concatena con nuestra misión de organizar, educar y representar a los trabajadores, y a su vez movilizarlos en función de la economía.

Reiteramos que es un proceso de responsabilidad compartida entre el sindicato y el empleador, por lo que debe organizarse, desarrollarse y controlarse adecuadamente. No puede ser un acto formal. Debe lograrse una amplia participación de todos.

Al sindicato le corresponde convocar a los trabajadores para la celebración de la asamblea; exigirle a la administración su participación y una información clara y precisa, alejada de muchos números y de tecnicismos, y por supuesto, el seguimiento a los acuerdos que se adopten o a la implementación de los aportes a través de la evaluación que se realice cada mes del comportamiento del plan o de la ejecución del presupuesto.

¿Qué aportes concretos pueden realizar los trabajadores en la presentación del plan?

Es una pregunta muy abierta, pues tendría que abarcar las especificidades. No obstante, un aporte concreto lo será el compromiso de cumplir de modo racional las cifras correspondientes.

Los trabajadores pueden comprometerse también a ahorrar más, mejorar la utilización de los índices de consumo, lograr mayor calidad, perfeccionar la prestación de los servicios, evitar el desvío de recursos, identificar qué importaciones sustituir y de qué manera potenciar las exportaciones, cómo reducir los inventarios ociosos o de lento movimiento, participar activamente en movimientos emulativos y políticos, y mantener una adecuada disciplina y aprovechamiento al máximo de la jornada.

No puede dejar de considerarse el importante aporte de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (Anir), cuyos integrantes desempeñan un papel esencial en cualquier sector de la economía.

Existe el criterio de que el plan se impone. ¿Qué consideración tiene usted al respecto?

Es una expresión que con el paso de los años se ha ido eliminando, aunque aún no del todo. No es menos cierto que hemos tenido incidencias de colectivos donde el jefe ha expresado: “Esto fue lo que impusieron desde arriba”, cuando él debe ser el primero en defender el plan con objetividad y sin reservas. En la información a los trabajadores debe quedar claro qué plan se propuso, cuál fue aprobado, la diferencia y sus causas bien fundamentadas.

Resulta preciso insistir en la integración de todos para lograr los resultados deseados, por lo que convocamos a centrar los análisis en las más de 70 mil asambleas a realizarse en el cumplimiento de las seis líneas de trabajo identificadas: incremento y diversificación de las exportaciones; eficiencia del proceso inversionista y la participación de la inversión extranjera directa; análisis integral de las operaciones de importación y ejecución de los créditos; sustitución de las importaciones con mayor participación de la industria nacional; gestión de las cuentas por cobrar en el exterior, como fuente de ingreso que debe potenciarse y gestión de los inventarios.

Cuadros y dirigentes sindicales, directivos administrativos y trabajadores estamos en un momento crucial para el desarrollo económico y social del país. Nos corresponde garantizar la integración máxima de todos en la participación de la gestión económica, por lo que se hace necesario trabajar más y mejor en las actuales circunstancias.

2 comentarios en Asambleas del plan de la Economía y el Presupuesto: Informar y comprometer

  1. El problema es que el análisis el plan le impone a los trabajadores como una tarea a todos los niveles y en todos los sectores. Hay lugares (sobre todo los relacionados con la producción) donde tiene sentido y además está vinculado a los ingresos de los trabajadores, ahí es importante que se opine y se proponga por parte de los obreros, pero en la unidades presupuestadas como salud, a nivel de base el plan de la economia no es del dominio de los trabajadores ni sus opiniones influyen en su ejecusión, además no se sabe a ciencia cierta con que recursos se cuenta y a que están destinados y las inversiones ¿quién las programa? Bueno es posible que estén relacionadas con lo que solicitan los directores o el municipio o la provincia, pero ¿cual es el papel real de trabajador más allá de informase del plan? Eso necesita más claridad y mejor preparación de la masa de trabajadores para que rinda algún fruto sino la reunión se convierte en un formalismo para cumplir una “tarea” orienada.

  2. Discrepo. “No es menos cierto que hemos tenido incidencias de colectivos donde el jefe ha expresado: “Esto fue lo que impusieron desde arriba”, cuando él debe ser el primero en defender el plan con objetividad y sin reservas. En la información a los trabajadores debe quedar claro qué plan se propuso, cuál fue aprobado, la diferencia y sus causas bien fundamentadas”, precisamente en esa explicación es donde se dice que el Plan propuesto fue X, y que el Organismo Superior, de acuerdo a las cifras directivas de la Economia que ya tiene el MEP y otros organismos afines, rebajó dicho Plan a la miníma expresión, ya que “el Pais no tiene presupuesto o CL para poder abarcar todo lo propuesto”. Por tanto, la defensa de lo que se quiere o se propuso no puede ser asi, tan contemplativa, por la administración y por el sindicato… y recuerden que la llamada “autonomía” de las empresas, todavia está en el papel. De las seis líneas de trabajo identificadas: incremento y diversificación de las exportaciones; eficiencia del proceso inversionista y la participación de la inversión extranjera directa; análisis integral de las operaciones de importación y ejecución de los créditos; sustitución de las importaciones con mayor participación de la industria nacional; gestión de las cuentas por cobrar en el exterior, como fuente de ingreso que debe potenciarse y gestión de los inventarios, cuestan hoy mucho más de lo que se piensa, sobre todo la 1, 3 y 4, de manera general. Y no todos los colectivos laborales son iguales, ni sus administraciones ni sindicatos tampoco.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu