Cumbre vs. Cumbre

Cumbre vs. Cumbre

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (10 puntos, 2 votos)
Cargando…

“La Cumbre (de los Pueblos por la Democracia) ha concluido, pero nuestra búsqueda por cons­truir la unidad en la lucha no. Nuestro planeta nos necesita, nuestra gente nos necesita, ¡y ven­ceremos!”, dice la declaración final del even­to que sesionó en la Universidad Comunitaria Vocacional-Técnica de Los Ángeles, California. Asistieron representantes de más de 250 orga­nizaciones de trabajadores, inmigrantes, mu­jeres, pueblos negros e indígenas, comunidad LGBTQIA+ y otros espacios.

Foto: Tomada de TW AleLRoss
Foto: Tomada de TW AleLRoss

“La exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua convirtió a la cumbre de Biden (IX Cumbre de las Américas) en un desastre político”, refiere el texto y aclara que tal postura “no habla en nombre de la clase trabajadora y de la gente de conciencia de este país que desea la amistad y el diálogo con to­dos los pueblos de nuestro hemisferio.

“Esta Cumbre que hemos construido jun­tos —afirma— ha sido un puente entre orga­nizaciones, movimientos, regiones, idiomas y fronteras. Estamos creando lazos entre noso­tros y la unidad a través de nuestras diferentes luchas. (…) La humanidad no tiene otra opción que luchar. Estaremos en las calles, en nues­tros barrios, en nuestros lugares de trabajo y en nuestros hogares, construyendo y organizando constantemente, llevando a cabo las miles de pequeñas tareas y grandes luchas que juntas nos acercan a la victoria”.

Esta postura ecuménica, optimista y trans­formadora de la realidad fue la respuesta que necesitaba esa otra cumbre, la de los ausentes o del fracaso, como algunos han denominado la cita que entre el 8 y el 10 del presente reunió en la segunda ciudad más poblada de Estados Unidos, a gobernantes de apenas 23 países de los 35 que componen el hemisferio.

Por supuesto, los organizadores hablan de re­sultados loables, y entre estos mencionan la aproba­ción de dos planes de acción, uno sobre Gobernabi­lidad Democrática y otro sobre Salud y Resiliencia. Según el canciller cubano Bruno Rodríguez Parri­lla, el primero “desconoce la diversidad y plurali­dad política y social de nuestra región”; y el segun­do, “por excluyente, se vuelve ineficaz”.

Veinte países firmaron además la Declaración de Los Ángeles sobre Migración y Protección, que incluye acciones para frenar la llegada de indo­cumentados a EE. UU. Pero quienes se lanzan en la azarosa travesía migratoria que atraviesa casi toda la región, escapan de la violencia, dificulta­des económicas de todo tipo, o la falta de oportu­nidades. Según datos oficiales, cada día unos 7 mil 500 migrantes irregulares intentan cruzar la fron­tera estadounidense. No obstante, el documento solo propone acoger la magra cifra de 20 mil refu­giados de América Latina enlos años 2023 y 2024.

Sobre la asistencia monetaria para este tema, el Gobierno de Joe Biden anunció que desem­bolsaría 314 millones de dólares. Presentó como generoso el gesto de aumentar la acogida de re­fugiados haitianos, sin dar cifras al respecto, y habló de 11 mil 500 visas de trabajo temporal a ciudadanos de ese país y otros de Centroamérica.

Vale recordar que en mayo aprobó un paquete de 40 mil millones de dólares —equivalentes al PIB de Camerún en el año 2020— para continuar las acciones bélicas en Ucrania y dijo estar dispuesto a recibir una cifra de refugiados cinco veces supe­rior a la suscrita para Latinoamérica y el Caribe.

Mientras los estadistas presentes en la IX Cumbre discutían sobre visas y asistencia mo­netaria, una caravana de 15 mil personas, de las mayores de los últimos años, seguía rumbo a la potencia norteña desde el sur de México.

Mucho de marketing político hubo entre los organizadores del evento, pero los ojitos en­tornados y las sonrisas ensayadas no pudieron negar que cada vez son más los políticos de la región que se plantan frente al imperio y, sen­tados a la misma mesa, dicen las verdades que el anfitrión no quiere escuchar.

“El silencio de los ausentes nos interpela”, apuntó durante la apertura el mandatario argen­tino Alberto Fernández quien, en su condición de presidente pro témpore de la Comunidad de Es­tados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) denunció las exclusiones de Cuba, Nicaragua y Venezuela. Y alertó: “Para que esto no vuelva a suceder, quisiera dejar sentado para el futuro que el hecho de ser país anfitrión de la Cumbre no otorga la capacidad de imponer el derecho de ad­misión sobre los países miembros del continente”.

Las dos Cumbres recién concluidas en EE. UU. confirman la certeza del camino pensado por José Martí para Nuestra América: ser una “en alma e intento”.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu