Insólita depredación

Insólita depredación

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…
Convertidas en peligrosas barreras arquitectónicas para los distraídos caminantes, han sido ubicadas estas plataformas (en primer plano de la foto) como “tapones” en los lugares donde fueron destruidas las luminarias soterradas.
Convertidas en peligrosas barreras arquitectónicas para los distraídos caminantes, han sido ubicadas estas plataformas (en primer plano de la foto) como “tapones” en los lugares donde fueron destruidas las luminarias soterradas.

Moderno y seductor por su estética y funcionabilidad, el bulevar de la ciudad de Ciego de  Ávila constituye uno de los más bellos proyectos —si no el más— de su tipo, de los construidos en diferentes urbes del país. Inaugurado en  diciembre del 2008 como parte de la reanimación urbanística de esa localidad, el suntuoso  paseo, paradójicamente, ha sido condenado a perecer, víctima de la indisciplina y el maltrato social.

De la lozanía de las plantas ornamentales se encarga un grupo de trabajadores, entre ellos, Evelio Cardoso Urquía y Ernesto Águila Carrillo.
De la lozanía de las plantas ornamentales se encarga un grupo de trabajadores, entre ellos, Evelio Cardoso Urquía y Ernesto Águila Carrillo.

Visitantes de diferentes partes del mundo han elogiado la novedosa vía peatonal  de cuatro cuadras, en cuyo diseño participaron prestigiosos arquitectos y creadores  de la plástica en Ciego de Ávila. Erigida en  la calle Independencia, desde el legendario  Parque Martí hasta la avenida de Los Locutores, allí se recrean sobresalientes valores patrimoniales, en tanto se acentúa el  eclecticismo que prevaleció en esa región  desde su fundación en la década de los 40  del siglo XIX, y posteriormente ampliado  bajo el furor del desarrollo agrícola y ganadero a inicios de la pasada centuria.

Escenario desde su apertura de importantes acontecimientos culturales, entre ellos  la Feria Internacional del Libro, y acreedor  del primer premio del Salón Provincial de  Arquitectura, el paseo avileño fue planeado  con elementos alusivos a esa singular tendencia urbanística y con determinados acentos de la modernidad visual, construidos con metales —luminarias, ceniceros, bancos, áreas techadas para el descanso, entre  otros—, y cuenta con un alumbrado —aéreo  y soterrado— que puntualiza y contrasta el  ambiente caribeño sugerido por las variadas  plantas sembradas en enormes jardineras y  por la diversidad de colores, cálidos y fríos,  utilizados no solo en las piezas integradas al  conjunto, sino también en las fachadas de las  edificaciones existentes a cada lado de ese  tramo de aquella calle conocida por su importancia comercial.

Sin embargo, a pesar de los esfuerzos de la unidad básica de aseguramiento y construcción de Comunales —que tuvo a su cargo  su construcción— y del empeño de la Empresa  Eléctrica y la constante vigilia de dos de sus  más connotados creadores, el arquitecto Even  López y el artesano José Alberto Pérez, buena  parte de los ceniceros especialmente diseñados para ese espacio público han sido robados  o destruidos, en tanto varias de las luminarias soterradas fueron dañadas y en algunas  partes aniquiladas las cadenas existentes entre las columnas que funcionan como separadores.

Personas inescrupulosas, que laceran de ese modo el paradisíaco lugar para el paseo de locales y visitantes, igualmente vierten desechos de alimentos sobre el pavimento multicolor, dejan marcas sobre los bancos y paredes de los edificios integrados al regio conjunto en el que también existen fuentes, esculturas y un sistema de amplificación de sonido con música instrumental que realza el apacible ambiente de aquella zona del centro de la ciudad.

Preservar ese hermoso bulevar no solo depende de la gratitud y la buena voluntad de los avileños, sino, ante todo, de una mayor exigencia por parte de quienes tienen el  deber de velar porque hechos tan perversos  como estos no pongan en riesgo la existencia  de una obra considerada como joya de la arquitectura y el arte…

En ambos lados de las papeleras, especialmente concebidas para este proyecto, fueron ubicados los ceniceros, muchos de los cuales ya han desaparecido.
En ambos lados de las papeleras, especialmente concebidas para este proyecto, fueron ubicados los ceniceros, muchos de los cuales ya han desaparecido.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu