¿Cómo encadenar mejor?

¿Cómo encadenar mejor?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 puntos, 1 votos)
Cargando…

La insistencia desde la máxima dirección del Estado y del Gobierno durante los últimos tiempos acerca de la necesidad de los encadenamientos productivos para la economía cubana atrae la atención de trabajadores y especialistas, que buscan no solo su comprensión cabal, sino las posibilidades reales de aplicar este —al parecer redescubierto— concepto.

Los encadenamientos productivos, para decirlo de un modo sencillo, son enlaces entre distintos conjuntos de empresas que componen cada etapa o eslabón de un determinado proceso productivo. Esa articulación según sus capacidades específicas persigue que las empresas ganen competitividad en los mercados.

En otras palabras, la idea de encadenar producciones persigue promover, mejorar y estabilizar los vínculos comerciales entre las firmas proveedoras y las compradoras, en busca de altos niveles de flexibilidad, adaptabilidad y garantía de calidad de los productos y servicios en las diferentes etapas de la producción.

En días recientes, por ejemplo, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, apuntaba en la reunión de balance anual del Ministerio de la Industria Alimentaria, de acuerdo con un despacho de Prensa Latina, la importancia de establecer cadenas de ese sector con los ministerios de la Agricultura, el Comercio Interior y la Industria, para aprovechar adecuadamente los cultivos, incrementar las ofertas a la población y mejorar el acceso a envases y embalajes.

Igualmente, el mandatario opinó que muchos de los insumos de la industria turística cubana, actualmente comprados en terceros países, podrían ser de factura nacional; y enumeró renglones como la mantequilla, las confituras, las salsas y los aderezos.

Pero la práctica demuestra que conseguir tales vínculos no resulta tan fácil, mucho más en una economía como la nuestra, con carencias materiales, atrasos tecnológicos y, sobre todo, unas dinámicas y estructuras demasiado sectoriales, las cuales muchas veces resultan más fuertes que la propia motivación para vencer esas barreras en función de una integración económica beneficiosa para los eslabones de cada cadena productiva.

Los encadenamientos productivos no dependen, además, solo de la voluntad del empresariado, como en ocasiones pareciera. Su consecución presupone complejidades en materia de técnica económica, que alcanzan hasta la macroeconomía y sus herramientas en cuanto a la planificación. ¿Desde cuándo —otro ejemplo— escuchamos a voces expertas que alertan sobre la pertinencia de aplicar en nuestro contexto un instrumento como la matriz de insumo-producto?

La buena noticia es que este tema de los encadenamientos productivos tiene suficientes antecedentes de estudios teóricos en nuestro país como mínimo desde la década de los años noventa del pasado siglo, y que según analistas, existen los conocimientos para emprender su experimentación sobre la base de un mayor rigor científico.

No obstante, en la cotidianidad también hay pasos concretos que llevan esa intención. Las ferias de negocios entre las empresas que desde hace ya cinco años tienen lugar en el recinto de Expocuba, como parte de la concertación de sus planes económicos anuales, es un buen exponente práctico de ese tipo de iniciativa.

Los encadenamientos productivos son un proceso que pueden tener, además, una fuerte expresión territorial —y aquí habrá que explorar más el concepto económico de clúster y sus potencialidades en Cuba— e incluso un carácter supranacional, cuando hablamos de integrar nuestros productos a cadenas internacionales de valor, para lo cual es esencial el impulso inteligente e intencionado de la inversión extranjera.

Tampoco es concebible una estrategia de esta índole sin contar en lo adelante con las formas de gestión no estatal, que tienen potencialidades en cuanto a diversificación, mayor maleabilidad ante la demanda del mercado y cultura del detalle frente al cliente, a pesar de las limitaciones, obstáculos y prejuicios todavía existentes en cuanto a sus vínculos con la propiedad estatal socialista.

En resumen, encadenar producciones no es un proceso espontáneo ni voluntarista: conlleva una conducción política y científica, que Cuba —si no lo asumimos como simple consigna— está en condiciones de lograr.

5 comentarios en ¿Cómo encadenar mejor?

  1. a enmientender el encadenamiento productivo es la solución de gran parte de los problemasas que hoy tenemos. soy de Niquero granma y a travez del estudio de la realidad en que se encuentra la sociedad productiba del pais esta variante en fundamental entre las diferentes actores de producción estatal y no estatal a trave del los proyecto de desarrollo local, muchos piden a crito la Emp Mayorista cuando en el propio municipo existe la materia prima en un base productiva o un TCP. lo que esta bloqueado es capasidad y la visision de futuro de los encargados de desarrollar acciones de encadenamiento en Niquero esto avanza y creanme si da fruto.

  2. Dionisio Enesto:La profesora Martha como siempre poniendo el dedo en la llaga. Gracias profesora.
    Hoy el escenario es más propicio teniendo en cuenta que la máxima dirección del país, ha puesto de manifiesto en innumerables ocasiones la necesidad de loas encadenamientos productivos, pero no basta la buena voluntad, se necesita además como ha dicho nuestro Presidente, el estrecho víncuo entre las universidades y las empresas.
    En este sentido, es mi opinión personal, el Laboratorio de Logística y Gestión de la Producción (LOGESPRO), por sus glas, de la Facultad de Ingeniería Industrial de la CUJAE, es una de las istitucines con trabajos desarrollados en este sentido, que pueden contribuir en mucho a tan loable propósito.

  3. Muy importantes los encadenamientos productivos , sobre todo para éxito de los proyectos de desarrollo local, ojalá que en Nuevitas se puedan lograr a partir de las ideas concebidas y las potencialidades existentes.

  4. Excelente articulo y con excelentes reflexiones sobre la realidad del encadenamiento productivo, que no es nada nuevo. Ojalá los hipercriticos habituales lo lean e interioricen.

  5. Los encadenanientos productivos son hoy una necesidad urgente en el país, pero no será suficiente encadenar a teavés de la comercialización entre los actores, se requiere desarrollar las cadenas de suministro, las cadena de suministro financieras, las cadenas de valor hasta las cadenas de valor circular. Se requiere, como dice el autor comprender el concepto y las fases de desarrollo.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu