Para no engañarnos

Para no engañarnos

Juristas camagüeyanos se prepararon sobre la Ley Helms-Burton antes de participar en los intercambios con el pueblo

Las escondidas artimañas que entraña cada capítulo de la Ley Helms-Burton, así como su esencia política y no jurídica fueron algunos de los temas abordados por juristas camagüeyanos durante un seminario de preparación que se realizó antes de los debates en los barrios donde el pueblo argumentará sus motivos para no aprobar la normativa.

“La esencia de la Helms-Burton forma parte de las intenciones históricas de las estructuras de poder norteamericanas, sobre todo para con Cuba”, así comenzó el diálogo con Yareimis Tejeda, profesora de la Universidad de Camagüey .

Se habló también sobre el título 1, algo a lo que hay que prestarle atención según explicó la educadora porque eleva a categoría de ley lo que antes se amparaban como decisiones ejecutivas.

Sobre las nacionalizaciones, indicó que son un derecho de Estado, aunque ellos quieran condenarlo. Pero con otras naciones se pudieron firmar acuerdos de compensaciones, mientras que el Gobierno de Estados Unidos le suma ceros a la deuda y hasta 1997 exigían un pago de 100 mil millones de dólares, cifra que pretenden cobrar antes de suspender el bloqueo.

“Para ellos las naciones deben respetar todos los derechos, sin embargo, violan sus propias normas al prohibir derechos constitucionales como el de viajar y quebrantan acuerdos entre naciones”, argumentó Tejeda.

Pero Cuba tiene su ley antídoto, la Ley 80 de Reafirmación de la Dignidad y Soberanía Cubanas que confirma que la Ley Helms-Burton es ilícita y sin valor jurídico alguno. Este apartado ratifica la dignidad y soberanía de la nación, que desde 1996 declara ilícita y sin valor la Ley Helms-Burton, inaplicable y sin efecto jurídico alguno en el territorio nacional.

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu