Palco #12: Croacia se gana la lotería

Palco #12: Croacia se gana la lotería

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (10 puntos, 2 votos)
Cargando…

Cuando el árbitro estadounidense Ismail Elfath lanzó una moneda al aire por segunda vez en el Croacia-Japón, todos sabían que el partido comenzaba de nuevo. Un enfrentamiento más rústico, desesperado, pero emocionante: los penales.

Livaković salvó a Croacia. foto: Listín Diario

Nada de lo que pasó o pudo haber sucedido tenía la más mínima importancia. Ni las ocasiones falladas, ni el gol de Maeda, ni el empate de Perisic con un gran cabezazo… Daba absolutamente igual quién dominó o quién estuvo más cerca de ganarlo. A fin de cuentas los dos equipos habían luchado con todas sus fuerzas. Ahora dependían en gran medida de sus arqueros, responsables también de que el escenario estuviera sumido en la tensión.

Elfath agarró la moneda en el aire, miró la cara que cayó bocarriba en la palma de su mano y decretó al capitán japonés como ganador del sorteo. Yoshida eligió abrir lanzando. La suerte le sonreía a Japón, al menos de inicio.

Modric, Kovacic y Perisic no aguantaron los 120 minutos. Brozovic sí, malamente. Razones de más para que Zlatko Dalic se encomendara a su guardameta Dominik Livaković.

Minamino fue el encargado de abrir la tanda de penales. Lanzo algo a la izquierda, suave y fácil para que Livaković detuviera. Luego vino Vlašić y puso en ventaja a Croacia.

En la segunda ronda, Livaković volvió a ganar la partida ante Mitoma, como había sucedido en la prórroga tras una gran jugada del japonés. Con una mano y lanzándose a su derecha atajó el disparo y todo se ponía muy difícil para los nipones.

Brozović cobró al medio y engañó a Gonda para el 2-0. Sin embargo, Asano no dejaba morir a los asiáticos y anotó el primero de los suyos. Para más dramatismo, Livaja la estrellaba el poste y le daba un poco de respiración artificial a Japón.

Le tocaba a Yoshida. Ya la suerte le había sonreído en el sorteo. Corrió hacia la pelota y disparó a colocar, demasiado suave para vencer al meta croata que volvía a atajar sobre su derecha y abajo.

Si Pašalić metía el suyó, Croacia ganaba la lotería. Y lo metió, engañando a Gonda. Los reyes de la prórroga siguen vivos. Y el fútbol sonríe porque, al menos una vez más, volverá a ver a Modric en un partido de Copa del Mundo.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu