Che: la enseñanza de su ejemplo

Che: la enseñanza de su ejemplo

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (11 puntos, 3 votos)
Cargando…

En la Quebrada del Yuro, un intricado punto de la serranía boliviana, el 8 de octubre de 1967 el Comandante Ernesto Che Guevara libró su último combate por los pobres y explotados de Latinoamérica y del mundo.

 

 

Un día después, en la humilde escuelita de Higueras, no lejos de aquel paraje andino, los verdugos al servicio del imperialismo yanqui lo asesinaron fríamente luego de resultar herido y capturado durante un enfrentamiento con el ejército.

Con el crimen sus ejecutores materiales e intelectuales doblaron campanas de júbilo, más la desaparición física del héroe ha trascendido a lo largo de 55 años como antorcha inextinguible, de dimensión universal y para todos los tiempos. Al decir del Héroe Nacional de Cuba José Martí, “hay hombres que hasta después de muertos dan luz de aurora”.

De ahí fluye la fuerza de su extraordinaria personalidad forjada en el sacrificio, del ejemplo permanente y de atributos que lo convirtieron en un líder admirado y querido por nuestro pueblo.

Así ha sido desde su incorporación a la expedición del yate Granma cuando el 2 de diciembre de 1956 partió desde México dirigida por Fidel Castro Ruz y puso proa al oriente cubano para emprender la lucha guerrillera contra la tiranía de Fulgencio Batista.

En las filas del Ejército Rebelde, el Che estuvo entre los principales jefes de aquella tropa. Como estratega militar asumió difíciles misiones al frente de la Columna 2 Ciro Redondo y en la toma de la ciudad de Santa Clara, cuyo final victorioso impulsó de manera decisiva el desplome del régimen imperante para dar paso al triunfo revolucionario, el Primero de enero de 1959.

Nuevas responsabilidades pusieron de relieve sus cualidades de dirigente de aguda visión política y económica, además de la capacidad para organizar y ser intransigente sin dejar de ser humano y receptivo. Tales cualidades estuvieron presentes como ministro de Industrias y posteriormente como presidente del Banco Nacional de Cuba, tareas que desempeño con absoluta austeridad y vínculo con la clase trabajadora.

Era usual que dialogara con los trabajadores en una fábrica, un taller o dedicara tiempo de su descanso a compartir labores de junto a los portuarios, participar en la construcción de una escuela o convertido en operador de una combinada cañera en los campos de un central azucarero. Fue el promotor de las jornadas de trabajo voluntario en el país, al que concedió especial importancia educativa para la conciencia de las masas.

A los obreros, técnicos e ingenieros les inculcó el afán creador e innovador, dos elementos esenciales para incentivar el desarrollo científico y hallar soluciones ante las limitaciones materiales motivadas por el asedio económico, comercial y financiero impuesto por el imperialismo yanqui.

A través de cartas, artículos periodísticos y discursos, el Comandante Ernesto Che Guevara le otorgó trascendental importancia a las jóvenes generaciones.

En un trabajo titulado El Socialismo y el Hombre en Cuba precisó: “La arcilla fundamental de nuestra obra es la juventud, en ella depositamos nuestra esperanza y la preparamos para tomar de nuestras manos la bandera”.

El quehacer del Guerrillero Heroico en Cuba fue polifacético. Ese es nuestro Che. Así lo recordamos este 8 de octubre en el aniversario 55 de su desaparición física. Así vive y vivirá en la memoria y el corazón de los cubanos.

Acerca del autor

Graduado de Licenciatura en Periodismo, en 1976, en la Universidad de La Habana. Hizo el servicio social en el periódico Victoria, del municipio especial isla de la Juventud, durante dos años.
Desde 1978 labora en el periódico Trabajadores como reportero y atiende, desde 1981 temas relacionados con la industria sideromecánica. Obtuvo premio en el concurso Primero de Mayo en 1999 y en la edición de 2009. Es coautor del libro Madera de Héroes.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu