El virus en la mira

El virus en la mira

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (8 puntos, 2 votos)
Cargando…

—¡Qué extremista! Estoy sola en la oficina. ¿A quién voy a con­tagiar por no tener nasobuco?

Situaciones como estas siguen latientes en una provincia donde crece el número de enfermos y fallecidos, no obstante las medidas de rigor ante el azote de la COVID-19. Foto: Betty Beatón Ruiz
Situaciones como estas siguen latientes en una provincia donde crece el número de enfermos y fallecidos, no obstante las medidas de rigor ante el azote de la COVID-19. Foto: Betty Beatón Ruiz

—¿Y si ahora mismo es una asintomática? ¿Usted sabe que el coronavirus se expande hasta ocho metros a través de un es­tornudo y permanece activo en distintas superficies por más de siete días? Incumplió lo estable­cido, le voy a poner una multa de 2 mil pesos, y sepa que pudo ser mayor, incluso de 4 mil.

—¡Váyase a la…!

La escena, con algunas va­riantes léxicas, y con mayor o me­nor cólera, se repite por diversos escenarios laborales de Santiago de Cuba, territorio con alta inci­dencia de la COVID-19. Medidas van, otras vienen y la pandemia ahí, más que menos, con índices sin par en el presente junio.

¿Por qué, lejos de disminuir, aumentan los casos? La respuesta es compleja, como la vida misma, como la propia enfermedad, ase­guran aquellos a quienes se les pregunta, aunque una cuestión encabeza la lista de las causas que impiden poner fin al feroz rebro­te: las violaciones de lo instituido, que se suceden aquí y allá, en el barrio, la cola, el transporte pú­blico y en los centros laborales.

 

La culpa, la maldita culpa la tienen algunos

Víctor Escalona Cuñat, jefe de Fiscalización y Control del Centro Provincial de Higiene, Epidemio­logía y Microbiología de Santiago de Cuba (CPHEM), y el equipo de inspectores que liderea, tienen so­bradas evidencias de las fisuras existentes en los escenarios labo­rales, esas que el virus aprovecha para colarse en el cuerpo humano y hacer mella.

“Las brechas están tanto en el sector estatal como no estatal. La realidad apunta a que las per­sonas, o bien se sienten agotadas por tanto tiempo de enfrenta­miento a la pandemia, o tienen exceso de confianza en que no les va a tocar, o en el avance del pro­ceso de vacunación, y no cumplen lo que está probado resulta efecti­vo en el control del SARS-CoV-2.

“La pesquisa activa y nomi­nal, es decir, el chequeo sistemá­tico a cada trabajador para com­probar que no tiene síntomas; la disponibilidad de hipoclorito de sodio con los niveles de concen­tración requeridos; el lavado co­rrecto de las manos y la utiliza­ción del paso podálico al entrar a los locales; la desinfección de superficies; el distanciamiento físico y el uso del nasobuco son las reglas de oro para contener el avance de la COVID-19, pero se incumplen día tras día”.

Ante la detección de viola­ciones los inspectores no andan con paños tibios, se penaliza, sí, en número y cuantías nada des­preciables; no obstante parece ser poco efectivo, lo demuestran cifras como las decenas de instituciones de la provincia donde en lo que va del 2021 se han dado situaciones epidemiológicas relacionadas con el nuevo coronavirus.

“En este propio mes, por ejemplo, hemos visitado 3 mil 348 centros de trabajo e indicado 162 paralizaciones por condiciones higiénicas desfavorables, comen­ta Escalona Cuñat. Además, se han impuesto 2 mil 292 multas, 125 de ellas a personas que an­teriormente habían recibido san­ciones punitivas por la misma causa: violar lo establecido”.

 

¿Y qué más?

No es poco lo que se ha hecho en Santiago de Cuba para evitar que crezca, como lamentablemente ha sucedido, el número de contagiados, e incluso los fallecidos. El decursar de los días confirma que es preciso mayor efectividad, y también disci­plina y percepción del riesgo.

“A la CTC y sus sindicatos nos falta ser más perseverantes en la misión de apoyo al enfren­tamiento a la COVID-19, reconoce Inalvis Ayarde Guevara, miembro del Secretariado Provincial de la Central de Trabajadores de Cuba.

Falta más, sin duda. En las sedes centrales de la Oficina del Conservador de la Ciudad y de la Empresa Eléctrica se eviden­ciaron brechas que se dan en otros centros laborales.

Rostros descubiertos y so­luciones desinfectantes sin la concentración de hipoclorito de sodio correcta, por solo citar dos cuestiones, estuvieron a la orden del día, particularmente en la Empresa Eléctrica, donde otras violaciones se hicieron tangibles.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu