Perfeccionamiento versus tradición

Perfeccionamiento versus tradición

Jorge Luis Coll Untoria, estudiante de Periodismo

El béisbol y sus “adversidades” vienen siendo noticia desde hace tiempo y los diferentes contextos exigen reformas que, para muchos, no deberían siquiera considerarse. Detrás de cada cambio parecen primar diversos intereses —económicos en su gran mayoría—, aunque también existe un importante segmento de público a favor de las nuevas medidas.

Cuando el titular de la WBSC, Ricardo Fraccari, reveló que tras la cita olímpica del próximo año los partidos organizados por dicha entidad serán a siete entradas, la avalancha de opiniones no se hizo esperar. Fue un movimiento de todo o nada: el sacrificio de una ficha en aras de alcanzar un “objetivo mayor”.

Se alega la necesidad de evolución para que el deporte permanezca en el programa olímpico y el juego se haga más dinámico, de manera que pueda competir con otras disciplinas más seguidas y de mayor preferencia por la juventud. Pero ya se ha demostrado que resulta irrelevante cuántas entradas, strikes o bolas se reduzcan en el reglamento cuando se trata de la inclusión o no del béisbol en la justa de los cinco aros.

La WBSC busca ganar fuerza, mientras la Major League Baseball continuará con los choques a nueve innings y organizará un torneo como el Clásico Mundial, en el que a muchos defensores de esta medida se les olvidará si llevan tres o cuatro horas frente a la tele.

Fraccari está obligado a actuar, aprovechando los argumentos que se han hecho populares y saturan las neuronas de quienes aman el béisbol como lo conocen desde siempre. Cambie lo que cambie, se le cuestionará y si no intenta algo los torneos de la WBSC serán, con el tiempo, cada vez más intrascendentes y alejarán  la pelota del sueño olímpico del cual fue despertado para la lid nipona.

Si bien la tesis de los siete innings tiene puntos a favor, no luce lo suficientemente sólida, pues parece carecer del aliento suficiente para lograr esa suma de adeptos que eleve los estándares de la pelota jugada al margen de la gran carpa y su Clásico Mundial.

Defender la costumbre es como escudar la cultura. Los problemas no los tiene el béisbol, sino quienes lo rechazan. Pero no falta mucho para enterarnos del final de este inning y pronto sabremos si se poncha la WBSC en el intento de batear esa curva engañosa que viene en busca de un renacer y amenaza con lacerar la tradición.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu