Codo a codo con la necesidad (+ Fotos)

Codo a codo con la necesidad (+ Fotos)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

La incertidumbre que siente Wilfredo Pavón Riverón sobre su interrumpida labor como artesano para el turismo en el Museo de la Revolución va de la mano con el agradecimiento por la pronta respuesta de la Asistencia Social en las actuales circunstancias de la COVID-19.

Wilfredo Pavón solicitó una ayuda temporal monetaria al no poder ejercer su labor como trabajador por cuenta propia. Foto: Heriberto González Brito
Wilfredo Pavón solicitó una ayuda temporal monetaria al no poder ejercer su labor como trabajador por cuenta propia. Foto: Heriberto González Brito

Este cuentapropista del municipio de Regla es una de las cuatro primeras personas que presentó una solicitud de ayuda ante la Dirección Municipal de Trabajadores Sociales, por las afectaciones al núcleo familiar que integra con su esposa e hija adolescente, y él como único sostén económico.

Lucía Reyes Rodríguez, experimentada trabajadora social del poblado ultramarino, aseguró que en menos de una semana desde que Wilfredo hizo por escrito su petición, ella visitó y caracterizó la situación de la familia, y el día de nuestra visita ya estaban a la espera de la impresión de la chequera para el cobro de una ayuda temporal monetaria, mientras dure la situación excepcional.

Es una de las tareas que realizan en estos momentos en todo el país los trabajadores sociales, en medio de las medidas adoptadas por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social para el enfrentamiento a la epidemia del nuevo coronavirus.

“Identificar a los núcleos más vulnerables en el territorio y llegarles con la colaboración que esté en nuestras manos es la esencia de nuestra misión”, explicó Lázaro de Armas Rodríguez, director de Trabajadores Sociales en Regla.

Lázaro de Armas Rodríguez, director de Trabajadores Sociales en Regla. Foto: Heriberto González Brito
Lázaro de Armas Rodríguez, director de Trabajadores Sociales en Regla. Foto: Heriberto González Brito

Como parte de esa pesquisa constante en esa localidad registran ahora 171 núcleos familiares vulnerables, 615 personas con diversas discapacidades y 149 adultos mayores que viven solos, a quienes brindan distintas facilidades y atenciones.

El esfuerzo además se multiplica, porque de más de una veintena de trabajadores sociales con que allí cuentan, solo ocho permanecen “en el terreno”. Precisó el funcionario que varias madres se encuentran en el hogar al cuidado de sus hijos pequeños, mientras que sus trabajadores más jóvenes, seis muchachas y tres varones casi recién graduados de esa especialidad, dieron su disposición para laborar temporalmente en un centro de aislamiento aledaño al Hospital Militar Luis Díaz Soto, el Naval donde primero recibieron a viajeros del exterior, y en estos momentos albergan a pacientes con sospecha de contagio al SARS-CoV-2.

A Filiberto Tejera Martínez, con 73 años y evidentes limitaciones físicas, cada día le llevan a su casa el almuerzo y la comida que elaboran en el Sistema de Atención a la Familia (SAF) de Los Laureles, una de las siete unidades de este tipo perteneciente a la Gastronomía en Regla, con más de mil usuarios en total.

A Filiberto Tejera Martínez, con 73 años y evidentes limitaciones físicas, cada día le llevan a su casa el almuerzo y la comida. Identificar a los núcleos más vulnerables y ayudarles en todo lo posible es la misión de los trabajadores sociales. Foto: Heriberto González Brito
A Filiberto Tejera Martínez, con 73 años y evidentes limitaciones físicas, cada día le llevan a su casa el almuerzo y la comida. Identificar a los núcleos más vulnerables y ayudarles en todo lo posible es la misión de los trabajadores sociales. Foto: Heriberto González Brito

Su administrador, Nelson Borges Durán, precisó que es a través de los trabajadores sociales que allí inscriben y actualizan los casos de personas ancianas que reciben el servicio, unos 150 solo en ese establecimiento.

Como el aislamiento social que exige el enfrentamiento a la COVID-19 ya no les permite que consuman los alimentos en el propio SAF, otra preocupación para los trabajadores sociales es chequear que sus beneficiarios los reciban, ya sea porque algún vecino o pariente se los lleve a la casa, o los propios trabajadores de Los Laureles lo hagan, de modo que no tengan que abandonar su vivienda.

“Cuando llego a mi casa por la tarde me duelen los pies de tanto caminar, pero yo los veo ya como si fueran familiares míos”, aseguró Miriam Genaro, auxiliar de limpieza del SAF de Regla, y una de las trabajadoras que más se destacan en la distribución de las cantinas a los adultos mayores que lo necesitan.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu