1RO MAYO - POR CUBA: UNIDAD Y COMPROMISO
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Trabajadores y la FSM América convocan al encuentro: Sindicatos y medios: comunicación como plataforma de lucha, que tendrá dos espacios para el debate, uno en esta web, enriquecida con los comentarios de los cibernautas, y otro presencial el día 3 de mayo en el Centro de Convenciones Lázaro Peña, donde participarán dirigentes sindicales de Cuba y de Nuestra América.

El motivo para esta convocatoria es claro: el mundo ha cambiado. Hoy no se necesitan garrotes para gobernar pueblos, y no es que no existan. Los verdaderos poderes no precisan de la fuerza para convencer pues ella genera resistencia. Y a la larga, lucha.

Las plataformas mediáticas, en cambio, establecen modelos de producción simbólica que definen patrones de conducta y pautan normas de convivencia que regulan, dominan, controlan…. Actualmente son el espacio público de pulseo donde el consumo y la exposición a la información conforman los imaginarios. Ausentarse de tales plazas equivale al suicidio ideológico.

Los grandes medios de comunicación, dominados por pequeños grupos de poder, son la tribuna de sus intereses, un retablo que conjuga la experiencia, la visión a largo plazo y la amenidad en la construcción de realidades.

Son, sin dudas, uno de los mecanismos de enajenación mejor pensados.

¿Qué hacer ante una realidad tan compleja, tan desbalanceada?

La avalancha de contenido que ocupa los espacios estelares en los principales y más consumidos medios, coloca a los movimientos sindicales en desventaja.

Un primer análisis revela que algunas de las campañas generadas desde los sindicatos carecen de ingenio, de creatividad, de recursos comunicativos. Tampoco falta el discurso anquilosado y de barricada que poco seduce y convence.

Conocer el arte de la comunicación se torna imprescindible.

¿Qué hacer desde y con los medios de comunicación? ¿Entendemos a cabalidad sus potencialidades y alcances? ¿Cómo insertarlos en la lucha por las reivindicaciones sociales de nuestro tiempo?

Estas son algunas preguntas que Trabajadores propone al  movimiento sindical, aunque la principal es mucho más simple: ¿comprendemos la magnitud del reto que tiene la izquierda de aprender a usar una herramienta creada por el capitalismo para garantizar su reproducción?

La comunicación es hoy el ágora, la plataforma, la plaza pública donde se libra la batalla por las ideologías. Lo inaplazable es convertir a los medios en un espacio para exponer nuestras verdades. ¿Cómo hacerlo?

La respuesta es un ejercicio de construcción colectiva. Trabajadores aspira a participar del debate y ha generado este espacio para que tribute, aporte, tienda puentes, y visibilice las diversas miradas y experiencias que tienen los sindicatos de Nuestra América.

Su opinión importa. Compártala.

Artículos Relacionados

Los movimientos sociales en red

Las nuevas tecnologías (TICs), en general, y las redes sociales virtuales (RSV), en particular, han venido a constituirse en lo que va del actual siglo en poderosos instrumentos de lucha social

La crisis de la izquierda latinoamericana

Por Emir Sader, publicado en la Revista Alai-AmLatina Se puede decir que hay dos izquierdas en América Latina y que ambas padecen de crisis, cada una a su manera. Una es la que llegó a los gobiernos, empezó procesos de democratización de las sociedades y de salida del modelo neoliberal y que hoy se enfrenta…

4 comentarios en Sindicato y Comunicación

  1. El colega argentino Arturo M. Lozza (arturomlozza@yahoo.com.ar) nos hizo llegar, a través de la FSM América, sus consideraciones acerca del tema y una propuesta que valdría la pena evaluar:

    La comunicación,el gran desafío

    El macrismo ha exterminado la mayor parte de los espacios que se oponían a su política. Tienen el monopolio casi absoluto de la comunicación y ese es el principal instrumento de su ofensiva ideológica: mienten, ocultan, distorsionan, y practican gigantescas campañas de distracción en el intento por afianzar en Argentina el reino de la mafia neoliberal.
    Tanto el gobierno como el poderoso empresariado que lo respalda han cerrado los grifos de la publicidad y, sin ella, los medios ideados para circular por mecanismos comerciales tradicionales encuentran barreras insalvables para sobrevivir.
    Esta es la realidad que tenemos que hacer frente. Nada ganamos con caer en depresiones, angustias, pesimismos…Esta ofensiva macrista debemos tomarla como una provocación. Si, nos provocan, y ante la provocación solo cabe actuar, responder, no esperar que mentes iluminadas nos digan que hay qué hacer. Y la verdad, hay mucho por hacer y tenemos cómo hacerlo.
    Hace tiempo, algunos de los que somos ya demasiado veteranos, hemos aprendido a desplegar artilugios para que pueda emerger una comunicación “underground” o clandestina en épocas de trágicas dictaduras. Eran esfuerzos para que el enemigo no pueda romper nuestros mecanismos de contacto –ideológico y organizativo- con la poblción. Ganamos alguna experiencia de aquellos años, también tuvimos presos, asesinados, desaparecidos, pero seguimos pese a todo. Pues bien, hoy debemos rescatar aquellas experiencias pero adaptándolas a los nuevos momentos. Nuevos momentos que son mil veces mejores que aquellos, porque hoy tenemos una conciencia libertaria y de liberación mucho más ampliada, y porque cientos de jóvenes en la última década han abrazado las carreras de las ciencias de la comunicación, en todos sus matices. Este es un tesoro inmenso, hay que ponerlo en movimiento.
    No hablemos de proyectos comerciales, son virtualmente impracticables ahora por las dificultades en su financiación. Hablemos, en cambio, de una comunicación “hormiga”, de cientos de madios territoriales, apareciendo periódicamente, simultáneamente.
    Allí, en el territorio, no nos ganarán, hay que preparar nuestra ofensiva en las barriadas. Décadas atrás teníamos muy poca gente con capacidad de editar, diseñar, escribir periodísticamente. Hoy no es ese el panorama. Porque son muchos los que tienen el conocimiento aunque no encuentran la manera de ponerlo en práctica. Empecemos pues.
    Estas líneas podrían ser el inicio de una gran convocatoria a todos los compañeros de las ciencias de la comunicación y de cualquier àrea que esté de acuerdo en dar esta batalla. También una convocatoria a las pymes duramente golpeadas por este gobierno: podrían ser de gran ayuda si aportan económicamente a través de publicidad o de otras formas. Necesitamos a esa ciudadanía en cada lugar, en todas las barriadas, que se agrupen, se pongan de acuerdo, concreten.
    Si sabemos actuar con inteligencia, venceremos, sin duda venceremos, siempre y cuando pongamos en pràctica algunas premisas que en unas líneas a continución –con la mayor modestia- pongo sobre la mesa de trabajo.

    Posibles pautas elementales para concretar una prensa territorial.

    Lo primero es la férrea voluntad política de denunciar a la mafia macrista y hacer docencia al respecto entre vecinos, trabajadores y pymes. Y segundo, buscarse los unos y los otros, reunirse, proponer el proyecto, esbozar las medidas a tomar y llevarlas adelante. He aquí algunos puntos que, según mi experiencia, deberían ser tenidos en consideración:

    a) Costos: Hoy existen adelantos técnicos que posibilitan la edición de periódicos. Los costos de impresión no suelen ser imposibles de alcanzar. Por ejemplo, un periodico tamaño tabloid de ocho páginas, en mil ejemplares, cuesta alrededor de cinco mil pesos. Obviamente, los que son parte del proyecto lo hacen “por amor al arte”. A aquellos que produzcan publicidad podría ofrecersele un porcentaje de los avisos que concreten.

    b) Contenido: Nunca perder de vista el objetivo fundamental: todo el fuego contra el enemigo número uno. Por lo tanto, impulsar el frente, la lucha de ideas, la liberación, la Patria y su defensa. Sobre todo, y esto es fundamental, ocuparse de lo que más interesa al barrio, hacer que los propios vecinos participen en el contenido. No aceptemos que prosperen propuestas de contenido basados en discriminaciones, o en que tanto uno como el otro son nuestros enemigos, o que los K son “la misma mierda” que los M, porque ese es el princiopio de la división, de la destrucción del proyecto. Lo digo por experiencia.

    c) Distribución: Debería ser gratuita, entregar los ejemplares en lugares estratégicos, en las calles, los domicilios o en los comercios que colaboren. Ir casa por casa, volver a ver a los vecinos reporteados y hacerlos parte.

    d) Pymes: Importante debería ser la ayuda de los empresarios pymes que con su aporte de ideas y de ayuda económica posibilitarían la continuidad del proyecto.

    Esta propuesta no es idílica ni impracticable, es una manera concreta de militancia, de lucha de ideas, de resistencia al modelo neoliberal. Es una de las maneras de agrupar organizadamente a miles de compañeras y compañeros en cada territorio y barriada del país.
    Manos a la obra.

    En lo que pueda ayudar, aquí estoy.
    Es momento de lucha, no de resignación.

  2. La Declaración de Montevideo, aprobada en el VII Encuentro Sindical Nuesta América (ESNA) aborda el tema y afirma:

    «En ese sentido se destaca el papel de los medios de comunicación más concentrados y propiedad de grandes consorcios multimedios de carácter transnacional. Se trata de una estrategia integral que modula la cultura social mayoritaria para afirmar un sentido común favorable a los requerimientos de los que mandan y dominan en la sociedad contemporánea. Por ello resulta importante destacar esfuerzos de integración comunicacional, entre los que puede mencionarse a Telesur, con la cual comprometemos nuestra solidaridad como herramienta de difusión, y toda otra manifestación de comunicación popular.

    Desde el ESNA denunciamos el proceso en curso que se juega en la economía, en la política y en la cultura, que incorpora además, el ejercicio directo de la represión y la criminalización de la protesta social…

  3. El monopolio de la información en el mundo, establecido por las grandes transnacionales en manos de poderosos entes financieros, también ha globalizado el derecho al conocimiento veraz de la realidad de los pueblos y el reflejo en los medios de comunicación de la vida en el planeta. La realidad no es como se presenta en poderosas cadenas televisivas, periódicos impresos, emisoras radiales de gran alcance y sitios en Internet. Ese panorama presenta ante los Sindicatos un reto singular para que las situaciones vinculadas al mundo laboral, como el desempleo, la explotación, las desigualdades, los despidos masivos, la desatención a reclamos justos… se reflejen en los medios, con una más adecuada utilización de las posibilidades que dan los llamados alternativos y también la Internet, pero siempre de una forma creativa, con belleza en el lenguaje y el diseño. Cierto es que los recursos siempre son pocos, pero la verdad hay que darla a conocer, junto con la opinión, el accionar de las organizaciones sindicales, las preocupaciones de los trabajadores…, en fin, que existan medios de comunicación asequibles a quienes se enfrentan al complejo mundo laboral en muchos países y que en ellos encuentren, sobre todo, la verdad.

  4. Informar es sinónimo de comunicar, creo que ahí está la base y debe solidificarse. Tener acceso pleno a Internet más que un privilegio es una necesidad, pero ojo, no todo es color de rosa. Por eso, primero lo primero: tener bien informada a la población de los pros y los contras de Internet, que se gane en claridad de que la mayoría de los servicios ofrecidos son gratuitos, pero a cambio de tus datos personales y al ofrecer tus datos personales, valga la redundancia, estás dando parte de tu libertad.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu