Se hace camino al andar

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Dicen que el camino más lar­go es quedarse parado, por ello para avanzar en el propósito de que la empresa estatal socialista constituya el eslabón fundamen­tal de la economía, en el 2019 se adoptaron 28 decisiones y otras 15 en septiembre del 2020. Aun­que se tomaron en momentos di­ferentes responden a los mismos objetivos y algunas constituyen un avance en relación con sus predecesoras, y ponen a la em­presa en mejores condiciones de asumir la Tarea Ordenamiento. Por razones de espacio comenta­remos varios aspectos de las 15 últimas medidas.

Se aprobó, respecto al des­tino de las utilidades retenidas después de los impuestos, flexi­bilizar la distribución de estas a los trabajadores, para lo cual se establece un reglamento de acuerdo con el sindicato. Se in­cluyen dos nuevos destinos: un fondo para financiar la adqui­sición y construcción de vivien­das, y la estimulación colectiva a trabajadores y colectivos la­borales.

El máximo órgano colegia­do de la entidad está facultado para aprobar el pago por distri­bución de utilidades a los tra­bajadores que han sido sancio­nados por indisciplina durante el año, excepto si la violación es considerada grave. Se flexibili­za igualmente la utilización de los cargos técnicos relaciona­dos en los calificadores, como el diseño de cargos propios, des­cartando los vinculados con el cumplimiento de funciones es­tatales.

Se generaliza a todo el siste­ma empresarial el “pago por alto desempeño”, que es un comple­mento al reconocimiento moral de forma excepcional a un tra­bajador o colectivo. No tiene ca­rácter masivo y se aprueba por el consejo de dirección de la em­presa oído el parecer de la orga­nización sindical.

Los jubilados pueden contra­tarse en igual cargo que el que desempeñaban siempre que sea interés de la entidad, y se mo­difica el cálculo de su pensión a los que acumulen 45 años o más de servicios, se reincorporen y laboren al menos cinco años o más.

Ya es posible contratar para determinados servicios, dife­rentes a los que habitualmente realizan, según sus contratos, a trabajadores de la entidad fuera de su jornada laboral.

También se unifican los con­ceptos de actividades secunda­rias, eventuales y de apoyo para flexibilizar su uso a partir de considerar todas las que no es­tén comprendidas en el objeto social.

Se amplían las facultades de los jefes de las unidades em­presariales de base (UEB) para acceder directamente a créditos otorgados por el sistema banca­rio o instituciones financieras; operar cuentas bancarias de ingresos y gastos dentro de los límites del plan y presupuesto desagregado; aprobar los pre­cios y tarifas de sus productos o servicios, respetando la política de precios de la empresa; apro­bar inversiones no nominales que permitan solucionar impre­vistos y restituir equipos; entre otras.

Se aprobó la empresa fi­lial, un paso intermedio hacia el proceso de restructuración y modernización del sistema em­presarial. Esta se constituye a propuesta de la empresa y se presenta a la aprobación del Mi­nisterio de Economía y Planifi­cación mediante la Organización Superior de Dirección Empresa­rial (Osde), Organismo de la Ad­ministración Central del Estado (Oace) o el gobierno territorial. Es subordinada de la empresa que la crea, la cual le cede parte de su patrimonio y tiene perso­nalidad jurídica.

Estas y otras flexibilidades permitirán el avance del princi­pal eslabón de la economía, sin olvidar que se hace camino al andar.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu