Con Filo: Comercio y gastronomía: ¿patico feo o cisne?

Con Filo: Comercio y gastronomía: ¿patico feo o cisne?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 puntos, 1 votos)
Cargando…

Pocos sectores económicos generan tantos sentimientos encontrados como el Comercio y la gastronomía. Motivo de muchas de nuestras insatisfacciones ciudadanas más visibles, y a la vez servicios de los cuales no podemos prescindir, y que siempre están ahí, funcionando. Aunque sea para recibir nuestras críticas.

 

Ilustración: Martirena

De transformación en transformación, la actividad comercial y gastronómica es quizás de las más polémicas, y también de las que más tiempo y esfuerzo le dedica el gobierno cubano en todos sus niveles de dirección.

Particularmente durante estos dos últimos años los trabajadores del Comercio y la gastronomía han tenido que laborar en condiciones en extremo difíciles, por los efectos combinados de la pandemia de Covid-19 y el recrudecimiento brutal del bloqueo.

Tanto las entidades estatales como sus formas de gestión no estatal han tenido que lidiar con los efectos del severo desabastecimiento, sin dejar de asumir las urgencias de la comercialización y elaboración de alimentos, junto con otros servicios esenciales para la población.

Restricciones y cambios en la forma de ofrecer sus servicios, maratones de venta en horarios extendidos, una demanda tremenda que se expresa en la presión de enormes colas de público, cierres de establecimientos, reaperturas parciales y bajo estrictas precauciones, de todo ha ocurrido en el Comercio y la gastronomía en esta etapa tan contradictoria, donde no han faltado ejemplos de entrega, incluyendo el apoyo al enfrentamiento de la Covid-19, y también conductas reprobables y serios problemas organizativos.

No obstante, nadie puede prescindir de tales servicios, y quizás por eso la exigencia popular sea mayor hacia comerciantes y gastronómicos.

Esenciales en esta nueva etapa de lenta reanimación económica del país, ese sector decide además, en asuntos tan lacerantes ahora mismo como los precios y la inflación, la calidad de los productos y servicios, la cantidad, variedad y tipos de ofertas.

La combinación de los negocios privados y las cooperativas empieza a tener cada vez mayor peso en el Comercio y la gastronomía, en una apuesta que protege solo servicios muy esenciales en manos del Estado, en función de garantizar la canasta básica y las ventas de las cadenas de tiendas.

Pero incluso ese ramo estatal tiene ante sí el dilema de evolucionar a fórmulas más eficientes de brindar sus servicios. El comercio electrónico, las tiendas virtuales, las transacciones mediante dinero plástico o tarjetas, son tendencias que deben imponerse, y para las cuales es preciso destinar tecnologías, ciencia e innovación, además de alianzas y encadenamientos estratégicos con otros servicios públicos.

El ordenamiento monetario y cambiario, así como el perfeccionamiento y ampliación de los actores económicos, tiene quizás su expresión más cercana a la ciudadanía en este sector del Comercio y la gastronomía. El triunfo de esos procesos fundamentales para la economía cubana pasa por lo que se logre o no en su reanimación bajo nuevas reglas. El patico feo, no olvidemos, puede convertirse en cisne.

3 comentarios en Con Filo: Comercio y gastronomía: ¿patico feo o cisne?

  1. Por lo menos en mi pueblo la mayoría de los establecimientos de gastronomía estatales son prácticamente «almacenes mayoristas» para los privados. En vez de elaborar los productos que les llegan y ofertarlos a la población, simplemente los venden por detrás a negocios privados y como el papel lo aguanta todo….
    No veo ninguna perspectiva con la Gastronomía dejando de ser un «patico feo»….

  2. Ay Paquito, cuando el patio feo se convertirá en cisne, realmente llegara dicha transformación, son años y más años y la vida sigue igual como la película de Julio Iglesias, hace ya muchos años.
    Excelente tú artículo, ojalá llegue a oídos receptores.
    Que llegue el cisne!!!, por favor.

  3. Elevados precios que sustentan el trabajo de sus trbajadores, tienen que reducir la fuerza laboral, se entiende que en una carnicería que labora dos o tres veces en el mes haya dos carniceros e igual sucede en las bodegas, comercio y gastronomía tiene que tener una fuerza laboral para cubrir las vacaciones, pero es una relidad que sobra mucha gente y si vamos a sus oficina.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu