Con Filo: Ahorrar o no tener

Con Filo: Ahorrar o no tener

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

Este comentario sobre el ahorro energético debió publicarse ayer. Pero en la noche hubo una interrupción eléctrica en casa, y el sueño me llegó antes que regresara la corriente.

 

Ilustración: Martirena

 

A partir de esta anécdota propia, trato de trasmitir lo difícil que puede llegar a ser hablar sobre este tema, cuando en el país enfrentamos las actuales dificultades en la generación de electricidad y los apagones afectan nuestra vida cotidiana. Y sin embargo, hay que hacerlo.

Las medidas de restricciones y control al consumo eléctrico que ahora mismo se aplican en el sector no residencial son un paliativo ante esta contingencia energética. Les vamos a llamar ahorro, aunque en buena lid no lo es.

Son sencillamente la respuesta ante una urgencia, en función de afectar lo menos posible a la ciudadanía, en lo que surte efecto el cronograma de reparaciones y mantenimientos a las termoeléctricas y los grupos electrógenos para la generación distribuida, tal y como lo expusiera el Presidente Díaz-Canel y directivos de la Unión Eléctrica la pasada semana.

En ese contexto tiene que aumentar la exigencia y la sensibilidad de todas las entidades. O sea, de las personas que trabajan y dirigen en cada lugar. Porque son decisiones humanas las que determinan si gastamos más o menos, ya sea en un gran organismo o en un pequeño establecimiento.

Hay luces que no se pueden apagar, hay producciones y servicios que tienen que continuar, es cierto. ¿Pero todo lo que se puede desconectar, se desconecta? ¿Y todo lo que se puede aplazar fuera de los horarios picos, se traslada? ¿Y cómo cumplimos con aquella máxima de “dar el ejemplo”, que corresponde a personas e instituciones con mayores responsabilidades y recursos?

Son preguntas para activar la reflexión crítica, y sobre todo la mirada autocrítica. Y movilizar los mecanismos de control gubernamental y popular, incluyendo a las organizaciones políticas y de masas, en las comunidades y los colectivos laborales.

También hay que llevar el análisis hasta lo individual. Si tenemos electricidad todo el día, o una parte del día, ello nos tiene que llevar a pensar en quienes pudieran no tenerla en ese mismo instante. O en los lugares donde puede dispararse el sistema si no nos constreñimos en nuestro consumo personal. Porque ya no es suficiente quedarnos en el estrecho punto de mira sobre si podemos o no pagar la factura eléctrica con nuestros ingresos. El dinero de nadie debería ser bastante para pagar la incomodidad o el malestar del resto. De eso se trata la solidaridad ahora en medio de esta crisis.

Ya sé que es difícil decirle eso al trabajador de la termoeléctrica que labora de sol a sol por reparar su industria y luego llega a su hogar en medio del apagón, y quién sabe con qué otro problema familiar sin solución. O al médico que termina una agotadora guardia, y necesita un mínimo de comodidad en su vivienda para reponer fuerzas. Y a cualquier persona, en realidad, cuesta hablarle de ahorro en tales circunstancias, porque es muy difícil asimilar argumentos, por mucha conciencia que tengamos, en medio de la oscuridad y el calor.

Pero, reiteramos, no queda de otra. Aunque una interrupción eléctrica me impidiera hacer este comentario la otra noche, con toda la molestia que conlleva, es preciso hacerlo al día siguiente. Es imposible evitar el problema, pero podemos ser parte —cada quien desde su pedacito— de la solución. Aunque no sea exactamente eso, otra vez se trata de ahorrar, o no tener.

 

Puede consultar anteriores Con Filo aquí

2 comentarios en Con Filo: Ahorrar o no tener

  1. el problema del ahorro tiene miles de causas con posibles soluciones porque en la entidad donde la electricidad se ha ido y se conoce que que en el resto del dia no vuelve tengan que esperar sus obreros a las 5.00pm osea hasta 3 horas en ocaciones para regresar al hogar donde podian ir adelantando las tareas de la casa o resolviendo problemas habituales del hogar solo porque los directivos de la entidad alegan que si se van antes hay que descontarles esas horas, en ZETI LAS TUNAS,Empresa de Servicios Tecnicos Industriales, todas las entidades de los alrededores al ocurrir el apagon concluyen la labor porque saben que no vuelve en el resto del dia solo en esta entidad sus obreros tienen que esperar al final de la jornada para salir.

  2. Creo que el mayor gasto hoy en día, quizas evitable en un 90%, es el de las luces del alumbrado público, que al clarear el día y hasta más de una hora despues, permanecen encendidas. Y en momentos X cuando se activan sus sensores sin que sea de noche, tambien media hora antes de que oscurezca en ocasiones. Despues está el gasto de quienes prenden luces exteriores, estatales y particulares, toda la noche, y despues se les olvida apagarlas tan pronto amanece, eso se ve más los fines de semana cuando los centros laborales estan vacios y en las casas la gente duerme hasta las 9 o más de la mañana.. Compruebese, periodista, en cada provincia, y saquese la cuenta de cuanto pudiera ahorrarse por eso.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu