Hermenegildo Báez: Ahora boxeo con la vida

Hermenegildo Báez: Ahora boxeo con la vida

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (25 puntos, 5 votos)
Cargando…

Sí, lo admito. Concibo un puñado de cosas des­de mis nostalgias. Quién sabe si tal vez no sé vivir sin ellas. ¿Desea que le hable de las nostalgias, anhelos y decepciones de alguien, que a lo mejor en algún momento también hayan sido su­yas?, ¿en serio quiere que le toque el tema?

 

Foto: José Raúl Rodríguez Robleda
Foto: José Raúl Rodríguez Robleda

 

Todo comenzó hace poco más de un mes. Sobre la marcha trope­cé con varios números telefónicos equivocados. Negativas e incluso una infame mentira que solo espo­leó más mi interés. Por eso cuando mi teléfono sonó cerca de las seis de la tarde de un martes, y la voz al otro lado de la línea me confirmó que era él, festejé la noticia como cuando en quinto grado Margari­ta rozó mis labios y me juró amor eterno, algo que nunca ocurrió…

Ahora busco la dirección de este hombre por las calles de La Habana, donde los carros pasan rugiendo y saltando sobre los ba­ches. Abro la ventanilla del auto y los olores de la ciudad inundan el aire. Las personas, inmersas en su dura cotidianeidad, parecen acto­res de cuadros de Edward Hopper derritiéndose bajo el sol. Muchos colores se pierden en el gris domi­nante. Los rostros de la gente han terminado por absorberlo. El gris un poco más oscuro está también en el verbo de algunas… “Llega­mos”, dispara la voz del chofer que me rescata de las observaciones…

Estoy a la entrada de un pasi­llo donde el número 313 luce opaco y moribundo. Sorteo algunos rotos en las losas del piso y doy con la casa. Perdón, con el apartamento. La puerta está abierta y la sala la gobierna un hombre semicorpu­lento y alto, es Hermenegildo Báez.

Nos saludamos. Cortésmente me invita a sentarme, pero su mi­rada se clava en el suelo como un niño al que le acabaran de regañar, al escuchar mi primera pregunta, les juro que era una duda de casi una vida. Ardía en mi memoria. Imposible controlarme.

“No, hombre, noooo, jamás, el fallecido Ángel Milián nunca fue mala persona. Era noble, tenía su forma de actuar y hablar. Muchos se hicieron una idea equivocada de él tras su muerte”, argumenta y le echa fuego al asunto con un gesto despectivo de la mano. “Lo que ocurrió fue una desgracia. La prensa no explicó bien lo sucedido. Fue mi mejor amigo en el equipo nacional de boxeo”, afirma y luego de un largo sollozo de alivio se ras­ca la cabeza, reflexivo, tras repa­sar amargos recuerdos del pasado.

Traga saliva y sus grandes e in­quietos ojos se mueven de un lado para otro como si fueran pájaros intentando encontrar una rama se­gura en la que posarse. Se acomo­da en una de las sillas de la mesa de la sala y se acaricia la nuca con ambas manos antes de volver a conversar.

Estuve casi 20 años en la selec­ción nacional de boxeo. La verdad es que nunca me habían entrevis­tado desde aquellos tiempos. No me porté mal. Fui disciplinado. A lo mejor es porque no soy campeón mundial ni olímpico. Pero gané medallas”.

“Tengo el consuelo de que las personas en la calle me recono­cen”, dice en tanto dibuja con sus apretados labios algo parecido a una sonrisa triste. “Por suerte los mayores no te olvidan, sin embargo algo está fallando con los jóvenes”.

Se calla. Busca nuevas pala­bras. Hay silencio. El único sonido que se escucha es un viejo éxito de la orquesta Revé, que sale de un radio. Lo tararea con gusto unos segundos y prosigue.

“Estoy en la lucha diaria”, abunda “No ando buscando cosas materiales. Al deportista se le da lo que merece. Cobro por mis me­dallas, pero nos han informado que mejorará el sistema de pago. Dicen que se perdieron los papeles de mu­chas glorias deportivas y que de­bemos hacer un documento donde pongamos años, fechas y hasta tes­tigos que certifiquen nuestros resul­tados. Hemos reclamado en el Inder provincial y nada”.

Hermenegildo se yergue y con cuatro zancadas pasea su metro no­venta y cinco por la pequeña sala. Todavía es un hombre robusto y atlé­tico. Con sus enormes manos intenta moldear un peinado donde las canas cada día colonizan más espacio.

“Sabes”, dice aún de pie, “cuan­do dejé el boxeo no quise ser entre­nador, no estudié la licenciatura. Me hice técnico medio, casi no ejercí. Trabajé en la Brigada Especial de la Policía. Soy custodio en una su­cursal de Cubasol. Ahí estaré hasta cumplir los 65 años”.

Vuelve a acomodarse en el asien­to, que emite un quejido al sentir su peso. Se quita las chancletas y contempla sus pies. ¿Conservas tus medallas?, le digo sacándolo de su peculiar abstracción, y miro hacia una pared presidida por un gran cuadro que atesora un buen grupo de preseas, algunas oxidadas, pero ordenadas y seguras.

“Están casi todas. Hay gente que las ha querido comprar. Eso nunca. Me las llevé hasta para México, estuve un año allá casa­do. Trabajé en un gimnasio. Re­gresé, aquello no era lo mío.

“El título más importante para mí fue el de los Juegos de la Amistad en 1984”, expresa y res­pira hondo mientras examina las bien recortadas uñas de sus ma­nos. “Cuba organizó el boxeo. No fuimos a los Juegos Olímpicos en Los Ángeles. Por cierto, se dijo que ese premio se reconocería como medalla olímpica. Todavía lo es­peramos”, acuña y los hombros se le hunden de decepción.

“El bronce en el mundial de 1982 lo festejé”, explica y se rodea con los brazos. Como si de pronto abrazara un lindo recuerdo empolvado por el tiempo. “No discutí el oro de los 91 kilos porque en la semifinal perdí ante el alemán Juergen Fanghaenel. Era una roca. Fue una pelea san­grienta.

“En los Juegos Centroamerica­nos y del Caribe de Colombia en 1978 (81 kg) y La Habana 1982 (en 91 kg) gané oro”, sustenta a la vez que los ojos se le acomodan en una chispa.

“Pude haber ido a los Juegos Olímpicos de Moscú 1980. Deci­dieron no llevarme. Caí en una competencia sin apenas prepara­ción. Después apreté. Escogieron a Ricardo Rojas, a pesar de que lo superé en los sparrings. No fueron justos. Mi disgusto fue grande”.

Hace una pausa. Se estira un poco con gesto de contrariedad. Desea pasar página. “Tuve gran­des rivales acá, Sixto Soria, Ores­tes Pedroso y Rojas”, asegura a la vez que cruza las piernas, mien­tras juega con un rizo de su pelo. “Yo no pegaba duro. Era estilista”.

¡Vamos a tomarnos un té!, dice y con rapidez se adentra en la coci­na desde la que continúa casi gri­tando. “Triunfé en todos los topes contra Estados Unidos. No olvido la pelea ante Tony Tucker, que en el profesionalismo ganó en los pe­sos pesados en 1987”.

¡La gente habla sin saber!, le provoco ¿qué se siente cuando te noquean? “Nada”, riposta de re­greso con dos vasos de la aromáti­ca infusión. Otra vez toma asiento y con una cucharita hace circulitos revolviendo el humeante contenido de su vaso. “A veces ni ves el gol­pe venir. No sientes ni dolor, estás perdido, dormido, en otro lugar. Te enteras cuando te levantas y pre­guntas qué pasó.

“Mira, hice sparring con Ste­venson. Nos dábamos duro. Cuan­do íbamos a pelear contra los americanos Fidel se aparecía en la Finca. Nos veía combatir. Al final me preguntaba, ¿cómo lo ves? Yo le decía, tranquilo, Comandante, que él gana. Eso nunca se dijo, tampo­co que fui el hombre escogido para la preparación del famoso combate de Teo contra Mohamed Alí”, tes­tifica mordisqueándose cómica­mente su labio superior “el pueblo no lo sabe y así fue”.

Se lleva el vaso a la boca. Mira por encima del borde. Da un sor­bo corto y continúa “dejé el boxeo cuando quise. Es puro sacrificio”.

De tres largos tragos se termi­na el té todavía caliente, y comen­ta cómo descubrió el pugilismo en Consolación del Sur. De sus pri­meras experiencias. Llega la inevi­table comparación entre el hoy y el ayer. “Antes había más calidad. No podías descuidarte. A la Finca en­traban 40 o 50 peleadores después de cada Torneo Playa Girón. Cua­tro o cinco por división. Ahora no”.

Se frota la barbilla que parece recién afeitada y arquea sus esca­sas cejas. Coloca las manos alrede­dor del vaso vacío como si fuese un pichón que se hubiese caído del nido y necesitase protección. Sin que le pregunte expone: “Tengo cinco hi­jos y cuatro nietos. Soy buen padre y abuelo”, certifica con una de esas miradas que destilan un sentimiento especial…

¿Te quedaron sueños por cum­plir?, le interrogo e interrumpo la grabación. “Se me tronchó el sueño olímpico. De haber ido a Los Ángeles 1984 cogía medalla. En los Juegos de la Amistad les pasé por encima a los mejores, incluido al campeón mundial”.

Hermenegildo se levanta, par­padea y desvía sus ojos hacia la pared donde además del cuadro con las preseas, reina un sable de extraña forma. “No es ningún pre­mio”, atestigua, mientras lo niega con su cabeza. Con las manos en la cintura da un paseíto por la sala. Observa hacia una esquina del piso. Destaca una pequeña, antigua y bien cuidada figura de San Láza­ro junto a varias ofrendas. “Era de mi mamá”, aclara al confrontar mi mirada. “Respeto y protejo sus re­cuerdos”, explica y con sus podero­sos nudillos acaricia su mentón.

Levanta la vista. Va a hacia donde estoy y con sus enormes manos envuelve y zarandea la mía. Sospecho llega la despedida.

“Solo soy un hombre trabajador”, expresa con una mueca torpe que oculta sus ojos vidriosos. Oye campeón, le digo animadamente, ha pasado el tiempo, pero la gente te recuerda. “Sí, es verdad”, contesta con un suspiro de brisa y tempestad. “No queda otra que seguir luchando. Ahora boxeo con la vida”…

36 comentarios en Hermenegildo Báez: Ahora boxeo con la vida

  1. Hermenegildo Báez, deportista, amigo y gran luchador ahora en ésta vida llena de obstáculos los cuales no le impiden cumplir sus sueños. Mucha fuerza desde el colectivo de Trabajadores de Cubasol, todos te admiramos mucho. Muchas Gracias a Daniel Martinez Rodriguez y José Raúl Rodríguez Robleda por tan bella entrevista.

  2. Buen trabajo Daniel sigue haciendo estas cosas de investigacion de glorias Deportivas que estan olvidadas y que le dieron renombre a Cuba

  3. Fui fans de estos grandes boxeadores cubanos como Hemeregildo, sixto Soria, Oreste Solano, Alejandro Montoya, Andres Aldama, Orlando Martínez, Jorjito Hernández, Adolfo Orta, Emilio Correa, Stevenson, Gomez, entre muchos mas de mi época. nos veiamos en muchas ocasiones y compartiamos bastante en 28 y 23 en la barriada del vedado con otros muchos amigos que tengo aun por allá. Fuerza amigo, tu estas todavia entre los drandes, entre los que le dieron muchos exitos a nuestra Patria, en los momentos en que para mi fue la mejor etapa del boxeo cubano, sin menospreciar la actual y ahora como bien dijiste en esta bella entrevista: a luchar por tus cinco hijos, tus cuatro nietos y te toca ahora tambien boxear por la vida. Tedeso mucha salud y felicitaciones.

  4. Es una pena tener que leer está historias con tanto año de revolución de educación de principios como es posible con tanto periodista buenos que tenemos en nuestro país hictoria como está o otras no sean difundida en todo los medios de difusión nacionales no podemos echarle la culpa al bloqueo por favor los deportistas que viene surgiendo se miran en ese espejo me gustó mucho esa éntrevita campion muchas salud todas cuba te quiere

  5. La última vez que lo vi, estaba de custodio en un restaurante, hablé un poco con el ese es el problema de no haber estudiado, pero todo el mundo no tiene que ser estudiado, ahora está como un mortal luchando con la vida, un abrazo grande campeón.

  6. Señor Hermenegildo Baéz, gracias por darnos tanatas glorias y alegrias a mi difunto padre que era de Pinar del Río, salud para usted y su familia, gracias Trabajadores

  7. Como fan que soy del deporte acabo de leer esto, comprare el periodico para guardarlo pues coleccciono este tipo de pincha, gracias y salud para el campeón

  8. Conoci a Hermenegildo en una actividad hace un par de años, la verdad que no sabia quien era me lo dijeron y lo crei, ahora veo estoen el periodico y lo saludo desde lejos, salud hombre y bendiciones

  9. Vi algo de Hemenegildo siendo niño fui más de Stevenson y Horta, pero la verdad aquel boxeo era muy superior al actual, le creo lo que en la finda entreban como 40 después del giron

  10. Saludos Daniel lo felicito a usted y a su equipo de trabajo por tan linda y necesaria historia por favor sigan así, me han hablado de otros casos de deportistas que necesitan ser recordados

  11. Yo me pregunto cuanto más como Hermenegildo hay acá, recordarlos es necesario y útil para nosotros, agradezco cada uno de estos excelentes trabajos, saludos y sigan ese camino

  12. El deporte de esta isla ha dado miles de alegrias y este hombre fue parte de ello, adelante campeón muchos si te recuerdan mi padre es uno de ellos

  13. Agradecido al periódico de los trabajadores por este trabajo, resaltan a un hombre que se entregó a su profesión y pais, salud para ese grande del boxeo

  14. Yo he visto mucho deporte y boxeo por supuesto, Hermenegildo logró buenos resultados en una etapa de mucha calidad en el mundo y Cuba, creo que estos tiempos hubiera sido campeon mundial y medallista olímpico facil

  15. Como amante del deporte viví esos buenos tiempos del boxeo en Cuba, todavía somos muy buenos ahí están los resultados, pero esa generación de Hmernegildo fue mágica la verdad, gracias al periódico por recordar

  16. Hermenegildo Báez caramaba al fin aparecio este gigante del boxeo cubano, gran peleador y enun tiempo donde habian leones con melena, salud campeón nos alegra este bien,

  17. “No, hombre, noooo, jamás, el fallecido Ángel Milián nunca fue mala persona. Era noble, tenía su forma de actuar y hablar. Muchos se hicieron una idea equivocada de él tras su muerte”, argumenta y le echa fuego al asunto con un gesto despectivo de la mano. “Lo que ocurrió fue una desgracia. La prensa no explicó bien lo sucedido. Fue mi mejor amigo en el equipo nacional de boxeo”, afirma y luego de un largo sollozo de alivio se ras­ca la cabeza, reflexivo, tras repa­sar amargos recuerdos del pasado.
    “Mira, hice sparring con Ste­venson. Nos dábamos duro. Cuan­do íbamos a pelear contra los americanos Fidel se aparecía en la Finca. Nos veía combatir. Al final me preguntaba, ¿cómo lo ves? Yo le decía, tranquilo, Comandante, que él gana. Eso nunca se dijo, tampo­co que fui el hombre escogido para la preparación del famoso combate de Teo contra Mohamed Alí”, tes­tifica mordisqueándose cómica­mente su labio superior “el pueblo no lo sabe y así fue”.

    lindo trabajo, estas cositas no me las sabía bendiciones hombre

  18. Gracias a la página deportiva de Trabajadores por tanta profesionalidad y calidad, sigan así, con tan buenas y necesarias historias de vida

  19. Soy de la generación que vio pelear a esos grandes del boxeo como Hermenegildo Báez, agradecida de volver a saber de él, gracias al boxeo cubano por tantos campeones

  20. Otro gran articulo de Daniel y Trabajadores, gracias por recordarnos a estas glorias, que todavía están junto a nosostros, salud y bienestar para ellas que lo merecen

  21. fue un gran boxeador, confieso que no sabía lo de Mohamed Ali y lo Miliánen fin grande el hombre y sus historias, salud hombre y siga luchando

  22. No, hombre, noooo, jamás, el fallecido Ángel Milián nunca fue mala persona. Era noble, tenía su forma de actuar y hablar. Muchos se hicieron una idea equivocada de él tras su muerte”, argumenta y le echa fuego al asunto con un gesto despectivo de la mano. “Lo que ocurrió fue una desgracia. La prensa no explicó bien lo sucedido. Fue mi mejor amigo en el equipo nacional de boxeo”, afirma y luego de un largo sollozo de alivio se ras­ca la cabeza, reflexivo, tras repa­sar amargos recuerdos del pasado.

    Guaooo ya no se habla de esto, valiente Hermenegildo, y lindo artículo, felidades Trabajadores

  23. “Solo soy un hombre trabajador”, expresa con una mueca torpe que oculta sus ojos vidriosos. Oye campeón, le digo animadamente, ha pasado el tiempo, pero la gente te recuerda. “Sí, es verdad”, contesta con un suspiro de brisa y tempestad. “No queda otra que seguir luchando. Ahora boxeo con la vida”…
    Excelente artículo, me quedo con este final

  24. Hermenegildo Baéz un grande del boxeo cubano, si nos remitimos a las medallas hay otros con mejores resultados, pero hay que mirar epocas, con el respeto que merecen otros antes había mejores boxeadores, salud campeón

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu