Maternidad: acto de amor

Maternidad: acto de amor

El contacto temprano piel a piel es probablemente uno de los períodos más sensibles que experimenta la madre del bebé prematuro. Foto: René Pérez Massola
Foto: René Pérez Massola

No importa si La Biblia le vaticina “parirás con dolor”; o si la ciencia le asegura que sentirá como si 20 huesos del cuerpo se le quebrasen a la vez; o si, con pelos y señales y de carretilla, la prima le repasa el nacimiento de su niña, que-asomó-la-cabeza-a-base-de-espátulas, después-de-seis-horas-en-el-salón- y cómo-cuándo-para-porque…

No importa que la tía le adelante que “los hijos son lindos pero dan un trabajo que tú no te imaginas” y que, “a según se estiran, aumentan los dolores de cabeza, porque hijo chiquito, problema chiquito, pero hijo grande…”.

No importa si las amigas experimentadas en el arte de la maternidad le recomiendan que se vaya desprendiendo de los pequeños placeres de la vida, como series y lecturas nocturnas, noches románticas, sábados de fiesta, carnavales y modas que promueven el abdomen afuera.

No importa si dentro de poco será un reto mantenerse limpia y llena a la vez, o si la cervical se le convertirá en el talón de Aquiles, o si el desespero encontrará la cima, y el dique contenedor de lágrimas, tan fuerte siempre, cederá ante cualquier síntoma de malestar de la criatura.

Nada importa. Ella quiere conocer la historia de primera mano. Y allá va, hecha una “bola” de esperanzas, dispuesta a soportar hasta 57 unidades de dolor, de las 45 que puede resistir el cuerpo humano. Con una mano sobre la barriga espanta el temor y su mundo interior se inunda de fuerzas para darle paso a un ángel. Ahora sabe lo que es conjugar el verbo amar en todos los modos y los tiempos, más allá de los libros de gramática.

Un comentario en Maternidad: acto de amor

  1. Ser madre es una experiencia maravillosa, todos te dicen que te cambia la vida y nos parece un discurso de todas las madres que conocemos, pero si que cambia, sentir el primer llanto de tú bebé te hace ver la vida de otra manera, ver por primera vez su carita, poderlo acaricias después de 9 largos meses de espera es increíble, ser madre si que trae dolores de cabeza, pero trae miles de alegría, trae llanto, pero nos trae las mejores sonrisa. Ser madre es maravilloso, es una experiencia única, no se si a todas les pasa pero siento que desde que lo soy, me siento mejor hija. Gracias Mami por estar y por ser tú. Felicidades a todas las Madres

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu