Ley atemperada a la realidad social

Ley atemperada a la realidad social

Por: Ramón Barreras Ferrán, Arturo Chang y Alina Martínez Triay

Aun cuando algunos lo desean y otros lo asocian al envejecimiento, a la disminución de facultades o la imprescindible atención familiar, lo cierto es que la jubilación constituye para muchos cubanos y cubanas un momento de alegrías y tristezas combinadas; una realidad que debe comprenderse con una mirada multisectorial.

En el año 2015 nuestro periódico publicó una entrevista a Rina Peñalver González, quien a sus entonces 89 años impartía clases en el Instituto Preuniversitario Urbano Gerardo Abreu Fontán, del municipio capitalino de Centro Habana. “Para mí el aula es una necesidad, un bálsamo”, declaró en esa ocasión la abnegada mujer que se levantaba poco después de las cinco de la mañana para trasladarse desde su vivienda en San Miguel del Padrón y llegar al preuniversitario temprano “pues los maestros tienen que dar el ejemplo”. Actualmente Rina se mantiene activa en el mismo lugar. | foto: Agustín Borrego
En el año 2015 nuestro periódico publicó una entrevista a Rina Peñalver González, quien a sus entonces 89 años impartía clases en el Instituto Preuniversitario Urbano Gerardo Abreu Fontán, del municipio capitalino de Centro Habana. “Para mí el aula es una necesidad, un bálsamo”, declaró en esa ocasión la abnegada mujer que se levantaba poco después de las cinco de la mañana para trasladarse desde su vivienda en San Miguel del Padrón y llegar al preuniversitario temprano “pues los maestros tienen que dar el ejemplo”. Actualmente Rina se mantiene activa en el mismo lugar. | foto: Agustín Borrego

La discusión del documento Bases para el Fortalecimiento de la Misión del Movimiento Sindical Cubano resultó un espacio en el que los trabajadores emitieron de manera democrática sus preocupaciones, entre ellas algunas relativas a la Ley no. 105 de Seguridad Social, vigente en Cuba desde el 2009, y que establece los requisitos para la jubilación: las mujeres deben haber arribado a los 60 años y los hombres a los 65.

Persisten las condiciones por las cuales fueron extendidas las edades de jubilación para hombres y mujeres. La baja fecundidad y natalidad, y el aumento de la esperanza de vida en el país son factores que han provocado una disminución del grupo que arriba a la edad laboral, a la vez que aumentan las personas en edad de jubilación. Como se ha subrayado, si no hay fuerza de trabajo no habrá desarrollo económico y social y, por ende, desaparecerían las fuentes que sustentan el sistema de seguridad de la sociedad y las conquistas de la Revolución.

Ello hace imposible reformular la Ley, aunque nada de lo planteado durante el amplio proceso orgánico del XXI Congreso de la CTC dejará de tenerse en cuenta y analizarse.

En el Primer Período Ordinario de Sesiones de la Séptima Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular efectuado en julio del 2008, se encomendó a la CTC y al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) realizar un proceso de consulta del anteproyecto de Ley, el que contó con el respaldo de más del 99 % de los 3 millones 85 mil trabajadores que participaron en 85 mil 301 asambleas.

La Ley de Seguridad Social, puesta en vigor al ser publicada en la Gaceta Oficial en el 2009, fue la respuesta a la realidad social, sin dañar a los trabajadores.

En su contenido establece beneficios, como ampliar a 15 años el período para seleccionar los de más altos salarios del trabajador con vistas a la retribución y modificar el cálculo de la pensión, propiciando que tenga mayor correspondencia con el aporte, el salario y la permanencia laboral. En el caso de los ingresos que excedan los 250 pesos mensuales, se toma al 100 % el salario promedio mensual, y a ese total se le aplica el 60 % en lugar del 50 % anterior. Además, por cada año de servicio que sobrepase los 30, se incrementa la pensión en un 2 por ciento.

De igual forma, favorece, entre otros aspectos, que los pensionados por vejez puedan reincorporarse al trabajo y devengar el salario del cargo que ocupen y la pensión, y que para proteger a los trabajadores se diseñó el llamado Período de Tránsito, el cual se extendería por siete años para incrementar poco a poco la edad de la jubilación, período que ya concluyó.

Sensibilidad ante cada caso

Al sitio web de nuestro periódico han llegado numerosos criterios acerca de este tema como el de una internauta que firma con el nombre de Dulce, quien opina que para fijar la edad de retiro no se pueden hacer comparaciones con países desarrollados que tienen el mismo problema, porque las condiciones de trabajo y de transporte no son las mismas. En muchos de esos lugares, afirma, las personas poseen transporte propio o pueden contar con un horario abierto, tienen alternativas como las de ser consultores o asesores, y otras que no las obligan a cumplir un horario rígido. “Para mí, estas opciones no son posibles, tengo 56 años, 34 trabajados, problemas de salud y tengo que coger guaguas y caminar muchísimas cuadras para llegar antes de las 7:30 a.m. mi trabajo, exhorto a un reanálisis y flexibilidad”.

Sin duda las decisiones que se toman en Cuba en relación con la jubilación tienen que enmarcarse necesariamente en el contexto de una alta esperanza de vida que nada le envidia a países desarrollados. Es cierto que en nuestra sociedad existen limitaciones como las del transporte y otras que complejizan el día a día de los trabajadores, y se hacen sentir con mayor fuerza sobre aquellos de mayor edad a quienes se les han sumado diversos padecimientos. Pero sí existen en determinados puestos las opciones que se mencionan y horarios flexibles que tal vez no se ajusten al tipo de labor que realiza la internauta.

No obstante, es posible que su situación y la de muchos otros no tengan que esperar al reanálisis de la Ley, sino mejorar con medidas administrativas internas.

He ahí un terreno donde se puede trabajar mucho en favor de los trabajadores que están cercanos a la edad del retiro, y cuyo aporte al centro resulta valioso y necesario. Les corresponde a la administración y a la organización sindical estudiar a profundidad y aplicar correctamente las posibilidades que ofrece la legislación y, además procurar que estas personas tengan adecuadas condiciones de trabajo.

Una tendencia mundial

Una mirada rápida a la red de redes nos permite un repaso, a manera de apuntes para la reflexión, de lo que estaba ocurriendo el pasado año con la jubilación en ese mundo desarrollado. “Así se retiran los europeos: La jubilación a los 67 (y más) se expande”, señalaba un titular del sitio web cincodias.elpais.com referido al último informe de la Comisión Europea sobre sistemas de pensiones, dado a conocer en el mes de mayo donde los expertos europeos destacaban que el objetivo era ir ajustando en los próximos años “el tiempo de cobro de la pensión a la esperanza de vida”. Ya los 67 años regían en Alemania desde el 2013.

Nos llamó la atención en ese reporte que los británicos se jubilaban en ese momento a los 65 años (ellos), por delante de los 63 y cinco meses de ellas, y lo harían ambos a los 66 a partir del 2020. “La edad de retiro, afirmaba el texto, es el parámetro que más han modificado todos los países y en casi todos los casos para incrementarla e igualarla para hombres y mujeres”.

Otro dato interesante con fecha de junio del pasado año: En Estados Unidos —reseña el sitio Usagov en español— para jubilarse y solicitar los beneficios del Seguro Social la persona debe tener al menos 62 años, sin embargo a esa edad recibirá sus beneficios reducidos para siempre. Si por el contrario decide jubilarse a los 67 años obtendrá sus beneficios completos.

 

Jubilación y júbilo

El término jubilación proviene de la expresión latina jubileo que quiere decir placer, gozo, alegría. Para que en las condiciones cubanas se cumpla ese significado es necesario seguir dando pasos, con el fin de que las personas que dedicaron una buena parte de su vida al trabajo no sufran frustraciones al llegar el momento en que no pueden continuar sus faenas.

Existen medidas que requieren un mejor desempeño de la economía, pero hay otras que dependen de decisiones administrativas a veces muy locales y específicas de un centro, que pueden contribuir a la permanencia en el puesto de trabajo, sobre todo cuando la fuerza laboral tiende a ser deficitaria en sentido general, como en el caso cubano.

Las organizaciones sindicales tienen que coordinar sus esfuerzos para ese fin junto con las administraciones. Los criterios aportados sobre el tema por los trabajadores en cada lugar deben constituir una guía de acción, pues, como se ha afirmado, no todos los problemas planteados en el proceso orgánico del XXI Congreso de la CTC tienen que esperar a sus sesiones finales para encontrar respuesta.

24 comentarios en Ley atemperada a la realidad social

  1. tema muy polemico, hace falta que el XXI congreso de los trabajadores se pronuncie porque se le brinde una mayor atencion a los pensionados porque practicamente hoy se sienten olvidados, y tambien me refiero a los que lucharon por la libertad de este pais ( a los combatientes del Ejercito Rebelde)que lo dieron todo y la chequerita que le pagan no llega a 12 pesitos si lo llevamos a l escala 1x 25.

  2. La cosa es que uno trabaja por conciencia y necesidad. Te explotas y te explotan en este pais sicialista como si fuera capitalista y aun ni siendo profesional la pension está acorde con el cambio 1.00 cuc 25.00 cup en las tiendas en divisas y la bolsa negra cuando no lo encuentras en las redes estatales de comercio y año tras años bellas explicaciones sujetas a tal ley o mas cual resolución pero ahi estan los pensionados sufriendo. Cuando se van a dar cuenta? Acaso quieren seguir engañando por otros años mas. Dense cuenta que muchos millones se van por otras vias y no son para el crecimiento economico del pais y las pensiones y salarios en el piso y hasta de los profesionales que nos quemamos las pestañas para servir mejor a este país. Unos ganan bien otros mal y siguen las desigualdades amparadas en justificaciones y mas justificaciones y hasta científicas pero el salario y pensiones de muchos en el suelo y los precios en las tiendas por las nubes.

  3. Mi comentario es coincidente con varios aspectos planteados con los que me antecedieron, Primero, cuando se promulgo la nueva Ley la misma no tubo un concenso tan positivo, fue un consenso que tuvo muchos destractores en todos los centros de trabajo, Segundo se toman en cuenta condiciones que nuestro pais no tiene con respecto a otros, vivimos en en tropico, con escaces en la alimentacion, problemas de no tener un transporte seguro para llevarnos a trabajar, hay capas de la sociedad que tienen condiciones optimas pero son la menores, la mayoria subre la consecuencia de tener de laborar más allá de los 55 años la mujer y de 60 los hombres, los cubanos que laboraron para este regimen de problemas de vida durante muchos años se han pagado más de una jubilación, para ponerle el caso de mi esposa que se jubiló por la Ley 24, toda su vida la paso trabajando más allá de las 8 horas diarias, varias veces fue vanguardia nacional y el salario de jubilación es hoy de 275.00 pesos, eso es lo que el estado le paga a una mujer que se sacrifico toda su vida, por favor a donde vamos a llegar. Tercero, la mayoria no trabaja en oficias con aire acondicionado, no tiene carro particular que lo lleven y lo trainga al trabajo, se alimenta con lo que aparece en el dia, el salario no alcanza para pagar todos los gastos de la sociedad, con la canasta basica que se compone de cinco libra por persona de arroz,un cuarto de aceite un poquito de frijoles para el mes y acompañado de una bolsa de sal, con que enfrentamos los restos de los dias, el plato fuerte hay que lucharlo en las colas de TRD o de del CIMEX o el mercadito agricola, de que jubilacion hablamos, hay que hablar de terror, los que plantean que fueron favorables la decision tomada de cambiar la ley son de los pocos que tienen todo a pedir de boca que no hacen colas, que le tienen garantizados un servicio particular para que sus esposas o esposos no pasen trabajo, tienen garantizados un transporte para ir y venir del trabajo, tienen un buen salario, salen a viajar fuera de pais por razones X, entonces de que estamos hablando, cuando un cubano se jubila hay que hacerle un monumento y el estado está en la obligacion de pagarle un salario de jubliacion decoroso por haberle aportado a esta revolución todo lo que humanamente ha podido, llegará el momento que trabajadores enfermos con varios padecimientos tengan que seguir trabajando por que el tiempo exigido por la ley no los alcansa y si los alcanza ya estos trabajadores estaran a punto de no cobrar ni siquiera una jubilacion. Ojala los que hicieron la ley analicen los planteamientos descriptos en este periodico.

  4. Coincido con los comentarios anteriores y agrego las limitaciones económicas que afrontamos en el día a dia, pues para nadie es un secreto el problema que hay con el transporte, las carenciaas que enfrentamos a diario porque los salarios no alcanzan, entonces deben pensar y actuar las personas autorizadas con respecto a esta ley, donde tantos trabajadoras están haciendo un gran esfguerzo para cumplirlo, ya sea por problemas de salud o porque tienen familiares de más edad a su cargo que se le hace casi imposible trabajar, y en muchos casos hay que pagarle a otras personas par que nos cuiden nuestros padres mucho más enfermos.

  5. Cuando leo tantos comentarios acerca de este tema me convenzo mas del error que fue este cambio de ley hace unos años atrás y estoy en total desacuerdo conque la mayoría estuvimos de acuerdo porque no fue así, en todos los centros de trabajo hubo muchos detractores de esta ley y hoy somos muchos de los que no estuvimos de acuerdo los que estamos padeciendo por la misma. Yo espero que algún dirigente sindical y me refiero a los principales se preocupe y ocupe por todos los planteamientos que hacemos y los haga llegar al congreso y se tome una medida justa para los cientos de trabajadores que hemos dado tanto a nuestro país pero ya nos toca y necesitamos nuestro bien merecido descanso.

  6. Coincido al 100 por 100 con los que me anteceden con relación a la edad de jubilación, yo tengo 48 años de servicios justificados en el expediente laboral y por error solo cuento con 63 años de edad en vez de 66 que es lo real, me dio una iquimia cardiovacular,soy impertenso,tengo problemas en la columna que me afectan en nervio asiático de las pierna todos certificado por los medico,sin contar las operaciones de los ultimos años que son consecuencia del trabajo. sin exagerar si no se vuelve a la edad de 55 y 60 y me mantengo gracia a dios sin que mi estado de sulud empeore voy a necesitar de un ayudante quetraiga al trabajo y me lleve a la casa para poder octener los veneficos a que aspiramos todos los que hemos trabajados la mayor parte de nuestra vida.

  7. Todos los que llegan a la edad de 55 y 60 años respectivamnte han pagado su jubilacion ya durante muchos años de trabajo, con un porciento de contribucion mensual sobre salario devengado bastante elevado si se compara con el 2% anual que reciben despues por los años de trabajo, por lo que no entiendo cuando dicen que no hay dinero para pagarle a tantos jubilados, ademas estan comparando la situacion de Cuba, en este caso, con paises que tienen una economia neoliberal donde el problema no es el ser humano, si no ahorrar toda la mayor cantidad de dinero que se pueda, por otra parte hay muchos jovenes aqui que no quieren trabajar estatalmente, ademas fui testigo en aquel momento que la mayoria de los trabajadores donde yo trabajaba no estuvieron de acuerdo con eso, por lo que propongo que aquellos que no tienen limitacion alguna de salud o de otra indole y puedan continuar laborando despues de los 55 y 60 años, reciban a partir de ahi, un estimulo adicional hasta que se jubilen, es una alternativa justa en una sociedad socialista.

  8. Es una realidad que toca muy de cerca a muchas personas y de criterio a un 99% de que se debe volver a una jubilacion a los 55 años. Es muy triste que cuando nos llegue el tan esperado momento, ya sea, para seguir aportando un granito de arena ó para disfrutar el merecido descanso, no podamos disfrutar de nada, pues la salud ya decidio, y para donde vamos, es para un hospital sin poder ni ayudar en la casa. No creo que mi criterio sea exagerado , lo percibo en las personas que me rodean.

  9. Hola, coincido con la preocupación de la compañera, las mujeres profesionales nos vemos afectadas para llegar a los 45 años de trabajo, yo soy médico y tendría que trabajar hasta los 67 años para tener el beneficio de la jubilación con el 90% del salario creo que debe analizarse el tema

    • Temas muy importantes que en verdad afectan a las mujeres y que se les debe prestar una atencion en aras de buscarsele una solucion que ayude porque en mi caso comence a aborar desde los 17 años pero en ese entonces no habia posibilidades de empleo fijo y trabajaba por tal de devengar un salarito por contrato donde apareciera. Desafortunadamente siempre me mantuve ocupada en diferentes empresas y casi sin mucha interrupcion pero por falta de acesoramiento no cuento con los SNC que me avalen esos años trabajados. Entonces nunca podre alcanzar los 45 años de trabajo porque ya en la tercera edad no se en verdad si podre alcanzar mi jubilacion a los 60 porque la salud no me acompaña y cada dia me siento muy deteriorada porque no solo es el trabajo en la calle sino el de la casa que comienza por segunda jornada y nunca acaba, es tambien ser el horcon de la familia, de los hijos, el esposo y los padres ya muy envejecidos y dependientes totalmente de una. Es muy necesario se analicen estos temas preocupantes.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu