Chávez, materia de hombre

Chávez, materia de hombre

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

La imagen que acompaña este texto está cargada de simbolismo. Es del cierre de la última campaña electoral de Hugo Chávez Frías. Días después, el 7 de octubre del 2012, ganó las presidenciales con arrolladora fuerza. Para entonces ya sabía que la muerte le andaba rondando.

 

 

Este 28 de julio, el más reciente mártir de América Latina hubiera cumplido 67 años. Nació de una pareja de maestros rurales, de esos que no miran a los zapatos de sus alumnos, sino a los ojos para conocerles el alma. De ellos heredó ciertas dotes de pedagogo y su fervor por la historia. A la abuela debe su amor por la naturaleza y la certeza de que compartir, incluso la pobreza, es un don.

De niño quiso ser pintor o pelotero, pero fue en la academia militar donde descubrió su verdadero talento. Allí, entre clases y soldados, se preparó para la contienda que le esperaba. Desde intrincados campamentos soñó con lo imposible y dejó encaminado el proyecto más avanzado de esa vieja utopía que es la unidad de Latinoamérica.

En 1998 fue electo por primera vez presidente de Venezuela. Obtuvo el 58 % de los votos. Asumió el poder el 2 de febrero del 1999 y desde entonces impulsó cambios fundamentales en la constitución. El 30 de julio del 2000 se realizaron nuevas elecciones para «relegitimar todos los poderes». Las ganó con el 59,76 % de los votos. Seis años después, el 3 de diciembre del 2006, es reelegido presidente de la República Bolivariana de Venezuela con un apoyo aún mayor (62,84 %). De la victoria de octubre del 2012 ya hemos hablado.

Tan vertiginosa carrera política define en gran medida ese vivir de “milagro en milagro” a que hizo referencia cuando ya se sabía herido por el cáncer.

Chávez se hundió en Cristo, en Bolívar, en Simón Rodríguez, en Martí, en Zamora, en Fidel Castro… Hizo posible la equidad en la Tierra y se convirtió en inspiración, en un pozo inagotable de coraje, para recordarnos —desde aquella frase homérica, “Ni de piedra estoy hecho ni de bronce, sino de hombre”— que el heroísmo es posible y cotidiano.

El siglo XXI latinoamericano ya no podrá entenderse sin tomar en cuenta el legado de Hugo Chávez y su batalla por la unidad contra el neoliberalismo brutal que señorea la región.

 

Rinde homenaje Presidente cubano a comandante Hugo Chávez

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu