Vía crucis en Víazul

Vía crucis en Víazul

Siempre pensé que viajar en Víazul constituía una verdadera muestra de placer, y de status social para no pocos. Pero lo que descubrí en reciente viaje de La Habana a Santiago de Cuba ─dicho sea de paso, mi primera experiencia sobre un ómnibus de esa entidad─ echó por tierra lo sublime que ingenuamente creía.

Luego de pagar ¡51 cuc! por cada pasaje ─ida y regreso─ sentí impotencia ante cada atropello sufrido desde que a las 9 y 20 pm del pasado día 11 de octubre trascendimos el umbral de la terminal, enclavada frente al emblemático Zoológico de La Habana, en Nuevo Vedado.

Días antes, al reservar los pasajes, lo hicimos para esa hora porque nadie nos informó que también podíamos utilizar ómnibus con categoría de Expreso, y lógicamente, menor tiempo de viaje. De haberlo sabido hubiera podido disfrutar por más tiempo de las muchas bondades de Santiago de Cuba.

El salón de espera de la citada terminal habanera es una verdadera tortura. Nada de aire acondicionado, y una cafetería abierta, incluso, a las personas que ajenas al servicio de Viazul quisieran su disfrute.

Los boletos no indicaban número de asiento. El pasajero puede sentarse en cualquier asiento que esté vacío. Nada de puntualidad en la salida de ómnibus. Este salió rumbo a Santiago a las 10 y 50 pm, aunque el boletín indicaba la partida para las 10 de la noche.

Para colmo de males ─¿casualidad o mala suerte?─ una pertinaz gotera, cual maléfica tortura, me acompañó durante la mayor parte de las casi 16 horas de viaje. Ante mi queja el chofer me espetó una singular respuesta: “es primara vez que eso nos sucede”. No sé si podrán imaginar lo difícil de mi viaje La Habana-Santiago de Cuba.

Lo más difícil: el regreso

Si la espera en La Habana fue difícil, en Santiago tuvo calificativo de tortura agobiante. Un pequeño salón preparado para aire acondicionado, pero con los equipos rotos: una caldera, un infierno. “Imagíne Ud. si lo sabremos nosotros; esos equipos llevan meses  rotos”, dijo el funcionario que en el lugar atiende a quienes esperan para abordar el transporte. El ómnibus partió preciso. Tres y 15 pm.

A los pocos minutos un pasajero pidió al chofer música o una película en la pequeña pantalla que para esos menesteres usan esos ómnibus. “Esto está roto. Estas guaguas tienen 15 años y no dan más. Hay que esperar a que vengan otros carros”, respondió.

Otro pasajero preguntó. “¿A qué hora llegamos a Las Tunas?”.

“No sé, contestó el chofer, cuando lleguemos te digo. Esta guagua para en  Holguín para la comida y ahora no te puedo decir el tiempo que demoramos en llegar a Las Tunas”.

Un copioso aguacero acompañó el viaje casi desde su comienzo. Bajo la lluvia cayó al suelo uno de los dos limpiaparabrisas, el cual dejó de funcionar. No sé qué habría ocurrido si el accesorio caído al pavimento hubiera sido el correspondiente al chofer.

En distintos lugares del ómnibus las goteras hacían de las suyas e impedían la tranquilidad de los viajeros, aunque no me vi afectado nuevamente. ¡Ya tuve bastante con el sufrimiento del viaje de ida!

Llegamos a Bayamo. “Una parada para estirar las piernas”, dijo el chofer, aunque literalmente no hubo tiempo ni para orinar. A las 7 de la noche, parada en la Paladar Kamikar, a la entrada de la ciudad de Holguín. Mi salud financiera no me prohibía comer en ese lugar. Por suerte, la solvencia de uno de mis acompañantes permitió mi consumo allí de más de 60 pesos.

¿Por qué no parar en la recientemente construida terminal de ómnibus de la ciudad holguinera? ¿Será verdad que los choferes tienen su comisión cada vez que llegan a una paladar con la guagua cargada de pasajeros?

Reemprendemos viaje y comienza un diálogo entre los pasajeros y uno de los choferes. Algunas ideas pude anotar en mi tablet: “Antes en estas guaguas daban hasta caramelos a los pasajeros y ahora no dan nada”. “Este carro viene haciendo el viaje con solo tres velocidades; a veces tenemos que bajar de La Farola en estas condiciones”. “A esta guagua le dicen el Tren Lechero, porque para en todos lados; fíjense que no les funcionan los baños”. “Hace años que utilizo el servicio de Víazul y nunca había estado  tan malo”.

Epílogo

¿Por qué un servicio que tan bien se cobra acusa tantas deficiencias? ¿Habrá desaparecido la correspondencia precio-calidad? Me niego a creer que tenga que ser así. ¿Creerán lo mismo los directivos de Viazul o del Ministerio del Transporte?

38 comentarios en Vía crucis en Víazul

  1. Es lamentable escuchar esto después de haber sido testigo porque trabajé allí, de que esto un día fuera , La Mejor Línea para viajar.
    En su creación contaba con un colectivo que tenía un sentido de pertenencia que era motivado por la gestión de quien fuera su Director Roberto Cambell Monaga. Un directivo que surgió desde lo siemple de un taller hasta la dirección de esta empresa desde su fundación.
    Fuimos certificados por las Normas ISO y se velaba porque cada proceso desde la Base de Transporte fuera con calidad.
    Todo se fue a tierra cuando Cambell se fuera y unificaran con lo que era ASTRO y el trabajo de todo un colectivo, se acabó.
    Ya el hoy está dicho.
    No hubo nadie que tuviera la visión suficiente para darse cuenta que la profesionalidad conque fue formada la flota de choferes de Viazúl, nunca se asemejaba con lo que podrían brindar el resto de los choferes de ómnibus Nacionales. Es lamentable, pero ya hoy además del servcio en si, el estado de su parque de vehículos es deprorable. Eso no sucedía hasta la primera década de los años 2000. Cada chofer fundador se sentía orgullosos de que su ómnibus fuera el mejor desde lo técnico hasta lo estético, incluyendio aopariencia física y trato al cliente.
    Todos merecemos respeto, paguemos en la moneda que sea, pero mientras no se exija una formación PROFESIONAL para todos los choferes, que incluya, buen trato, apariencia física de excelencia, al menos hablar otro idioma etc, etc, etc. Solo hay que encuestar a los choferes que quedan de esa época y ellos dirán, como debe ser un ómnibus, unh chofer y el servicio que requiere, o´mnibus nacionales sea viazul o cualquier agencia.
    Y quñé me dice de la agencia de 26 y zoológico. Eso da verguenza. El trato dice mucho que desear, las condiciones para realizar la estancia, la reservación y todo lo demás, no está a la altura de ningún precio.
    Mientras solo se vea como una vía de recaudación, el cumplimiento de un plan y los funcionarios, dirigentes y especialistas no sean también certificados y preparados, todo será penoso

    • HOLA SOY JOSE CORZO HE VIAJADO EN VIAZUL EL JEVES 26 DE NOVIEMBRE PERO DEL 2015… PARA REGRESAR A LA HABANA EL 4 DE DICIEMBRE …DE VERAS QUE LO QUE SE DICE ES REAL..DESDE EL ANUNCIO EN RADIO TAINO QUE ESCUCHABA ANTES DE MARCHARME DE CUBA HASTA LA REALIDAD…DEJA MUCHO QUE DESEAR..LOS BOLETOS APENAS PUEDEN VERSE…NADA DE LO QUE SE DICE AQUI DISCUTO PORQUE FUI TESTIGO(JUNTO A MI PRIMA) DE TODO ES0) DE LO QUE FUIMOS A LO QUE SOMOS…ADONDE SE FUE LA SENSACION DE PLACER AL VIAJAR POR OMNIBUS EN CUBA?????

  2. Muy real su comentario cosas así y peores pasan a diario en esa vi a crisis, es un bochorno Cuba un país que quiere desarrollar el turismo tenga esa situación tan lamentable de un servicio usado y dirigido principalmente a personas foráneas, hay que la calidad del turismo en República Dominicana,Bahamas y Aruba por sólo citar tres ejemplos cercanos, que van a hacer para solucionar la difícil situación del transporte en Cuba es muy difícil saberlo, pero si urge una solución definitiva, que exista cortesía y respeto al cliente algo olvidado en estos lares.

  3. Las Tunas, octubre 28 de 2018

    A: Director de Ómnibus Provincial, Las Tunas
    Director de Ómnibus Provincial, Holguin
    Director de Terminal de Ómnibus Interprovincial, Las Tunas
    Director de Terminal de Ómnibus Interprovincial, Holguin

    Asunto: Denuncia.
    Yo, Julio Cesar Salazar Ramírez, con CI 67040114002 me dirijo a Ud. para denunciar la siguiente situación en la fecha que escribo.

    El domingo 28 de octubre me encontraba en la Terminal de Ómnibus Interprovincial de la ciudad de Holguín, donde me había registrado en la lista de espera de ese día con el número 36 para viajar en el turno de las 3:30 pm desde esa ciudad hasta las Tunas. Ya había viajado reiteradas veces ese mes a razón de visitar mi familia en Holguín y estar trabajando en Las Tunas. Ocurrió ese día, al igual que otros días anteriores en que la guagua salía, o de Las Tunas o de Holguín, con pocos pasajeros y se quedaban otros más en la lista de espera sin oportunidad de viajar.

    En el caso de la salida de Holguín, en fecha anterior a ese fin de semana se recogieron pocos pasajeros en la lista de espera, pero la guagua viro en Ciudad jardín y recogió pasajeros tanto en la parada de la Plaquita como en la propia salida de la terminan interprovincial. Estos pasajeros todos pagaron los 20 pesos pero ningún dinero pasó a la alcancía sino a los bolsillos de los choferes. Más adelante se recogió en el cruce de Maceo y Buena Aventura.
    En la anterior ocasión varios pasajeros que subimos en la lista de espera desde las Tunas, le comentamos al chofer flaco canoso del ómnibus 1698 la situación y nos planteó que ellos no se habían dado cuenta de eso y que si se hubieran dado cuenta lo habrían resuelto.
    Pero este domingo en cuestión, la situación se agravo pues nos quedamos más de 12 personas de la lista de espera sin esa oportunidad en ese viaje para llegar a Las Tunas ya que es el último del día.

    Como era tradicional en estas ocasiones al no clasificar en la lista de espera, nos dirigimos un grupo de 10 personas en masa hacia la salida de la terminal dispuestos a pagar ese dinero para poder viajar. Pero no sucedió así. En la propia salida, los choferes pararon con capacidades y solo llamaron a 3 pasajeros que estaban en la salida, a los cuales iban a recoger “porque eran un caso de la jefa de turno”, a sabiendas de que ese día no había “jefa” de turno sino jefe de turno.

    Ante el reclamo que hice personalmente a que recogiera más personas, ambos choferes dijeron que no y le reclame que entonces recogiera a una embarazada y otra mujer que estaba también entre los que le solicitábamos pasaje y tampoco accedieron. Muchos pasajeros se callaron, pero ante mis interpelaciones de que el dinero de todas maneras iba a pagarse y que siempre hacían lo mismo en la terminal, el chofer canoso me espeto “si eres policía o periodista, denúncialo o cállate la boca”. Le respondí que no era nada de las dos honrosas profesiones que si era un cubano de a pie y que ellos podían ayudar más sin interesarles tanto el dinero.

    A todas esas siguieron peleando que no podían recoger a mas nadie, sin embargo como para resguardarse o simular que ayudaban, llamaron a un oficial de las FAR, que callado acepto irse sin importarle tampoco que quedaba una embarazada en la carretera.
    Cuando cierran la puerta y arrancan nos quedamos allí haciendo catarsis los que estábamos esperando viajar y acordamos denunciar esta situación que se repite en varias ocasiones con estos choferes.

    Ante esto, me dirigí al jefe de turno y le comente la situación y me argumento que el “había despachado la guagua completa y que eso no era asunto de él lo que hacían los choferes”. Le argumente que se repetía la situación y que ellos no hacían nada al respecto como si pareciera que trabajaran en conjunto.

    Ya en un viaje anterior, personalmente le había reclamado al chofer porque el viaje de por la mañana se había hecho sin aire acondicionado y que por la tarde se mantenía la misma situación. Pero fue resuelta por el chofer solicitando el cambio de ómnibus.
    Estamos molestos con el abuso de poder que ejercen estos choferes ante la problemática del transporte entre estas dos provincias, en reiteradas ocasiones y en los momentos más críticos para viajar, los días de pases de estudiantes y de entrada en las universidades, así como los fines de semana. El asunto no es dejar de pagar por viajar pero hacerlo en las mejores condiciones y sin propiciar el robo al estado que se realiza con estas situaciones descritas aquí.

    En momentos en que todos estamos inmersos en la revisión y aprobación del proyecto de Constitución de nuestro país, estas actitudes deben ser sancionadas pues laceran irrevocablemente el prestigio de sus organismos, desprestigia la labor de muchos choferes honrados y molesta a la población que necesita calidad en los servicios que solicita y paga por ellos.

    Los abajo firmantes, solicitamos a Ud. una oportuna respuesta ante esta denuncia.

    Julio Cesar Salazar Ramírez 67040114002 E. Velázquez No. 146B, Rpto. Sosa.
    Teléf. 54384216 Metodólogo Universidad Virtual de Salud,
    Universidad de Ciencias Médicas, Las Tunas

    Yeny Corrales Alfonso 89070704336 (embarazada)
    Miguel Ernesto Dihigo 73081110734 Katerine Zoque Almanares 65020201378
    Yanet z ÁlvarezPerera 91111547855 Yeniva Godíne Álvarez 73071208777
    Reynier S. Corrales Febles 87030108827 David Lázaro Castro 88111711302
    Annier Cazola Chávez 53092801261 Dania Fernández Acosta 89100627230
    Galen Clínica

  4. Nada nuevo. Hace más de cinco años que me sucedieron en un viaje a Palma Soriano casi los mismos problemas. Viajé con mi esposa y, aunque tenía en el boleto numerados los asientos, cuando entramos en la terminal era el salvese quien pueda. Si no es por la amabilidad de un viajero que accedió a cambiar de lugar habríamos viajado separados. Lo de parar en paladares es tan viejo como hace más de cinco años. No se sí recibirán una comisión, pero ¿qué mejor comisión que no pagar por las caras comida? Y el autor de la carta debe sentir cierto alivio de que el aparato de video estaba roto. Cuando hice aquel fatídico viaje aún funcionaba, pero se puso la música que aportó un pasajero, a todo volumen y de muy mal gusto. En fin….Via Azul debería llamarse Viuda Negra…
    ç

  5. HECHOS COMO ESTOS DEBERIAN SER MOTIVO DE OCUPACION POR PARTE DE MUCHOS DIRIGENTES (DESDE LA UEB VIAZUL HASTA EL MINISTRO)Y NO DE PREOCUPACION POR PARTE DE LOS QUE SOLICITAN SU SERVICIO. DEBEMOS DE REFLEXIONAR (TRABAJADORES QUE TAMBIEN HAN DEJADO AQUI SU OPINION)QUE TODO NO ES CULPA TAMPOCO DE ALTOS DIRIGENTES PQ LA EDUCACION Y EL BUEN TRATO DEBE DE SER PARTE TAMBIEN DEL PAQUETE A OFRECER, O ACASO NO LEYERON LA PARTE DONDE EL LECTOR REFLEJA LO QUE LE RESPONDIO EL CHOFER CUANDO SE LE PREGUNTO A QUE HORA LLEGABAN A LAS TUNAS. ES BIEN SABIDO ADEMAS QUE LOS CHOFERES DE ESTOS OMNIBUS LLEVAN UN NIVEL DE VIDA ALTISIMO. Y QUE EL DIRECTOR DE ESTA UEB, CREO QUE LLAMADO YOSVANI, DA MUCHO DE QUE HABLAR A SUS VECINOS DEBIDO AL AUGE Y EMPODERIO !”QUE SE CREE TENER”! DESDE QUE OCUPO ESE PUESTO QUE LE HA DADO LA POSIBILIDAD INCLUSO DE ADQUIRIR UN CARRO PARTICULAR; CREANME QUE ESTE COMENTARIO NO LO HAGO DESDE LA ENVIDIA SINO DESDE LA ALERTA “A QUIEN PUEDA INTERESAR” Y HACER LAS CORRESPONDENTES AVERIGUACIONES PARA QUE TOMEN MEDIDAS ESTRICTAS AL RESPECTO PARA VER SI ALGUN DIA AL CUBANO SE LE QUITA EL AQUELLO DE QUERER SER DIRIGENTE PARA LA BUSQUEDA DE DINERO EN VEZ DE MEJORAR LAS OPCIONES Y EL SERVICO QUE BRINDAN SUS EMPRESAS.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu