¿Habrá quien venda caro si no hay quien lo compre?

¿Habrá quien venda caro si no hay quien lo compre?

Al estar demostrado que si hay quien compre algo, siempre habrá alguien que lo venda, es oportuno pensar en la actual situación qué sucedería si va creciendo el número de personas negadas a adquirir un producto o servicio que consideren excesivamente caro.

Para decidir no comprar lo que tenga precios exorbitantes, primero es necesario estar dispuestos a renunciar a las ventajas de tener mayor poder adquisitivo que otros y privarnos de satisfacer una necesidad.

También es imprescindible comprender lo beneficioso que pudiera resultar una práctica generalizada de no comprar para “obligar” a los inescrupulosos a no cobrar desmedidamente, lo cual sería otra contribución a los intentos de protección al consumidor.

Decir obligar pudiera parecer demasiado fuerte, pero es el verbo adecuado después de que una cantidad cualquiera de vendedores y revendedores estatales, no estatales e ilegales han estado doblegando a los llamados consumidores, clientes o usuarios.

Y tampoco doblegar es un vocablo inadecuado, pues no otra cosa han estado haciendo durante mucho tiempo bajo la filosofía de lo tomas o lo dejas, amparado en la escasez que les ha permitido lucrar a costa de las necesidades del prójimo.

La vida ha demostrado que ese tipo de vendedores parecen estar regidos o guiados por un mecanismo organizativo que los pone de acuerdo para imponer el mismo precio lo mismo donde se produce la mercancía que a cientos de kilómetros de distancia.

Es correcto obligar a esos vendedores a no crear caos en un sistema salarial que se está tratando de organizar, pues los hay capaces de comprar lo que otro negociante vende barato para revenderlo más caro y hasta entorpecer la producción para mantener la escasez y los altos precios.

El aparato estatal está tomando medidas para evitar que suban los precios ante el incremento salarial en el sector presupuestado, pero esas decisiones pueden ser más efectivas si individualmente contribuimos para que entre todos no compremos cuando haya que pagar sumas astronómicas.

No es fácil renunciar a comprar o disfrutar de un servicio para satisfacer una necesidad, pero cada vez que lo hagamos, podríamos estar contribuyendo a que si no hay quien pague lo caro, tampoco habrá quien lo venda.

12 comentarios en ¿Habrá quien venda caro si no hay quien lo compre?

  1. Todos tiramos piedras al arbol y nadie le da al mango,todos sabemos que los articulos que se venden salen de las tiendas,por lo tanto los precios estan signados por el valor del cuc,quien tiene los precios altos? Evidentemente que es el estado,seguimos dandole cuchara al cafe, sabiendo que ya esta frio. Pregunto, como podemos boicotear la comida,las medicinas y el transporte, sencillamente no se puede.

  2. Es imposible que yo renuncie a las ventajas de tener un mayor poder adquisitivo que otros (el cual no tengo), sino todo lo contrario, quisiera que mi poder adquisitivo fuera tan alto como los de otros, pero eso no depende de mi.
    Mientras existan esas diferencias en el poder adquisitivo, es ser un iluso pensar que para que bajen los precios dejémos de comprar porque a muchos nos toca escoger o tomar un a decisión de que es lo mas urgente en este momento, mientras que otros se dan el lujo de no tener esa preocupación. Muchos nos hacemos la pregunta como la Cucarachita Martina, nosotros tenemos un salario diabólico, otros un salario simbólico. Este no es el caso de la función del dinero como desestímulo al consumo de un producto o bien determinado. Cuando usted tiene que alimentar a su familia no escatima y está obligado a comprar pues no tiene otra opción, eso es aplicable a muchas esferas de la vida social cotidiana, por ejemplo, alquiler de un coche para llevar un enfermo al médico, comprar un alimento determinado para un enfermo, etc, etc, etc.

  3. Saludos a todos.

    Estimado Chang

    En cuanto a la oferta y demanda no es que no funcionen en Cuba, el problema son los mecanismos que hay detras de esto que secuestran toda intencion de avanzar, nadie conoce aqui cuanto cuesta producir un quintal de arroz, frijoles, las viandas por el estilo, nadie se a sentado con el guajiro y metrado cuanto cuesta producir x producto yen base a eso sacar l oque se puede cobrar, por eso llegamos al mercado y los precios se ponen como si fuera una loteria, una causa fundamental de lo elevado de los precios son los intermediarios, aun no tenemos un mecanismo para evitar esto, las inspecciones no funcionan.

    En cuanto al transporte es lo mismo, permitieron a los transportistas privados decidir el precio de cada tramo o como dice el buen cubano, cobrar lo que les da la gana.

    Para terminar, por que no pedir que bajen los precios de las tiendas recaudadoras en divisas que son las que tienen inflado el precio de todos los productos, si se hace los precios no estarian como estan.

    • Muchas gracias, tanto a lazaro.jesus como a todos los que han opinado. Leo con mucha atención todo lo que dicen con el propósito de usar sus aportes en próximos comentarios que haré.

      • Saludos, lamento haberme incorporado tarde al comentario, pero cada vez que se habla de oferta demanda me parece irisorio lo que se dice, alguien pone un precio y otro compra si quiere; en el mundo incluso el capitalista la oferta y la demandanda se regulan, pongamos un ejemplo: si el estado vende refresco a 10 pesos nadie puede vender el mismo por encima por el mero hecho de comprarlo al estado y tener que ganarle algo; es el propiom estado el que lo permite, nadie puede vender por encima del precio del estado; solamente crear los mecanismos para vender con un margen de descuento a esos que por el servicio que prestan tienen que vender el refresco.

  4. Pero el estado e s el primero que permite que entidades estatales mantengan precios altos a productos deficitarios como el pure de tomates que no hay en moneda nacional en ningun establecimiento y en las TRD hay una pasta de tomates con precio de 2,25 cuc con un gramaje que da para 3 cucharadas soperas, ademas otro producto desaparecido son los pimientos y venden enlatados 2 pimientos a 1,40 cuc , osea 35 pesos 2 pimientos.

  5. Eso en Cuba es un sueño. Dada la necesidad y la poca oferta no hay cabida para renunciar a comprar. Lo que no se compra es lo que el poder adquisitivo, por cierto mantenido por el estado en niveles muy bajos, no permite comprar.
    Le pongo un ejemplo: Yo no compro carne de cerdo ni a 35 pesos pues simplemente en mi casa no daría ni para una comida una libra y los gastos me lo impiden. Pero no quiere decir que si tuviera el dinero para comprar a mi familia un pedazo de cerdo que satisficiera a todos, no lo haría. Pues a base de perritos, jamonada y huevos no me parece que sea muy saludable la dieta. Pero es mi realidad.
    Eso que usted plantea se puede dar en lugares donde hay una oferta grande, variedad y un control verdadero por parte de los encargados de fiscalizar. Incluso en sociedades capitalistas, cuando hay escasez, los precios se disparan y la especulación aparece. La única manera de controlar eso es imponiendo altas multas o cerrar negocios que verdaderamente des-incentiven la especulación.
    Por otro lado, en Cuba los precios están altos en todos lados. Empezando por los precios del estado. No quiero hablar de las tiendas en divisas, ni de las telecomunicaciones. Siempre hay que pensar que todos queremos consumir y tener un nivel adquisitivo, empezando por los vendedores.
    Al propio tiempo hay que tener en cuenta la ausencia histórica e impulsora del alza de precios de un mercado verdaderamente mayorista. El invento de las tiendas al por mayor es un autoengaño pues no incentiva la compra. Los gastos tan solo en transportación no merecen la pena. Es mejor comprar en la tienda más cercana lo que necesitan para el negocio.
    Su artículo es un llamado al boicot contra los privados que aumentan los precios. ¿Ha pensado que pasaría si de verdad se hace un boicot contra todo lo que está caro en este país y que al entender de la mayoría es abusivo? De momento yo estoy cumpliendo con lo que pide en su artículo. Decidí ni molestarme con los precios de internet en el móvil y me dije que no tendría internet hasta que hubiera precios lógicos para los salarios que se pagan.
    Desgraciadamente no puedo hacer lo mismo con el aceite, el pollo, los picadillos o las hamburguesas de las tiendas en divisas. Ni con el transporte de 5 pesos por tramos porque es el se quedó funcionando después que los vecinos decidieron arreciar el bloqueo.
    Dentro de 10 o 20 años (con bloqueos, ineficiencias, corrupción quitadas de por medio y con ofertas y salarios superiores) su artículo será un llamado muy bueno. Por ahora, no creo que sea factible ni bien pensado llamar a un boicot generalizado. Es peligroso para todos los actores de la economía, si sabe a quienes me refiero.

    • No se trata de un proceder solamente ante los privados, pues afirmamos que “una cantidad cualquiera de vendedores y revendedores estatales, no estatales e ilegales han estado doblegando a los llamados consumidores, clientes o usuarios.”
      Muchas gracias por aportar sus criterios. Entre todos podemos construir la mejor opinión y dar ideas para la vida práctica.
      Lo invito a continuar el diálogo.

  6. Desde hace mucho tiempo no se debe decir oferta y demanda, se podría decir el día que el salario sea más justo, se sabe que ya se están dando los pasos y todos estamos esperando. Actualmente se puede decir oferta y necesidad, esta ultima las vemos muchas personas.
    Hasta cuándo van a existir los carretilleros que no cultivan un grano, solo son revendedores, que venda el que cultiva, sino que se los vendan a acopio. La mayoría prefieren que se le pudra el producto que hacer una rebaja, !como tienen que aprender!

    • Muy de acuerdo con usted en lo que opina de la llamada Oferta y Demanda. Es un tema que debemos abordar en próximos comentarios. Gracias por dar la idea.

      • Coincido con Arturo Chang, este tema de la Oferta y Demanda requiere un estudio más profundo, no tratar el tema a la ligera, creo que tiene mucha tela por donde cortar.
        En cuanto a comprar lo que otros venden caro, no sé ni qué decir, ahí entra a jugar el revendedor que debería desaparecer y aún persiste en nuestras calles y no se avizora una solución al problema, creo que al país se les ha ido de las manos ese asunto.
        Lo ideal seria bloquear a todo aquel revendedor que abusa del bolsillo del cubano de a pie, pero igual nos privaría de comprar aquello que tanto necesitamos en un momento dado, ya lo digo, el tema merece un estudio màs profundo.
        Gracias!

  7. DDesde hace mucho tiempo no se debe decir oferta y demanda, se podría decir el día que el salario sea más justo, se sabe que ya se están dando los pasos y todos estamos esperando. Actualmente se puede decir oferta y necesidad, esta ultima las vemos muchas personas. Hasta cuándo van a existir los carretilleros que no cultivan un grano, solo son revendedores, que venda el que cultiva, sino que se los vendan a acopio.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu