Control gubernamental a Mayabeque: visita de reafirmación y continuidad

Control gubernamental a Mayabeque: visita de reafirmación y continuidad

En cuestión de calidad, siempre que demos un paso hacia adelante, no es bueno tener retrocesos. Ese fue el eje conceptual que motivó las reflexiones en la Empresa Cárnica de Nueva Paz, lugar por donde, temprano en la mañana, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, comenzó la visita gubernamental a la joven provincia de Mayabeque.
Foto: ACN
Foto: ACN

Cinco Unidades Empresariales de Base (UEB) conforman la empresa de indudable valor para el bienestar de la población, entre cuyos propósitos se incluyen redimensionar la industria y acrecentar la especialización de cuanto se elabora. Allí el Jefe de Estado habló sobre la importancia de producir con una calidad que sea única para todo lo que nazca de las fábricas, ya sea con destino a la canasta familiar, como a las tiendas recaudadoras de divisas o al turismo.

El otro concepto abordado por el mandatario tiene que ver con la pertinencia de encadenar el centro visitado con los universos de la agricultura y la ganadería, así como con productores estatales y privados, capaces de tributar a una industria que, en el caso de la Empresa Cárnica de Nueva Paz, tiene en su horizonte convertirse en un centro de referencia a nivel de país, para lo cual debe vivir una modernización tecnológica y la consiguiente capacitación de sus obreros.
Hay que desechar, en un ámbito como este, todo lo que ha sido malo, lo que no ha tenido buena presencia, lo que en resumidas cuentas no le gusta a la gente, dijo el Presidente cubano, quien en el intercambio con directivos y trabajadores de la Empresa, así como con dirigentes del país, expresó: “Lo que hay que hacer es producir, producir y producir; y todo con calidad”.
  
ESTÍMULOS PARA ACERCARSE A LA TIERRA
La tierra le da mucho al hombre, y en Cuba, como ha dicho el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, es un asunto de seguridad nacional. Que ella sea capaz de atraer, aun cuando trabajarla es duro, formó parte de los diálogos sostenidos por Díaz-Canel Bermúdez con los jóvenes trabajadores de la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) Amistad Cubano-Búlgara, ubicada en el municipio de Güines, el segundo más poblado de Mayabeque.
Yunaiky Cruz Domínguez, presidente de la CPA, respondió al mandatario múltiples preguntas que mostraban interés, entre otros temas, por la utilidad de la semilla cubana, por la importancia de diversificar los cultivos, y por el valor que entraña pagar al trabajador un salario que lo estimule en su labor, y que lo apegue a esa tarea tan vital para la Isla.
Sobre la tierra rojiza, hasta donde llegó la visita gubernamental, podían verse los sacos llenos de papas que se han dado, con buen tamaño y apariencia, gracias a una semilla nuestra, a la cual, en otros tiempos, no se le prestaba mucha atención.
Cruz Domínguez dio las gracias a Díaz-Canel por el apoyo que la CPA ha recibido de la dirección del país para acrecentar sus producciones. El Presidente, atendiendo a los resultados de la Cooperativa, los cuales se han ido superando a sí mismos año tras año, le respondió que esa es una ayuda muy bien ganada. Y antes de dejar los surcos rojizos, pidió a los trabajadores de la tierra “seguir avanzando”.
   DESTRABAR LO QUE LE DUELE AL CIUDADANO
   ¿En qué tiempo tienen los resultados? ¿Los atienden rápido? ¿Cómo es el trato? Fueron algunas de las interrogantes planteadas por Díaz-Canel Bermúdez a pobladores que esperaban en la entrada de la Unidad de Servicios y Trámites del municipio de Güines.
Allí, desde el año 2013, se ha dado vida a una experiencia de ventanilla única donde se agrupan un total de 106 trámites relacionados con la vivienda, el registro civil y otros asuntos. A partir de este proyecto integrador se reduce considerablemente el papeleo burocrático y se acortan los tiempos de espera de la población.
En intercambio con trabajadores de la entidad el Presidente cubano conoció que, en la medida que se avance en la informatización, se podrán ir perfeccionando los procesos y acercarlos más aún a las necesidades de la gente. Lo diseñado no solo posibilitará una mayor interacción del Gobierno con la población, sino también entre las propias estructuras de ese Gobierno.
Por eso el mandatario destacó la importancia de trabajar con integralidad para sumar cada vez más procesos a esta experiencia que, aun cuando no ha estado exenta de dificultades durante su implementación, demuestra cuánto puede hacerse en Cuba para disminuir trabas y facilitar la vida a los ciudadanos.
Díaz-Canel se interesó además por conocer al detalle sobre las condiciones de trabajo, el salario, la satisfacción de la población y los elementos que pudieran estar limitando el funcionamiento de esta experiencia.
Se nota que avanzamos, que se obtienen resultados; y lo que se ponga en práctica en ese sentido es de gran utilidad para el país, destacó el Jefe de Estado. Y llamó a diseñar e implementar estrategias para la capacitación de todo el personal que interviene en la realización de los trámites.
HACER LAS COSAS COMO SI FUERAN PARA UNO MISMO
Más carretillas y palas para aligerar el trabajo y así poder hacer mayor número de piezas con las cuales levantar viviendas. Eso fue lo que, en el municipio de San José de las Lajas, pidieron al Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez los obreros del Centro de Producción de Materiales de la Construcción, perteneciente a la industria local.
Allí el Jefe de Estado pudo apreciar cómo nacen bloques de manera artesanal, y también desde una pequeña máquina. No lejos había tanques para almacenar agua, elementos de techo y piso, gravilla, y otras producciones que resultan vitales para hacer una casa.
A cada paso del recorrido gubernamental asomaba el mismo desvelo que animó el paso por Mayabeque: que la calidad sea la palabra de orden. Solo así, en hacer las cosas respetando al destinatario,  pueden darse pasos en firme en pos del bienestar.
CALOR POPULAR ENTRE OBRAS REANIMADAS
Por calles conocidas del municipio de San José de Las Lajas caminó Díaz-Canel para tomar el pulso a la vida cotidiana de la provincia. El pueblo, en masa apretada, le acompañó.
Una tienda de artesanía del Fondo de Bienes Culturales donde se venden diversos productos de factura nacional, fue escenario propicio para que el mandatario insistiera en la necesidad de que la calidad y el buen gusto primen en las producciones.
A continuación el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros emprendió una singular visita a diferentes obras reanimadas o en proceso de ejecución. Al llegar a cada una de ellas se interesó, entre otras cuestiones, por la calidad de los servicios, las opiniones de la población, la disponibilidad de recursos, las limitaciones que pudieran estar incidiendo en un mejor desarrollo, y el salario de los trabajadores.
De ese modo pudo apreciar el arte que se expone en la Galería provincial; el avance en la ejecución del Centro de Gestión del Patrimonio; los problemas que presenta el taller de lentes para satisfacer las necesidades del servicio de ópticas; la ampliación de ofertas en los servicios y la gastronomía; así como las condiciones creadas en la Plaza Comercial para facilitar allí áreas de venta a trabajadores por cuenta propia.
En un estilo que busca unir voluntades y hablar con total claridad al pueblo en las visitas gubernamentales, Díaz-Canel Nermúdez se detuvo a conversar cada vez que alguien le pidió una foto o le planteó alguna angustia.
Para ayudar a destrabar problemas y encontrar las mejores soluciones, son estas visitas, insistió.
El pueblo, confiado en la Revolución, agradecía su sinceridad y daba vivas a Fidel, a Raúl, a la Patria toda.
LA UNIVERSIDAD, ALIADA ESTRATÉGICA
Porque allí también está el futuro del país, el siguiente punto del recorrido fue la Universidad Agraria de La Habana Fructuoso Rodríguez Pérez, donde el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros pudo apreciar el estado de varias de sus áreas y facultades.
Este centro de altos estudios, aunque en su naturaleza de origen fue agropecuario, en su evolución se ha ido integrando a otros saberes y tiene un desarrollo también en las ciencias sociales. Así lo destacó Díaz-Canel Bermúdez durante el encuentro con alumnos y profesores, en el cual participaron más de 15 ministros, y vicepresidentes del Gobierno.
“Esta es una visita obligada”, les dijo el mandatario. Explicó luego que, como concepto de trabajo que apoya la gestión de la administración pública y el Gobierno del país,  no se debe obviar la importancia del uso de la informatización, la comunicación social y la investigación científica.
Y para apoyar de una manera más práctica este último concepto estamos aquí, aseguró. El propósito fundamental que perseguimos con este encuentro es que los Organismos de la Administración Central del Estado tengan una vinculación más directa con las universidades, de manera tal que se enriquezca el intercambio mutuo de conocimientos.
De las principales proyecciones de los ministerios hablaron sus representantes al claustro y al estudiantado. Para concertar ideas de trabajo también tienen lugar estos encuentros durante las visitas gubernamentales a las provincias, porque en el país hay que trabajar con mesura, con urgencia, pero sin obviar cuánto pueden servir las herramientas de la ciencia.
Especial interés motivó el tema de la cultura como arma y alma de la Revolución. El Presidente recordó que la intención del imperio hoy es estandarizar su cultura y que por eso pretende fracturar las identidades de las demás naciones. La guerra, afirmó, es cultural.
En igual sentido, el ministro de Cultura, Alpidio Alonso Grau, hizo énfasis en que “la batalla contra el capitalismo es en toda la línea”.
Ciertamente, reflexionó, queda un largo trecho de perfeccionamiento de nuestras instituciones culturales, pero ellas son la garantía de una fortaleza contra la cual fracasan las intenciones de quienes hablan de privatizar la cultura, esa donde habita lo mejor de nuestra identidad.
La cultura cubana, dijo Alpidio, ha sido y es abierta, pero como definió José Martí, debe tener en su corazón lo mejor de nosotros mismos.
(Tomado de ACN con información de Yaima Puig Meneses y Alina Perera Robbio)

Un comentario en Control gubernamental a Mayabeque: visita de reafirmación y continuidad

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu