Palco #12: El gol de Iniesta y los enlaces covalentes

Palco #12: El gol de Iniesta y los enlaces covalentes

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (21 puntos, 5 votos)
Cargando…

La primera vez que lo ves parece mentira,
La segunda vez dan ganas de correr.
La primera vez que lo ves parece mentira,
La verdad es más difícil de creer.
El gol de Iniesta, los párpados cromados.
El rabo entre las piernas.
Fragmento de la canción «Parece Mentira» de Quique González

Iniesta fue el MVP de la final del Mundial de Sudáfrica 2010.

Mucha gente siempre se acuerda de lo que estaba haciendo el día en que sucedió un hecho relevante. Así suelen empezar en reuniones los cuentos personales, a raíz de un acontecimiento importante a mayor escala y su impacto en la vida de los mortales.

Yo, por ejemplo, recuerdo perfectamente el día del gol Iniesta en la final del Mundial de Sudáfrica 2010. Ese 11 de julio el despertador me tiró de la cama contra mi voluntad, para ir a un repaso de Ciencias Naturales antes de la revalorización de una prueba que causó estragos en los cuatro grupos de octavo grado de la secundaria.

Todos pa casa de Julio Alberto a repasar con el profe Luis los enlaces covalentes y otras cosas que a día de hoy no he podido emplear en la vida. Era un remedial profundo: los átomos, las moléculas… ¡el Mundial, la final del Mundial! Pero estábamos tranquilos, porque sabíamos que Luis no se lo iba a perder, aunque solo jugaran tres del Madrid en el once titular de Vicente del Bosque.

Cuando se iba acercando la hora, los contenidos pasaban más rápido y entre miradas que se cruzaban buscando el reloj, se acabó el repaso y todo el mundo salió corriendo para su casa.

Sabía que Iniesta estaba encendido, como hacía tiempo no se le veía en un terreno de fútbol, y uno nunca se debe perder los momentos de magia, porque con ella todo es posible, hasta que el propio Iniesta metiera un gol.

Me senté en un pequeño sillón de tiras azules, con mis padres detrás. Mi mamá solo prestaba atención en algunos momentos, daba una vuelta y se perdía en el balcón. Volvió a mirar con los gritos que dimos tras la patada de De Jong a Xabi Alonso, un brutal planchazo en el medio del pecho. Y toda Holanda dando leña, también pegaban a Iniesta que le hizo túnel a Robben y sacó a pasear cuantas veces quiso a Van Bommel, Heitnga y compañía.

Pero los tulipanes se acercaban con peligro, dos balones como un cuchillo atravesaron la zaga de España. Gracias a Dios, a Robben le faltó convicción y algo más, mientras que a Casillas le sobró aplomo. Íker también estaba mágico. Respiramos.

El partido avanzaba y el narrador pedía la entrada de Silva o Fábregas… ¡por Iniesta! Decía que con estos España lucía mejor, que Andrés no tiraba a puerta. Pero era el que mejor estaba jugando con diferencia, y el físico le aguantaba. «¿Cómo que quitar a Iniesta?», nos preguntamos en la sala mi papá y yo.

Sin embargo, el señor tenía idea fija con el manchego, que provocó la expulsión de Heitinga a los 19 minutos de la prórroga y siete minutos después, luego de una corrida de Navas, dio un taconazo en el centro de la cancha, en plena contra, y se desprendió al área rival para acabar mano a mano con el arquero holandés, tras la intervención previa de Torres y Fábregas.

A esa hora no quería que chutara, no soportaría una crítica más del hombre de los micrófonos si aquella pelota no entraba. Pero basta que un narrador diga algo para que suceda exactamente lo contrario e Iniesta calló bocas. Una volea inmaculada y al mismo tiempo feroz  venció a Stekelenburg… Vino la dedicatoria a Jarque, los festejos en el córner y los saltos nuestros en la sala.
Luego vi a Iniesta llorar, sin saber en aquel entonces todo lo que había pasado para llegar a ese momento.

Ese ha sido el único encuentro en el que visto el final que esperaba. En la noche me senté de nuevo ante la pequeña pantalla y grabé con una cámara digital HP el gol y la entrevista post partido al mejor jugador de la final, que es también el mejor jugador que he visto sobre un terreno de fútbol.

¡Ah! Y con respecto a la prueba, si jamás me ha servido para nada saber de los enlaces covalentes y esas cosas de las que nos habló Luis, bien poco me valió aquel golazo de Iniesta en la dichosa revalorización.

La volea de Iniesta.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu