LA GUAGUA: Los trabajadores protegen su Talón de Aquiles

LA GUAGUA: Los trabajadores protegen su Talón de Aquiles

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 puntos, 1 votos)
Cargando...

Todos los humanos tenemos tejidos fibrosos entre los músculos de la pantorrilla y el hueso del talón que forman una conexión sin la cual no podríamos estar de puntillas al caminar, correr o saltar, pero gracias a la imaginación de los antiguos griegos es que le damos un nombre con el cual se alude a un punto débil.

Cuentan que la madre de Aquiles lo bañó en aguas mágicas que lo protegerían, pero al sostenerlo por su talón, este no se mojó y quedó como su única parte vulnerable, por lo cual para que fuera cumplida la profecía de su muerte, había que herirlo por esa parte.

Al respecto, la mayoría de las referencias dicen:

Fue el dios Apolo -quien apoyaba a los troyanos- el que guió la flecha hacia su punto vulnerable: el talón.

Sólo así logran vencer al guerrero que aparece en la primera línea de la «Ilíada», cuya ira pone en movimiento toda la historia, ese semidios, asesino, saqueador, malhumorado, temperamental, despiadado y cruel pero también aquel que es siempre el más rápido, más agudo, más grande, más brillante, más importante y más hermoso que otros hombres.

 

En Avanzar con toda la tropa se explica que en circunstancias de peligro los trabajadores demuestran estar dispuestos a todo, lo cual no sucede siempre así con todos unidos en lo cotidiano, lo diario, y es entonces como un Talón de Aquiles, sobre lo cual Lázaro Peña dijo:

Lo mejor de la tropa abrió el camino, ya lo trazaron, ahora hay que tomar posiciones, hay que avanzar con toda la tropa, y hay que sumar a todos, movilizar a todos, ganar a todos, unir a todos para la acción necesaria.

Aquellas palabras del Capitán de la clase obrera cubana fueron dichas en una plenaria previa al XIII Congreso de la CTC, y ahora en otra que precede al 22 Congreso de la CTC, se considera que para lograr esa unidad, se necesita identificar al trabajador idóneo para dirigir la sección o el buró sindical, por lo cual según se reporta en El 22 Congreso tiene que ser un ejercicio movilizador que el secretario general de la CTC Ulises Guilarte de Nacimiento afirma:

Para pelear por los derechos de los empleados, hay que seleccionar a la persona más capaz, con reconocimiento y autoridad, y, después de elegirla, capacitarla en lo jurídico, económico y laboral, solo así podrá representar.

La nota titulada Transformar el escenario económico y perfeccionar lo ideológico recoge estas reflexiones de Ulises Guilarte de Nacimiento:

El 22 Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) tiene la responsabilidad de transformar el escenario económico del país y perfeccionar la influencia ideológica de los sindicatos en los colectivos obreros

Y agrega:

Habrá que debatir acerca de las distorsiones del sector no estatal para transformarlo y convertir este escenario fundamentalmente en productivo y no comercial únicamente, así como perfeccionar el encadenamiento de todos los actores de la economía.

Obsérvese las palabras finales: El encadenamiento de todos los actores de la economía, que es la clave para conjurar la profecía en versión moderna, de los enemigos declarados de los trabajadores cubanos y sus familiares.

Si bien en lo económico hay que encadenar a todos los actores de la economía, durante el proceso previo al 22 Congreso de la CTC también es esencial lo ideológico en favor de la unidad, por lo cual debemos tomar en cuenta lo dicho por Ulises Guilarte de Nacimiento:

Transformar el escenario económico del país y perfeccionar la influencia ideológica de los sindicatos en los colectivos obreros

Independientemente de que esta Guagua aborda el tema de manera, general, en los colectivos obreros hay que tratarlo según la situación concreta y el momento en que se desenvuelven, para poder enfrentar con éxito al enemigo que tiene muchos recursos dedicados a hacer diana sobre el Talón de Aquiles que representa la desunión, división, fraccionamiento e insuficiente nivel de unidad.

 

Divide y vencerás

El Departamento de Tesoro de la administración Biden anunció nuevas medidas hacia el sector privado en Cuba para darle algunas posibilidades sin bajar la intensidad de las presiones, pues no dejan de estar regidas por los objetivos formulados el 6 de abril de 1960 por Lester D. Mallory, Vice Secretario de Estado Asistente para los Asuntos Interamericanos, quien en un memorándum secreto desclasificado del Departamento de Estado definía la filosofía del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto meses después de forma unilateral contra Cuba:

La mayoría de los cubanos apoyan a Castro (…) el único modo previsible de restarle apoyo interno es mediante el desencanto y la insatisfacción que surjan del malestar económico y las dificultades materiales (…) hay que emplear rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica de Cuba (…) una línea de acción que, siendo lo más habilidosa y discreta posible, logre los mayores avances en la privación a Cuba de dinero y suministros, para reducirle sus recursos financieros y los salarios reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del Gobierno.

Recomendó Mallory que fuera lo más habilidosa y discreta posible, por lo cual el movimiento sindical debe estar alerta, pues habilidosamente pueden apretar a todos y aflojar un poco a algunos para crear discretamente fisuras entre los trabajadores.

Trabajadores somos todos, incluyendo a los de los sectores de las cooperativas y mipymes que gracias a la nueva medida anunciadas tendrían ciertos beneficios señalados por la agencia AP bajo el título de EEUU abre la banca a negocios cubanos con el fin de impulsar al sector privado:

Uno de los principales cambios permitiría a los propietarios de empresas privadas cubanas abrir cuentas bancarias en Estados Unidos y acceder a ellas por internet una vez que estén de regreso en Cuba, algo que no podían hacer anteriormente. Además, Estados Unidos volverá a permitir las llamadas transacciones “U-turn”, en las que el dinero se transfiere de un país a otro pero se enruta a través de Estados Unidos.

Al respecto, el MINREX declaró:

El gobierno cubano estudiará estas medidas y, si no violan la legislación nacional y significan una apertura que beneficie a la población cubana, aunque solo sea a un segmento, no obstaculizará su aplicación.

Por supuesto que el movimiento sindical cubano no se opone a la aplicación de esas medidas que beneficiará a alrededor de 11 mil empresas privadas que han dado trabajo aproximadamente a una tercera parte de los empleados.

Además de esperar cautelosamente el desarrollo de los acontecimientos, de inmediato las organizaciones sindicales tienen elementos para el análisis de decisiones que sospechosamente se anuncian poco después que EEUU retira a Cuba de la lista de países que cooperan plenamente en el enfrentamiento al terrorismo.

Sin embargo, y es lo más significativo, la mantiene en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo, lo cual desestimula a bancos estadounidenses o de tercero países a tener relaciones con Cuba ante las amenazas de multas y sanciones o temores que engendra la Ley Helms Burton y la influencia de esa poderosa nación en el sistema financiero.

Sin dudas, no se puede perder de vista la reacción del gobierno estadounidense en relación con el crecimiento del sector privado cubano al calor de las transformaciones económicas que incluyen una creciente participación de hombres de negocio foráneos y de ciudadanos cubanos.

Si fueran buenas las intenciones, bienvenidas sean, pero también hay que estar preparados si para lograr sus propósitos persisten en restar apoyo interno a la Revolución mediante el desencanto y la insatisfacción que surjan del malestar económico y las dificultades materiales y para ello ahora intentan utilizar a los nuevos actores económicos privados.

No perdamos de vista el bloqueo en su doble aspecto, el que imponen desde el exterior y el que introducen para actuar desde adentro, no solo con el fin de provocar ineficiencia, sino también la división de los trabajadores y familiares para enfrentarlos a las estructuras legales y políticas.

 

En resumen: Hay un Talón de Aquiles, pero sobre todo, un escudo protector en la unidad de todos los trabajadores y sus familiares.

Si el enemigo destina cuantiosos recursos, incluidos los monetarios, para que los nuevos actores económicos se conviertan en un factor de cambio, bien que el movimiento sindical podría favorecer que sea un factor de cambio, para que las empresas privadas se integren de conjunto con el resto de los actores, en beneficio de su pueblo.

Una de las maneras más contundentes de responder a esas pretensiones de separar artificial y malintencionadamente los sectores privados y públicos es que la Central de Trabajadores de Cuba y sus sindicatos mediante la sindicalización que dé unidad a todos los trabajadores para fortalecer el sistema empresarial y a la sociedad en su conjunto.

Existen motivaciones suficientes para lograr la unidad entre todos los componentes del sistema empresarial, y también de sus trabajadores, pues todos dentro de la sociedad cubana son víctimas del bloqueo económico, comercial y financiero que crea dificultades a todos por igual y después tratan de confundir con ciertas ventajas para los privados.

Guaguas anteriores pueden accederse desde aquí

 

En una reunión con trabajadores de la Cooperativa de Ómnibus Aliados en La Habana, el 30 de marzo de 1959, Fidel dijo: «Ustedes saben que uno de los lugares donde más se discute de política, de revolución, de economía y de todo, es en el ómnibus, ¿no? Es como una plaza pública el ómnibus, es como una mesa redonda; un ómnibus es como una mesa redonda permanente, donde todo el que sube opina. (…) a veces pregunto qué se habla en los ómnibus, para enterarme de cómo andan las cosas.»

English Version Here

Compartir...

2 comentarios en LA GUAGUA: Los trabajadores protegen su Talón de Aquiles

  1. Sí que atrae y despierta atención su comentario.
    Existen muchas experiencias laborales, una de ellas cuando el funcionario administrativo descontestualiza su génesis ideológica. Sobre todo cuando deja de asumir su valor humano y no se lo suma a lo que él considera como la esencia de su pertenencia administrativa. Entonces dicho funcionario se pierde, no sabe administrar en armonía su pertenencia humana la cual solamente asume cuando se siente compulsado por por las organizaciones socio políticas que le circundan.(llámense, partido, sindicato, u otros factores sociales). Si algún día lograsemos encadenar el interés económico institucional, empresarial con el ideológico sicialista y pudiesemos ponerlos a funcionar hacia un mismo sentido; tendríamos una lucha, seguramente no de contrarios sino tal vez la de una contienda que podría ser la del futuro esperado, aquella que no requiera del dios Apolo, ni de nuestro Aquiles; sería una contienda de «carga al machete»; sería simplemente una lucha de asociados hacia un mismo sentido, hacia un objetivo previamente consensuado e institucionalizado por lograr el bienestar y desarrollo más racional y justo para todos.
    En la lucha por lograr un objetivo así, ahí podría estar nuestro otro Talón de Aquiles, el que nos frena y acompaña en nuestro proceso hacia el socialismo, el nuestro.
    Gracias.

  2. Sí que atrae y despierta atención su comentario.
    Existen muchas experiencias laborales, una de ellas cuando el funcionario administrativo descontestualiza su génesis ideológica. Sobre todo cuando deja de asumir su valor humano y no se lo suma a lo que considera como la esencia de su pertenencia administrativa. Dicho fun con ionario se pierde, no sabe administrar en armonía su pertenencia humana la cual solamente asume cuando es compulsado por por las organizaciones socios políticas que le circundan.(llámese, partido, sindicato, u otros factores sociales). Si algún día lograsemos encadenar el interés institucional,empresarial económico con el ideológico sicialista y ponerlos a funcionar en un mismo sentido; tendríamos una lucha, seguramente, no de contrarios sino tal vez de una contienda que podría ser de del futuro esperado, que no requiera del dios Apolo, ni de nuestro Aquiles: Tal contienda de «carga al machete» sería simplemente la de una lucha de asociados hacia un mismo sentido consensuado e institucionalizado por lograr el bienestar y desarrollo más racional y justo para todos.
    En la lucha por lograr un objetivo así, ahí podría estar nuestro otro Talón de Aquiles, el que nos frena y acompaña en nuestro proceso hacia el socialismo, el nuestro.
    Gracias.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu