Ley atemperada a la realidad social

Ley atemperada a la realidad social

Por: Ramón Barreras Ferrán, Arturo Chang y Alina Martínez Triay

Aun cuando algunos lo desean y otros lo asocian al envejecimiento, a la disminución de facultades o la imprescindible atención familiar, lo cierto es que la jubilación constituye para muchos cubanos y cubanas un momento de alegrías y tristezas combinadas; una realidad que debe comprenderse con una mirada multisectorial.

En el año 2015 nuestro periódico publicó una entrevista a Rina Peñalver González, quien a sus entonces 89 años impartía clases en el Instituto Preuniversitario Urbano Gerardo Abreu Fontán, del municipio capitalino de Centro Habana. “Para mí el aula es una necesidad, un bálsamo”, declaró en esa ocasión la abnegada mujer que se levantaba poco después de las cinco de la mañana para trasladarse desde su vivienda en San Miguel del Padrón y llegar al preuniversitario temprano “pues los maestros tienen que dar el ejemplo”. Actualmente Rina se mantiene activa en el mismo lugar. | foto: Agustín Borrego
En el año 2015 nuestro periódico publicó una entrevista a Rina Peñalver González, quien a sus entonces 89 años impartía clases en el Instituto Preuniversitario Urbano Gerardo Abreu Fontán, del municipio capitalino de Centro Habana. “Para mí el aula es una necesidad, un bálsamo”, declaró en esa ocasión la abnegada mujer que se levantaba poco después de las cinco de la mañana para trasladarse desde su vivienda en San Miguel del Padrón y llegar al preuniversitario temprano “pues los maestros tienen que dar el ejemplo”. Actualmente Rina se mantiene activa en el mismo lugar. | foto: Agustín Borrego

La discusión del documento Bases para el Fortalecimiento de la Misión del Movimiento Sindical Cubano resultó un espacio en el que los trabajadores emitieron de manera democrática sus preocupaciones, entre ellas algunas relativas a la Ley no. 105 de Seguridad Social, vigente en Cuba desde el 2009, y que establece los requisitos para la jubilación: las mujeres deben haber arribado a los 60 años y los hombres a los 65.

Persisten las condiciones por las cuales fueron extendidas las edades de jubilación para hombres y mujeres. La baja fecundidad y natalidad, y el aumento de la esperanza de vida en el país son factores que han provocado una disminución del grupo que arriba a la edad laboral, a la vez que aumentan las personas en edad de jubilación. Como se ha subrayado, si no hay fuerza de trabajo no habrá desarrollo económico y social y, por ende, desaparecerían las fuentes que sustentan el sistema de seguridad de la sociedad y las conquistas de la Revolución.

Ello hace imposible reformular la Ley, aunque nada de lo planteado durante el amplio proceso orgánico del XXI Congreso de la CTC dejará de tenerse en cuenta y analizarse.

En el Primer Período Ordinario de Sesiones de la Séptima Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular efectuado en julio del 2008, se encomendó a la CTC y al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) realizar un proceso de consulta del anteproyecto de Ley, el que contó con el respaldo de más del 99 % de los 3 millones 85 mil trabajadores que participaron en 85 mil 301 asambleas.

La Ley de Seguridad Social, puesta en vigor al ser publicada en la Gaceta Oficial en el 2009, fue la respuesta a la realidad social, sin dañar a los trabajadores.

En su contenido establece beneficios, como ampliar a 15 años el período para seleccionar los de más altos salarios del trabajador con vistas a la retribución y modificar el cálculo de la pensión, propiciando que tenga mayor correspondencia con el aporte, el salario y la permanencia laboral. En el caso de los ingresos que excedan los 250 pesos mensuales, se toma al 100 % el salario promedio mensual, y a ese total se le aplica el 60 % en lugar del 50 % anterior. Además, por cada año de servicio que sobrepase los 30, se incrementa la pensión en un 2 por ciento.

De igual forma, favorece, entre otros aspectos, que los pensionados por vejez puedan reincorporarse al trabajo y devengar el salario del cargo que ocupen y la pensión, y que para proteger a los trabajadores se diseñó el llamado Período de Tránsito, el cual se extendería por siete años para incrementar poco a poco la edad de la jubilación, período que ya concluyó.

Sensibilidad ante cada caso

Al sitio web de nuestro periódico han llegado numerosos criterios acerca de este tema como el de una internauta que firma con el nombre de Dulce, quien opina que para fijar la edad de retiro no se pueden hacer comparaciones con países desarrollados que tienen el mismo problema, porque las condiciones de trabajo y de transporte no son las mismas. En muchos de esos lugares, afirma, las personas poseen transporte propio o pueden contar con un horario abierto, tienen alternativas como las de ser consultores o asesores, y otras que no las obligan a cumplir un horario rígido. “Para mí, estas opciones no son posibles, tengo 56 años, 34 trabajados, problemas de salud y tengo que coger guaguas y caminar muchísimas cuadras para llegar antes de las 7:30 a.m. mi trabajo, exhorto a un reanálisis y flexibilidad”.

Sin duda las decisiones que se toman en Cuba en relación con la jubilación tienen que enmarcarse necesariamente en el contexto de una alta esperanza de vida que nada le envidia a países desarrollados. Es cierto que en nuestra sociedad existen limitaciones como las del transporte y otras que complejizan el día a día de los trabajadores, y se hacen sentir con mayor fuerza sobre aquellos de mayor edad a quienes se les han sumado diversos padecimientos. Pero sí existen en determinados puestos las opciones que se mencionan y horarios flexibles que tal vez no se ajusten al tipo de labor que realiza la internauta.

No obstante, es posible que su situación y la de muchos otros no tengan que esperar al reanálisis de la Ley, sino mejorar con medidas administrativas internas.

He ahí un terreno donde se puede trabajar mucho en favor de los trabajadores que están cercanos a la edad del retiro, y cuyo aporte al centro resulta valioso y necesario. Les corresponde a la administración y a la organización sindical estudiar a profundidad y aplicar correctamente las posibilidades que ofrece la legislación y, además procurar que estas personas tengan adecuadas condiciones de trabajo.

Una tendencia mundial

Una mirada rápida a la red de redes nos permite un repaso, a manera de apuntes para la reflexión, de lo que estaba ocurriendo el pasado año con la jubilación en ese mundo desarrollado. “Así se retiran los europeos: La jubilación a los 67 (y más) se expande”, señalaba un titular del sitio web cincodias.elpais.com referido al último informe de la Comisión Europea sobre sistemas de pensiones, dado a conocer en el mes de mayo donde los expertos europeos destacaban que el objetivo era ir ajustando en los próximos años “el tiempo de cobro de la pensión a la esperanza de vida”. Ya los 67 años regían en Alemania desde el 2013.

Nos llamó la atención en ese reporte que los británicos se jubilaban en ese momento a los 65 años (ellos), por delante de los 63 y cinco meses de ellas, y lo harían ambos a los 66 a partir del 2020. “La edad de retiro, afirmaba el texto, es el parámetro que más han modificado todos los países y en casi todos los casos para incrementarla e igualarla para hombres y mujeres”.

Otro dato interesante con fecha de junio del pasado año: En Estados Unidos —reseña el sitio Usagov en español— para jubilarse y solicitar los beneficios del Seguro Social la persona debe tener al menos 62 años, sin embargo a esa edad recibirá sus beneficios reducidos para siempre. Si por el contrario decide jubilarse a los 67 años obtendrá sus beneficios completos.

 

Jubilación y júbilo

El término jubilación proviene de la expresión latina jubileo que quiere decir placer, gozo, alegría. Para que en las condiciones cubanas se cumpla ese significado es necesario seguir dando pasos, con el fin de que las personas que dedicaron una buena parte de su vida al trabajo no sufran frustraciones al llegar el momento en que no pueden continuar sus faenas.

Existen medidas que requieren un mejor desempeño de la economía, pero hay otras que dependen de decisiones administrativas a veces muy locales y específicas de un centro, que pueden contribuir a la permanencia en el puesto de trabajo, sobre todo cuando la fuerza laboral tiende a ser deficitaria en sentido general, como en el caso cubano.

Las organizaciones sindicales tienen que coordinar sus esfuerzos para ese fin junto con las administraciones. Los criterios aportados sobre el tema por los trabajadores en cada lugar deben constituir una guía de acción, pues, como se ha afirmado, no todos los problemas planteados en el proceso orgánico del XXI Congreso de la CTC tienen que esperar a sus sesiones finales para encontrar respuesta.

28 comentarios en Ley atemperada a la realidad social

  1. Quisiera que alguien explicara si en los acuerdos del 21 Congreso de los trabajadores se tomo como acuerdo lo planteado por una inmensa mayoria de los trabajadores de analizar y proponer un cambio en cuanto al % de la base de calculo para las trabajadoras que quieren jubilarse por edad y que al llegar a los 60 años no lo pueden hacer con el calculo del 90% como los hombres que se jubilan con 65 años, ese calculo es injusta para las feminas porque a pesar de trabajar en la calle como se dice, lo tiene que hacer en la casa y ademas como cuidadora de sus familiares de mayor edad y enfermos, mas aún con la situación que estamos atravesando en estos momentos con las carencias de alimentos para mantener una salud prospera y sostenible, en este caso deseo que si alguíen conoce si esto se analizara y enmendara me lo comenten por esta via ya que a todos a los que les he preguntado ninguno tiene una respuesta precisa y no he visto los acuerdos del congreso por ningula via, para poder definir la jubilación de mi esposa que ya cumplio los requisitos pero no llega a los 45 años de labor

  2. Veo mucha preocupacion con el deficit de fuerza de trabajo joven respecto a la fuerza de trabajo envejecida, existe una gran cantera de fuerza de trabajo joven en las calles inventando como buscarse un peso o mas que eso, porque no se sienten motivados a trabajr, com}nozco a muchos que dicen que no le trabajan al estado, conozco a otros con muchos deseos de trabajar pero se desgastan buscando un empleo y sio lo logra los coge la reduccion de plantillas. Yo creo que la solucion del problema no es poner un antibiotico para tratar de erradicar una enfermedad, sino, buscar las causas que la originan y prevenirlas y erradicarlas, no hagamos como el cuento del sofa

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu