Presentación e información del plan: Hasta una puntilla importa

Presentación e información del plan: Hasta una puntilla importa

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

La primera prioridad que establece la dirección nacional de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) para el presente año es lograr la participación activa de los trabajadores en la conformación del plan de la economía. Y le agregaría: y en el dominio pleno del presupuesto asignado, de forma tal que sea empleado adecuadamente, sin desviaciones en las denominadas partidas y acorde para lo que fue asignado por el Estado con cifras millonarias.

 

plan de la economía

 

En estos momentos se desarrolla el proceso político de presentación e información de ambos a los integrantes de cada colectivo laboral, en aras de que cada uno lo conozca detalladamente, aporte ideas y soluciones y ejerza por derecho propio el control periódico de la ejecución.

Como planteó Miguel Díaz─Canel Bermúdez, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y Presidente de la República: “El 2023 tiene que ser un mejor año; tenemos todas las bases, además de la convicción, de que puede ser un año mejor”.

“Para lograrlo se demanda más que un plan integral. Exige sacudir la inercia, desterrar el burocratismo, quitar más trabas y superar la autocomplacencia”, precisó.

Y a fin de cumplir esos objetivos resulta imprescindible fortalecer una participación y acción mayor de los trabajadores que en otros años, porque habrá situaciones también difíciles y todo lo necesario no caerá “por la canalita”, pero se tendrá mayor experiencia en el quehacer laboral.

El proceso de presentación e información debe caracterizarse por su solidez. Las asambleas no pueden ser meramente formales, “para matar y salar, como se dice en buen cubano, y cumplir solo la  encomienda. Deben tener ante todo, una amplia preparación de los cuadros administrativos responsabilizados con lo que se le exponga a los trabajadores y una participación activa de los dirigentes sindicales, a fin de que se promueva el análisis de los asistentes.

Debe primar la calidad; basarse en las experiencias positivas y negativas de los ejecutados en años anteriores; tomar en cuenta el cumplimiento, incremento y la diversificación de las exportaciones y particularmente los ingresos por ellas; el logro de una mayor eficiencia del proceso inversionista y participación de la Inversión Extranjera Directa (IED); la utilización a la máxima capacidad posible de la industria nacional con el objetivo de sustituir importaciones; potenciar los encadenamientos productivos; fortalecer las medidas de ahorro y fundamentalmente el de los portadores energéticos, y el uso eficiente de los presupuestos o gastos concebidos.

Las valoraciones deben considerar también, la calidad de los productos y servicios y las medidas para continuar el mejoramiento de las condiciones laborales y para garantizar la Salud y Seguridad del Trabajo; el impacto del plan en el empleo y el ingreso de los trabajadores; la búsqueda de soluciones para completar o preservar la fuerza laboral calificada, y el fortalecimiento de las medidas de control interno y contable, entre otros aspectos de importancia.

Las orientaciones para el desarrollo eficaz del proceso están dadas. Solo es necesario cumplirlas con eficacia y responsabilidad, sobre todo en la base, donde late la economía y se maneja el presupuesto.

Recientemente, Alejandro Gil Fernández, vicepresidente del Consejo de Ministros y titular de Economía y Planificación, informó que para 2023 están previstos mayor aseguramiento de combustible, de forma tal que cubra la demanda; superior respaldo de la energía eléctrica; crecimiento del turismo; incremento de los ingresos por exportaciones, y el aumento de la oferta de bienes y servicios a la población.

Eso será muy bueno, bienvenido y alentador. Pero en la economía influye todo, hasta lo que parezca insignificante. Por tanto, una puntilla importa. Y esa puntilla también hay que tenerla en cuenta en la presentación e información del plan y el presupuesto.

Acerca del autor

Graduado de Profesor de Educación General en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela, de Villa Clara, Cuba (1979). Ha laborado en la Revista Juventud Técnica, semanario En Guardia, órgano del Ejército Central, periódicos Escambray, CINCO de Septiembre y Granma. Desde el año 2007 es corresponsal de Trabajadores en la provincia de Cienfuegos. Está especializado en temas económicos y agropecuarios. En 1999 acompañó en funciones periodísticas a la segunda Brigada Médica Cubana que llegó a Honduras después del paso del huracán Mitch. Publicó el libro Verdades sin puerto (Editorial cubana MECENAS). Ha estado en otras tres ocasiones en esa nación centroamericana, en funciones periodísticas, impartiendo conferencias a estudiantes universitarios, asesorando medios de comunicación e impartiendo cursos-talleres sobre actualización periodística a periodistas y comunicadores. Multipremiado en premios y concursos internacionales, nacionales y provinciales de Periodismo. Fue merecedor del Premio Provincial Periodístico Manuel Hurtado del Valle (Cienfuegos) por la Obra de la Vida – 2012. Le fue conferido el Sello de Laureado, otorgado por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura (SNTC). Mantiene evaluación profesional de Excepcional.

Un comentario en Presentación e información del plan: Hasta una puntilla importa

  1. Trabajadores:
    «Presentación e información del plan: Hasta una puntilla importa»

    Ideas que engendran esperanza a cortísimo plazo, para este año 2023: Como recordó nuestro vicepresidente: «Eso sí será muy bueno, bienvenido y alentador».
    A decir verdad son palabras que entusiasman; pero, para no ser auto complaciente, para sacudirnos la inercia contemplativa permitanme decir algo ispirado en realidades familiares y de vecindad con la objetividad callejera: Partes del Plan que se nos presenta en la vida real y aparecen como fórmulas muy desordenadas y reiterativas. Una de ellas la idea de querer «exportar todo lo que puedo exportar pero que no tenemos suficiente para distribuir». Tal proceder en solidaridad suena bueno y altruista, comprensible; sin embargo en negocios, en comercio suena fatal al oido del soberano.
    Seguir con el lenguaje y discurso burocratizado, impregnado de mentalidad revendedora: exportar para comprar un producto similar o afin en valores nutritivos suena desestimulante, poco identificado con lo mío, sin compromiso de pertenencia hacia esa cosa o mercadería.
    Pensar en sustituir importaciones con menosprecio hacia el verdadero valor politico-social del mercado nacional, de su calidad, de su presentación, suena a mediocridad productora, es recibido con sabor a efectividad de medias tintas. Es como producir vacunas solo para «exportar», mientras tu fuerza productiva se limita a estar presente en su puesto de producción por causa de la epidemia.
    La secuencia de prioridades y objetivos: la de «exportarlo todo, a toda costa» ante la siempre e interminable necesidad de divisas e igual de moneda nacional con valor de soberania cambiable. Es una situación que nos sitúa en épocas de repensar en el trueque; y para el trueque es necedario alcanzar niveles satisfactorios de productos, incluso de recomenzar por aquellos que menos divisas requieran buscar «a toda costa».
    A veces nos ha pasado, tenemos la divisa pero el bloqueo y su extraterritoriedad, redactada por el imperio para los dominados y para los cobardes, no nos permite circularla.
    Por tanto, hasta eso de vanagloriarse con «tengo divisas necesarias para desarrollarme luce pródigo» ante un imperio de politica cruel.
    Ante el cual, no es de dudar que sería igual de importante decir con firmeza de soberanía inquebrantable: _ tengo producto para la supervivencia. _Has de saber, imperio, que no podrás matarme de hambruna.
    Si el imperio trata nuevamente de hacerlo por la fuerza de la subversión u otra, ya sabe que es igual de imposible lograrlo. ¡Cumplamos con todo lo planeado!.
    Gracias

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu