Sonando en Cuba: Buen espectáculo

Sonando en Cuba: Buen espectáculo

Está claro que a Sonando en Cuba (Cubavisión, domingos, 8:30 p.m.) no le faltan detractores, mucha gente ve en la producción de RTV solo la copia de los concursos devenidos reality shows  que suelen presentar tantos  canales “de afuera”. Y sí, bien  mirado el programa que dirige  Rudy Mora tiene muchos puntos  en común con esas propuestas,  tanto desde el punto de vista formal  como desde la concepción  misma de la competencia.

Pero la pregunta es: ¿quién  ideó el formato? ¿Alguien puede alegar derechos de exclusividad?  Sonando en Cuba tiene  que ver, claro, con American Idol  y  Operación Triunfo; pero también con La Suprema Corte del Arte y más recientemente Todo el mundo canta, que fueron programas  muy cubanos.

Convengamos en que nuestro  público (que por medios alternativos ve hace rato programas  extranjeros por ese estilo) estaba reclamando hacía mucho un  concurso para nuevos talentos  de la música. Se imponía, no se  puede vivir de espaldas a esquemas de consumo establecidos.

Sonando… es una propuesta  más que digna, que de muchas  maneras renueva la estancada visualidad de casi todos los  musicales de nuestra televisión.  Aquí, es evidente, hay un sentido  del espectáculo que no abunda.

La apuesta por la música popular bailable cubana es un acierto, aunque el espectro parece  estrecho: también contamos  con una rica tradición en la canción, por ejemplo; contemplar  esa vertiente hubiera sido excelente.  Pero al menos aquí se  hace honor al gran patrimonio  nacional, y esa ya es una apuesta respetable.

Sonando en Cuba habrá que dedicarle más espacio en estas páginas. Apuntemos, eso sí, dos puntos polémicos:

Aunque en las últimas entregas se ha ganado tiempo en la  edición, todavía hay más parafernalia de la cuenta antes del  pollo del arroz con pollo, o sea,  la interpretación de los concursantes. Demasiadas entrevistas,  castings, carreteras, pruebas de  cámara… Haría falta más música y menos crónica.

Y segundo: la estructura para  la calificación  puede llegar a ser  injusta. Con esa decisión de que  cada día pasen dos y no clasifiquen dos puede darse el caso  (y se ha dado) de que un día se  quede fuera alguien que hubiera  recibido más puntos que los clasificados de jornadas anteriores.  Mejor hubiera sido que compitieran todos contra todos.

Pero demos tiempo, a Sonando  en Cuba, todavía le quedan varias  semanas…

24 comentarios en Sonando en Cuba: Buen espectáculo

  1. Es loable hacer un reconocimiento especial a la televisión cubana por el programa “Sonando en Cuba”. Para no ser absolutos, digamos que es una de las pocas veces que se logra un reality show de esa naturaleza, acorde a los estándares internacionales, con peculiaridades en correspondencia con nuestras formas de hacer televisión (sin copiar mecánicamente) y con una producción elogiable en relación con las limitaciones que posee el país. Dese ese punto de vista, vale el intento; si a eso le sumamos las deudas que hoy tienen las nuevas generaciones de artistas con ese género de la música cubana, entonces el propósito fue muy atinado y digno de preservarlo. Sin embargo, en aras de mejorar el proyecto sería recomendable tener en cuenta algunas observaciones necesarias: la dirección de arte no fue la mejor, hay que lograr un mejor balance entre el espectáculo y el contenido meramente informativo del espacio, es decir entre las distintas secciones de carácter musical, promocionales y las entrevistas; la locución -para un programa de esa envergadura- dejo mucho que desear, con tan buenos animadores que tiene el país ¿por qué no se hizo una mejor selección?; la sección infantil, más que prestigiar el evento, deslució –estoy convencido que en el país hay mejores exponentes del talento infanto – juvenil que esos que ahí se presentaron; y por último y no menos importante la decisión final del jurado -ampliamente cuestionada en un grupo no muy reducido de personas conocidas, aunque vale destacar que el trabajo del jurado fue muy profesional- debió haber sido mucho más participativa para no dejar lugar a dudas. Podría haberse conformado para la final un jurado con los mejores exponentes de la música sonera del país con una distribución equitativa por zonas geográficas, puesto que se trataba de un espacio de carácter nacional. De la misma manera, dada la naturaleza del programa, y teniendo en cuanta los estándares de la televisión interactiva a nivel internacional, podría haberse conformado, además, un jurado popular a partir de las opiniones recibidas de la población vía correo electrónico, la telefonía u otras vías, cuyas opiniones se colegiaran con las del jurado profesional. De esa forma se hubiera logrado un mejor balance entre calidad y espectáculo, porque en definitiva se trataba de un Show Televisivo.

  2. Me parece una excelente idea que nosotros tambien tengamos una competicion asi y ya de paso un programa que nos ponga al tanto del quehacer de los musicos cubanos y del surgimienro de nuestras nuevas generaciones de artistas. Ahora bien, me gustaria saber que requisitos debe cumplir una persona para participar y como me enteraria yo, por ejemplo de una proxima audicion, ya que conocemos el programa??

    Saludos y sigan con el programa, criticas van a tener siempre, lo mas dificil en el mundo es recibir elogios.
    AnaK.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu