Yerry, un Mina de oro

Yerry, un Mina de oro

Por Fabio M. Quintero, estudiante de Periodismo

La cabeza de Yerry es una “mina de oro” para Colombia en Rusia 2018. El defensor del Barcelona abrió el marcador contra Polonia en un partido de vida o muerte para los cafeteros. Hoy en la jornada que definía clasificación en el grupo H, su testa volvió a ser vital.

Colombia derrotó 1-0 a Senegal y selló su pase a los octavos de final del Mundial de Fútbol. Gracias a un cabezazo de Yerry Mina a la salida de un córner en el minuto 68, los suramericanos avanzaron de líderes de llave y relegaron al tercer lugar a los africanos.

Los Leones de la Teranga debido a tener más tarjetas amarillas que los japoneses se quedaron a las puertas de la siguiente ronda, pues estaban igualados con los nipones en todos los criterios de desempate. Día histórico para la Copa. Por primera vez se define un clasificado por el Fair Play.

En un partido trabado y con pocas opciones de gol, los senegaleses jugaron mejor en el césped de la Arena Samara. A pesar de la gran cantidad de público colombiano, los hombres de Néstor Pekerman no se encontraron en el campo y sufrieron sobremanera con la velocidad de los del continente negro. Juan Cuadrado, Uribe y Santiago Arias parecían lentos cuando Sadio Mane, Keita Balde o Ismaila Sarr desbordaban por las bandas.

Asimismo, James Rodríguez solo pudo permanecer 30 minutos en la grama. Su vieja lesión muscular sufrida con el Bayern Munich en la Liga de Campeones afloró otra vez y prendió las alarmas en todo el país. Con el duende a las duchas, Juan Fernando Quintero, una de las joyas de la Copa hasta el momento se echó el equipo arriba. Distribuía la esférica. Recuperaba. Daba salida al plantel. Se multiplicó en el campo.

Sin embargo, el mediocentro ofensivo del River Plate no podía solo. La dupla formada por Carlos Sánchez y Matías Uribe estaba inoperante en la medular amarilla. El mediocampo senegalés con Kouyate y Gueye en la recuperación le quitaba la esférica de manera constante. Los ahogaba. Colombia era incapaz de tocar con criterio el balón. Parecía un once poco dotado técnicamente.

En los 45 iniciales los arcos de ambas escuadras tuvieron poca actividad. A balón parado llegaron las jugadas con más peligro. A los 11 minutos Falcao fue derribado cerca del área leona. Quintero atrás del balón. A ver que se inventa la perla nacida en Medellín. Esta vez prefirió el palo del portero. Respondió bien Ndiaye. Corner para Colombia.

Cinco minutos más tarde Mane le ganó por velocidad a Davinson Sánchez y cuando preparaba su remate fue derribado por el central del Tottenham cerca del marco de Ospina. El árbitro Milorad Mazic cantó pena máxima; pero tras revisar el video cambió de opinión. Colombia salvada por el VAR.

Mientras avanzaba la primera parte Senegal se asentaba en el terreno. Los cafeteros atrapados por la emboscada leona. Mas, la sangre no corría en Samara. Varios centros provenientes de tiros libres no encontraban rematador. Los disparos de Sarr y Niang iban a las manos de Ospina. La superioridad de los muchachos de Aliu Cisse no era reflejada en el marcador.

El complementario arrancó de la misma manera. Los leones recorrían cual praderas los extremos; pero no concretaban. Además, el macho alfa, Sadio Mane tuvo un libre directo en los linderos del área. Cuando iba a pegarle a la Telstar resbaló estrepitosamente. Remate a las nubes.

No obstante, después de los 15 del segundo tiempo, los cafeteros fungieron de domadores de fieras. Equilibraron el choque. Luis Fernando Muriel, quien había entrado por James, tuvo dos acciones claras seguidas. Desde el manchón penal su remate fue desviado por un defensor. Luego quedó mano a mano contra el guardameta; pero Ndiaye salió en buena forma al achique y terminó en saque de esquina.

De córner precisamente, vino la gloria para los suramericanos. El servicio de Quintero encontró a Yerry Mina en el primer palo. Testarazo picado del zaguero. Primer colombiano que marca dos goles de cabeza en la historia de la Copa. Colombia líder de grupo. Senegal eliminado.

Los africanos reaccionaron rápidamente. Mbaye Niang a los 77 tiró de media vuelta en el área. Atajada de Ospina. Tres minutos más tarde Sarr llegó a línea final. Su centro encontró rematador pero Davinson Sánchez bloqueo el balón.

Cisse trajo bestias frescas en el ocaso del duelo. Mas, los colombianos ya tocaban la esférica por la Sierra Nevada de Santa Marta. Demasiada altura para unos desgatados Leones de la Teranga.

Con este resultado, África quedó sin representantes en octavos de final por primera vez desde 1982. La derrota por la mínima de Japón en el otro duelo los igualó en goles a favor, en contra, pero los senegaleses tuvieron dos tarjetas amarillas.

Por su parte, Colombia fue el más beneficiado de la jornada y con la combinación de marcadores terminó en la cima de una fase de grupos de la que estuvo a punto de no avanzar. Los cafeteros y los nipones son los últimos equipos clasificados a octavos pues en el apartado G Inglaterra y Bélgica ya piensan desde el partido previo en la próxima ronda.

 

 

 

 

 

 

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu