Recuerdan a Agramonte en Camagüey

Recuerdan a Agramonte en Camagüey

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

Justo cuando se cumplían 149 años de la caída en combate del Mayor General Ignacio Agramonte, sus hijos del Camagüey le rindieron tributo desde los Potreros de Jimaguayú y en el emblemático parque Agramonte, de una forma sencilla pero cargada de respeto y admiración.

 

El historiador Fernando Crespo alega que todavía El Mayor sigue dando miedo a los enemigos de la Patria, por la fortaleza de sus ideales (Foto de la autora)

 

Y es que la vida de este joven fue ejemplar y formó en los agramontinos un sentimiento de amor a la Patria que cursa el tiempo. Por eso, y porque como explicara el historiador Fernando Crespo que dijera José Martí en una ocasión, lo recordamos siempre, pues “de Ignacio Agramonte, todo es nuestro”.

Con canciones y bailes alegóricos fue rememorado el héroe epónimo del Camagüey, un hombre que, incluso después de muerto, “entró retador a su ciudad natal”, como detalló el también especialista de investigación de la Oficina del Historiador de la Ciudad.

 

En Camagüey, en el parque Agramonte, niños, jóvenes y pueblo en general rindió tributo a Ignacio Agramonte en el aniversario 149 de su muerte en combate (Foto de la autora)

 

Además, como acotó Crespo, “luego de la muerte, aquel 11 de mayo de 1873, el cadáver aún daba miedo. Y una composición poética así lo demuestra: Y su cadáver augusto, quemaron en Camagüey porque el muerto daba susto a los soldados del rey.

“Y lo sigue dando a los enemigos de la Patria, a los enemigos actuales de Cuba, a los de allá y a los de aquí. Ese es Ignacio Agramonte, que sigue caminando por las calles del Camagüey y sigue entre nosotros.

“A él lo seguiremos recordando, incluso cuando no estemos nosotros porque es alma, cultura, identidad y patrimonio de la nación”.

 

 

2 comentarios en Recuerdan a Agramonte en Camagüey

  1. En el joven Ignacio Agramonte y Loynaz se concentraron infinitas cualidades que le hicieron un verdadero guerrero con dotes de político que se anticipó a sus tiempos, abolicionista por excelencia de la esclavitud, esposo fiel a su amada Amalia Simoni Y Argilagos, padre ejemplar, hijo siempre preocupado por sus progenitores, seguidor de toda su familia, Agramonte se convirtió en un jefe admirado e idolatrado por sus subordinados, el primero en levantarse y el último en acostarse en los campamentos, fábricas para insumos de guerra, hospitales de campaña y escuelas para alfabetizar, donde el mismo impartía clases a sus soldados, lo llevaron a ser la figura más excelsa de la Revolución de 1868, joven abogado que comenzó sus estudios en España y lo terminó en La Habana, hablaba perfectamente el idioma inglés que le permitió comunicarse con Tomás Jordán cuando fue nombrado Jefe de las Tropas del Camagüey, pero también lo habló con Henry Reeve (el inglesito) quien decía que Agramonte era se padre, derroche de valor en el rescate del Brigadier Julio Sanguly, con sólo 32 hombres ante una poderosa columna de soldados españoles armados con la más moderna técnica para esos tiempos, fue este bravo patriota y será un ejemplo para los cubanos y cubanas de bien, el que según leyenda, mojó su pañuelo en la sangre del patriota Joaquín de Agüero cuando fue fusilado en la Sabana de Méndez; Agramonte el que junto al habanero Zambrana, redactó la primera constitución de la República en armas de Cuba; Agramonte el que hizo crecer su voz en la reunión del Paradero de las Minas, ante las dilaciones y las ofensas que humillan de Napoleón Arango; Agramonte el que su cadáver augusto quemaron en Camagüey, pues el muerto daba susto a los soldados del Rey.

    • Muchas gracias por las acotaciones. Tiene razón, Agramonte fue uno de los más grande, aunque lo del pañuelo todavía se cuenta como un mito jjj, pero sólo sirve para reforzar su amor por la nación.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu