Con Filo: Referendo sobre lo aprehendido

Con Filo: Referendo sobre lo aprehendido

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

En menos de dos meses acudiremos a las urnas en un referendo popular inédito en Cuba, para validar con nuestro voto una Ley que dice mucho sobre lo que somos y queremos ser: el Código de las Familias.

La reciente convocatoria a este ejercicio de participación por la Asamblea Nacional del Poder Popular, luego de que allí se discutiera y aprobara el proyecto legislativo, fue un resultado colectivo que festejamos muchas personas involucradas por largos años en ese viejo anhelo de perfeccionar, ampliar y otorgar derechos que hacen falta para el mejor desarrollo de todas nuestras familias.

 

Ilustración: Martirena

Numerosos argumentos jurídicos, emocionales, históricos y éticos se nos han ofrecido para demostrar la pertinencia del nuevo texto legal, tanto antes, como durante y después de la consulta popular, un paso que como sociedad nos permitió apropiarnos del proyecto, reconocernos en él y mejorarlo.

Las propias intervenciones llenas de inteligencia, generosidad y amor que escuchamos de diputadas y diputados, o de quienes lideraron el proceso desde la comisión redactora, y del propio Presidente Díaz-Canel, no dejaron lugar a dudas.

No obstante, si tuviera que sintetizar todas esas razones, señalaría una verdad de esa Ley que nadie puede negar: el Código beneficia y brinda mayor seguridad a todas las familias de este país, sea cual sea, esté donde esté, piense como piense.

Nadie puede decir, incluso entre quienes no concuerdan con algún acápite, que les daña o disminuye en su vida personal, o que les quita algo de lo bueno que puedan tener en su relación familiar, o que les obliga a hacer lo que no quieren o no deben con sus seres queridos. El Código que hemos construido en colectivo solamente da. ¿Y quién no querría recibir lo mejor para sí y su familia? ¿O quién desearía negarles a otras personas o familias los motivos para la felicidad?

Esa es la lógica infalible que propondríamos para cualquier razonamiento al respecto. Supongo que algo así pensaría quizás aquella diputada —la única— que valiente y honestamente expresó tener algunos reparos sobre determinados contenidos del Código, por sus creencias más íntimas, pero exhortó a la participación y luego votó a favor de la Ley en su conjunto.

Y esa lección es la que nos dejará también el referendo popular de la Ley. Vamos ahí a demostrar con nuestro voto cuánto crecimos en este aprendizaje humano, vivencial; científico también, razonado y razonable.

Para no pocas personas esta comprensión que se propone de los vínculos familiares desde el amor y los afectos ha sido obra de muchos años, y para otras de intensos meses de debate público, pero igualmente el resultado es valioso en todos los casos.

El camino además no termina todavía. Hay bastante tiempo aún de persuadir y fundamentar, de conmover y convencer, de preguntar y escuchar.

Por supuesto, habrá trampas y engaños desde ahora y hasta el 25 de septiembre, de poderes e individuos que siempre apuestan por crearnos problemas y llevarnos a la división, el odio y los rencores, ya sea en su propio beneficio o como rehenes conscientes o inconscientes de una política hostil y abusadora, a la que no le importa un ápice el bienestar de nuestras familias. Ya esos trucos también los conocemos, y sabemos derrotarlos.

Así que Cuba lo logrará, porque nos lo merecemos, es bueno y lo hicimos de la mejor manera posible. Iremos a las urnas a votar, sí. Pero más allá de ratificar como sociedad la nueva Ley, es ese ejemplar Código de las Familias —el del amor y los afectos, el de las alternativas y las sumas—,  el que probará, con este referendo, cuánto hemos aprehendido.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu