Programación de verano en la Televisión: Lo que hay, lo que falta

Programación de verano en la Televisión: Lo que hay, lo que falta

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 puntos, 1 votos)
Cargando…

La pandemia ha marcado de tal manera las dinámicas sociales que la propia noción de las etapas de receso se ha relativizado. Como ya es tradición, la Televisión Cubana concibió una programación para el descanso veraniego, aunque hace tiempo que los niños están en casa y muchos de los adultos también. Y ahora, cuando faltan casi todas las opciones de entretenimiento que impliquen convocatorias popula­res, la singularidad y el atractivo de una programación de verano en la Televisión tendría que extender­se más que nunca al año entero.

El programa Una calle y mil caminos ha estrenado interesantes filmes. En la imagen, Silencio, de Yoel Infante.
El programa Una calle y mil caminos ha estrenado interesantes filmes. En la imagen, Silencio, de Yoel Infante.

No obstante, hay que agrade­cer el empeño. Se ha logrado en buena medida distinguir la pro­puesta desde una concepción es­tructural que busca la coherencia y la articulación sistémica.

La programación de verano no está solo en Cubavisión (CV), aunque el canal generalista acoja algunas de las más significativas opciones. Pero la diversificación y la especialización de los conteni­dos en todos los canales tiene que seguir siendo línea de trabajo. Es preciso consolidar ese camino.

El plato fuerte de Tele Rebelde, por supuesto, ha sido la transmisión, durante las 24 horas, de los Juegos Olímpicos de Tokio, a la que se sumó el Canal Educativo. Extraordinaria fue la cobertura, pocos canales pú­blicos del mundo pudieron contar con tantas horas en tantos deportes. Y fue funcional la manera en que se articularon los espacios de análisis y las retransmisiones.

El set olímpico convenció a mu­chos por su monumentalidad y la eficacia del diseño (aunque, como suele suceder, la iluminación no es­tuviera siempre a la altura). Es alen­tador ese sentido del espectáculo en la presentación deportiva. Falta en otros ámbitos de la Televisión, en los que la medianía o la cautela priman.

Aunque ciertos programas mu­sicales, particularmente Canción contigo (domingos, CV), lograron cierto despliegue en sus puestas, se extrañaron las grandes propuestas a las que ya había acostumbrado al público, con sus luces y sombras la productora RTV Comercial. La contingencia sanitaria jugó en con­tra. La noche del sábado todavía no tiene el programa que se merece. Mejor servidos estuvieron los niños, con ofertas nacionales (interesantes Corazón feliz y Travesura musical, los sábados en CV) y extranjeros que cubrieron un amplísimo espectro genérico.

La programación fílmica siguió apostando por una variedad que resulta complicado garantizar todo el tiempo, pero que se afianza en espacios especializados. Plausible la transmisión de películas cuba­nas, gracias a la colaboración con el Icaic; permanente demanda de mu­chos espectadores.

Hay telenovela cubana de estre­no, que alterna con la brasileña de turno (¿algún día se podrá estabilizar la frecuencia diaria de las telenovelas en horario estelar? —esa es la pre­gunta del millón); pero a estas les de­dicaremos comentarios más adelante, como es tradición.

Relevante ha sido el estreno de varios dramatizados unitarios, cuentos y telefilmes que en general tributan al salto de calidad formal de dichos géneros en los últimos años. Poco a poco el dramatizado cubano ha ido acercándose a ciertos estándares internacionales (desde el punto de vista de la factura), y en ese sentido los productos no seriados están en la vanguardia. La aspira­ción debería ser que todas las tele­novelas cubanas “se vieran” como la mayoría de los telefilmes nacionales.

Ninguno de los nuevos progra­mas humorísticos ha logrado el impacto popular que, afortunada­mente, mantiene Vivir del cuento; si bien La hora de Noelia ha divi­dido al público entre admiradores entusiastas y detractores enfáticos.

El desafío mayor de las series humorísticas, más que el tema o incluso las potencialidades de la historia, está en el tono, y en su concreción en el guion y la puesta. Para eso no bastan los personajes, aunque estén bien construidos.

Las estrategias de promoción de la propia Televisión merecerían un análisis más reposado. Cubavisión, por ejemplo, ha ido consolidando una identidad de canal, que se eviden­cia en su programación de cambio. El verano televisivo siempre ha sido laboratorio y plataforma de lanza­miento de nuevas maneras de hacer.

2 comentarios en Programación de verano en la Televisión: Lo que hay, lo que falta

  1. saludos si todavia falta mucho por lograr una television armonica en el entretenimiento sobre todo los domingos y los sabaddos y que decir del programa de noelia amen pero es muy pujom auuque a veces se pasa de tanta vervorea

  2. Respeto todos los criterios respecto a la programación de verano en la TV, respeto el arduo trabajo de las personas que tanto se esmeran en conseguir una programación entretenida y para todos los gustos,que es casi imposible. Pero no es menos cierto que desde hace años esta programación de verano ha perdido calidad y atractivo, es cada año peor, sin justificaciones. Los programas para niños son de muy mal gusto y para los adultos ni hablar. Las telenovelas no son la solución, ni lo son los programas que quieren ser humorísticos a la fuerza. Los filmes extranjeros, siempre muy esperados, ya no cumplen las exigencias del publico televidente. En Arte 7, por ejemplol, todos los filmes son dramas y mas dramas; Cuadro a cuadro desapareció y los domingos en multivisión los filmes son para llorar no para entretenerse. Hay que pensar en el gusto de la población, no en el gusto estético o en el concepto de entretenimiento de quienes realizan la programación de verano o televisiva en general. Todos sabemos lo que le gusta a los cubanos. No hay que forzar los gustos ni imponer patrones. Concluyo, la programación de verano y de televisión en general no satisface los gustos de quienes queremos entretenernos sin tener que salir de casa.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu