Caliente, caliente

Caliente, caliente

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Tal vez resulte casual o una feliz coincidencia que se juntaran para “cocinar” un asunto de impac­to económico y social, antes del inicio del verano 2022, no el aceite y el vinagre, sino quienes cose­chan y comercializan alimentos a lo largo y ancho de Cuba.

Ahora, al calor del debate, están las reflexio­nes e inquietudes, en las asambleas municipales previas a las Conferencias Nacionales de los Sin­dicatos en su segunda edición.

El que agrupa a trabajadores agropecuarios, forestales y tabacaleros tiene entre las misiones, junto con el Ministerio de la Agricultura, poten­ciar movimientos emulativos y productivos que favorezcan el incremento de las exportaciones y la disminución de las importaciones de alimentos.

Estrategias dirigidas a favorecer el autoa­bastecimiento local no llenan aún el plato en los comedores obreros ni la mesa de la familia. Lo impiden trabas, tales como la burocracia en la en­trega de tierras ociosas, y el demonio creciente del hurto y sacrificio de ganado.

Este sector enfrenta limitaciones materiales y financieras, pero también presenta insuficien­cias. En Ciego de Ávila, devenida llanura de ri­quezas, no todos los productos le propician una buena digestión a la gestión estatal. Cruda rea­lidad lo constituye el saldo de casi 60 millones de pesos de pérdidas económicas contabilizados hasta abril del presente año, en la agricultura avileña.

Sin buen sazón sigue el planteamiento de la mala calidad de la muda de ropa para trabajar, problema mayor hoy por el excesivo precio que supera en la actualidad los mil pesos.

Del surco al mostrador, trascienden, además, los sinsabores. La Resolución 99 del 2019 del Ministerio de Comercio Interior flexibilizó las regulaciones para las compras por autogestión de productos alimenticios frescos o elaborados, por parte de las unidades pertenecientes a este organismo, pero los proveedores tienen a la car­ta la inflación de elementales materias primas como el azúcar, la harina para pizzas, el pan, la carne de cerdo y otros surtidos que encarecen el destino final: las ofertas al pueblo.

En este giro comercial, Ciego de Ávila tiene el reto de dar una respuesta para reconquistar la popularidad de la Feria Agropecuaria del Parque de la Ciudad, ya que la vecina provincia de Sancti Spíritus le ha quitado clientela en relación con la organización, cantidad y calidad de las ofertas, a base de mejores tarifas.

Que en la “casa” de la Reina de las Frutas —que fuera y puede volver a ser Ciego de Ávila—, una piña cueste 60 pesos en su recinto ferial, el tema de la alimentación requiere ponerse también caliente, caliente en las conferencias sindicales.

2 comentarios en Caliente, caliente

  1. Todo es un cuento y en definitiva quién sufre es es el pueblo mientras tanto los campesinos y los intermediarios enriqueciendose a costa del pueblo.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu