A precios de infarto

A precios de infarto

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (14 puntos, 5 votos)
Cargando…

Los memes difundidos en la red social Facebook no perdonaron los altos precios a que hoy se comercializa el queso, y ante la imagen de un ratón infartado sobre un mostrador a causa del encarecido producto, solo puedes preguntarte si fue importado de la mismísima Quesolandia.

 

Foto: Luis Carlos Palacios Leyva

El año pasado, por ejemplo, un queso Mozarela costaba en el mercado mayorista 168 pesos y Comercio lo vendía a 210, pero a partir del incremento del precio de acopio de la leche de 7.50 a 20 pesos, la industria elevó su precio a 399 pesos y Comercio a 500, y así ascendieron sucesivamente los diferentes renglones lácteos.

Interrogada sobre el asunto junto a un grupo de pobladores del bayamés reparto Camilo Cienfuegos, Norma Fernández Alfonso, expresó:

“Primero el queso Fundido estaba a 15 pesos el kilogramo, después a 30, ya uno lo veía un poquito caro pero tenía mejor calidad; después a 140 y actualmente a 300.  Me parece que se les fue bastante la mano y que se debe revisar, porque dicen subir hasta y lo suben hasta; no hay término medio.

“No hay que ser analista para saber que son precios exorbitantes y que un trabajador que viva de su salario, no puede darse el lujo de adquirir ese producto.

“Si los precios siguen subiendo, ¿a dónde vamos a parar?, porque no es solo el queso, es todo, la ropa, el calzado…”

“Con el precio anterior este queso ya no estuviera aquí, hubiera “volado” en dos horas, dice Julio César Rodríguez Tamayo, dependiente del mercado ideal La Granada, en Bayamo.

“La demora era cortar y pesar, y eso racionándolo a dos kilogramos por persona. Hoy compran media libra, una; otros el kilogramo. Se vende, pero más lento, por eso hay permanencia del producto”, afirma.

Vicente Díaz Sosa, segundo administrador del mercado ideal Jesús Menéndez, manifiesta que la subida del precio no les ha afectado: “El queso se vende. En esta semana he buscado 300 kilogramos y todo ha salido. Demora unos cuatro días, pero sale; lo que sí existe el criterio entre la población de que está elevado el importe”.

Hasta el mercado ideal La Cabalgata, se llegó Eva Hilda Rodríguez Palomino a sopesar las ofertas. Al ver el queso, le pregunto si tiene intención de comprar: “Yo soy jubilada con una pensión de mil 528 pesos, no puedo darme ese lujo. El precio está caliente, no todos podemos llegarle. A mí entre comida y medicinas se me va todo”.

Con pensión similar a la de Eva Hilda, confirma el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social en Granma, figuran alrededor de 10 mil pensionados; y con pensión inferior a esta, o sea, en el orden de los mil 070 pesos, casi 16 mil granmenses que antes podían adquirir esta oferta a un valor más asequible.

La Demajagua da en alguna medida respuestas a Nuris Hidalgo González, residente en Bueycito, quien mientras consumía en Las Torres cuatro bolas de helado bañadas en su propio caldo, se hacía, como económica al fin, varias preguntas.

“¿Quién le pone el precio a esto? Oiga, habría que ver la ficha de costo, la cantidad que cuesta producirlo, la cantidad de personas topetándose; a lo mejor hay que quitar gente de por medio, ser más eficientes, porque de las materias primas sí no se puede prescindir, pero algo pasa con este costo”.

La industria tiene la palabra

El pago a 20 pesos por litro de leche acopiada al campesino y otros dividendos por el acarreo, el enfriamiento para garantizar la conservación y la calidad de la misma, sin que medie subsidio por parte del Estado, disparó los precios de los lácteos a lo largo y ancho del país, en Granma con una incidencia en el 85 por ciento de sus producciones.

Yoandris Espinosa Infante, director contable financiero en la Empresa de Productos Lácteos Granlac, de Granma, explica que la formación de precios se hace teniendo en cuenta los gastos en que se incurren durante el proceso productivo de los diferentes renglones y los costos de las materias primas, muchas de las cuales incrementaron significativamente su valor en el mercado internacional (la tonelada de azúcar refino subió de siete mil 817 dólares a diez mil 440) y,  sin embargo, en esa misma proporción no han estado los precios.

“Para producir un kilogramo de queso empleamos de 10 a 13 litros de leche. Usted multiplica eso por 20 pesos y lo menos que debe costar un kilogramo es de 200 a 260 pesos”, expone Olga María Aguilera Aguilera, Jefa del grupo de planificación, precio y estadística de esta dirección contable financiera.

Pero hacer un queso no es cosa de coser y cantar, como decimos en el argot popular. Implica alrededor de una veintena de operarios que indistintamente trabajan en su recepción, fabricación, maduración, empaque y despacho; requiere además consumo de combustible, electricidad y agua, que deben incluirse en esa ficha de costo.

 

Foto: Luis Carlos Palacios

 

“Por normativas de Finanzas y precios tenemos establecido que solamente podemos tener hasta un ocho por ciento de margen de utilidad del total del costo, no podemos darnos el lujo de bajar esa normativa, porque muchos de nuestros productos, incluso los que van dirigidos a la canasta básica, fueron centralizados por el Ministerio de Finanzas y Precios, y el precio es muy inferior al costo, lo cual ocasiona pérdidas a la empresa que ya arrastra 80 millones de pesos”, explica Aguilera Aguilera.

Mercedes Pérez Díaz, especialista principal de Formación de precios en Granma, da fe de que los precios de la industria láctea fueron establecidos previo análisis con la Dirección provincial de Finanzas y Precios, tras revisar su ficha de costo y según las pautas legales, teniendo en cuenta que el precio mayorista no sobrepase el minorista, y descontando los márgenes comerciales e impuestos sobre las ventas.

Graciela María Carrazana Urquiza, directora económica del Grupo Empresarial de Comercio enfatiza que los precios minoristas son una continuidad de los mayoristas.

“A partir del precio para la venta yo establezco el precio minorista, aplicando un 20 por ciento a ese precio de venta, del cual un 10 por ciento va para al presupuesto del Estado y el otro diez es el margen de utilidad para sufragar gastos de transportación, salario de los trabajadores, electricidad.

“No tengo cómo modificar precios. Si la industria vende a un precio yo tengo que cumplir con mi margen comercial”, acuña Carrazana Urquiza.

 

Como una bola de nieve se inflan, a raíz del precio del queso, las prestaciones gastronómicas en las que no siempre convergen coherentemente gramaje, oferta, precio y calidad. (Pedido en 15 pesos en la Casa del queso, de Bayamo) Foto: Luis Carlos Palacios Leyva

Pérez Díaz aclara que si bien la Resolución 311 establece como mínimo un diez por ciento de margen de utilidad para estas empresas, en el caso del lácteo ha aplicado un 8.2, el mínimo.

Valoraciones

Por un lado, se le ajusta el cinturón a la empresa; por el otro, Comercio disfruta de un margen de ganancias superior a quienes producen; y en el medio de esa encrucijada de intereses, el pueblo enfrenta tal avalancha de números.

La descentralización de los precios abre facultades a cada empresa para fijar el suyo, algunas con el conocimiento para crear una ficha de costo; otras lo hacen a ojo de buen cubero, y las malas cuentas las paga la gente en el sector estatal y el privado, con precios arbitrarios. Por tanto, se impone una capacitación en aras de aprovechar las facultades dadas hoy a los gobiernos municipales y al sector empresarial con más autonomía, y buscar una mayor orientación de los órganos globales de la economía.

Muchas son las aristas asociadas a la problemática de los precios en la industria láctea. ¿Qué más podría hacer la diferencia? Poner más cuidado en la atención a la masa reproductora; un trabajo más cohesionado por parte de todos los actores que deben incidir para que se cumpla lo establecido en materia de contratos y entrega a la industria; instaurar precios deslizantes y no fijos para estimular la producción de leche, quizá acortar la cadena de operarios implicados en la manufactura, destinar las materias primas a elaborar la variedad más factible económicamente para el pueblo.

Finaliza el primer mes del nuevo año y volvemos a hablar de cerrar filas a los elevadísimos precios que hoy transversalizan toda la sociedad.  (Tomado de La Demajagua)

8 comentarios en A precios de infarto

  1. Tiene buen precio para los malversadores o sea directores ,administradores, almaceneros, económicos corruptos y los que tienen un negocio lucrativo, un obrero que vive de su salario no lo puede comprar porque no le alcanza su salario para eso,da pena y bochorno hasta mencionarlo pero es así, pensar que nos esforzamos para producir y sacar la economía adelante y no podamos darnos ese lujo se disfrutar algo tan nutritivo como el queso, ver que quien no produce y puede comprarlo sin pensar ni preocuparse porque gana más que usted incluso el que no trabaja y vive de cola en cola con los bolsillos llenos te quita el deseo de trabajar

  2. En ninguna Provincia los precios son iguales.
    Y como dice el Administrador Vicente Díaz Sosa que trae 300 kg para la semana y se vende,,,,,que remedio no queda,,,,,,,si las Madres de este país se vuelven loca para ver que le pueden poner al pedacito de pan,,,,que también tiene otro precio bien furte para la merienda de los niños. Pero bueno,,,hay que segur,,,SOMOS CONTINUIDAD.

  3. «La industria tiene la palabra», pero solo si es capaz de aprender a producir encadenada con la distribución para las condiciones del mercado exigidas, para llegar con suficiencia tanto al bolsillo de fondo profundo así como al de poco calado.
    Dejemos el ratón, el queso y, la vaca que tiene cuernos al acertijo que nos entona «Ñico saquito». En su lugar tomemos uno de los secretos de la Industria y del mercado que produce lo suficiente para también descuartizar en «pechuga, alas, pescuezo, patas y vísceras » por separado; en tantas partes separadas como igual puedan ser los bolsillos de quienes los adquieren y consumen bajo un mismo «valor nutricional» al consumirlo.
    Fórmula conocida desde la «moribunda» pero aún no enterrada sociedad de la economía de libre mercado tradicional hacia la cual se nos viene invitando a transitar inexorablemente desde mucho antes a la etapa actual de dificultades mundiales añadidas por la pandemia, que se suman a la que veníamos arrastrando derivadas del bloqueo yanqui.
    Incluso estando entre los que piensan que alimenta igual un caldo de alitas que uno con pechugas de pollo; en mi modesto parecer llegaremos a dar el verdadero y auténtico salto no cíclico como el de los precios alternativos en sociedades de economía de mercado, cuando avancemos en saltos cualitativos, cuando el consumo alcance a ser afectado solo por las necesidades a través de una distribución justa sin pasar más allá de su valor racional de ser socialmente útil.
    Está demostrado que el pollo entero o cuarteado como más acostumbramos ha «comercializarlo libremente» bajo cierta apariencia de mercado regulado (al menos en la capiral)», se queda primoldialmente con valores mercantiles, mercantilista y mercadeo; formas que nunca llegaran a ser reconocidas como un producto cuya única selectividad es el valor de utilidad social de la industria.
    Gracias.

  4. Al final que está pasando: «Están los precios de un mismo producto altos en poco tiempo?; o, se ha devaluado nuestra moneda en la misma proporcion acelerada respecto a un valor cambiario imaginado no existente en nuestra realidad frente a un patrón de divisa externo. De ser esto último la razon, deberiamos incluir en nuestros codigos la desaparición soñada de la moneda y que la justeza socio-económica se rija bajo normas de distribución puramente «afectivas», algo así como una visión futurista de eliminar el contrato matrimonial entre «producción – dinero – mercancía – consumo – dinero – más producción». Una conciencia superior de justeza «a cada cual según su necesidad»; donde consideremos que la capacidad y aporte conciente han llegado cerca de los límites posibles. Pero reconozcamos que sueños sin infartos sueños son.

  5. Qué herramienta instrumental tienen las empresas para medir el costo real de sus productos. ¿ El peso martiano, el chavito, la moneda extranjera escogida para que ese producto sea realizado como mercancía en el mercado?. Es a caso diferente la bara de medida para repartir la utilidad de una empresa respecto a otra.
    Quién determina la medida; ¿significa
    acaso la autogestión empresarial un relajamiento comparativo de las utilidades y dividendos?.
    Qué papel regulador del mercado van dejando los intereses estrechos empresariales al trabajador, luego devenido en consumidor.
    Ponemos esos dilemas en manos de la ciencia renovada ante experiencias no tan trabajadas hasta el actual cisma clásico de caminos aún poco trillados. O lo seguimos dejando al «ojo de buen cubero», a partir de sus cálculos que pueden ser tan deficientes de eficacia como su propio «cubo» de medir utilidades.
    Gracias

  6. Es preferible que el cierre de estas empresas, porque el costo de nuestra vida sube y sube y no podemos con eso.
    Si es tan caro producir algo, no lo produzcan y concentren los recursos en lod alimentos básicos para el pueblo y qye puedan ser adquiridis por nosotros.
    No hay Trabajadir Honesto que pueda comerse una pizza, spaghetti, Pan con…
    Hasta cuandi Por Favor.

  7. Yo solo pregunto: cual es el costo real de na producción de un litro de leche? En la empresa en que trabajo durante 8 a 10 horas diarias y vendo mi fuerza de trabajo (mi mercancía, según la economía política) por 120.00 pesos diarios, en una labor tan fuerte o mas quizás que mantener 5 vacas. Si cada una de ellas da como promedio 5 litros, se cobran 100 x 5 vaxas= 500.00 pesos al día. Cual es la utilidad obtenida por 5 vaquitas?. Y este productor, si no hace nada mas, es muy muy pequeño.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu