Con Filo: Inicio pasado por agua

Con Filo: Inicio pasado por agua

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (13 puntos, 3 votos)
Cargando…

A diferencia de otros años donde el inicio de la temporada ciclónica en Cuba solo es una fecha que todavía no muestra lo que puede venir después, en esta ocasión tenemos un comienzo pasado por agua con una situación meteorológica bien especial.

Buen recordatorio para que tomemos conciencia sobre los preparativos que conlleva esta época de depresiones y tormentas tropicales, ciclones y huracanes.

Los pronósticos ya hablaban desde hace algunas semanas de una temporada ciclónica particularmente activa, que podría rondar los 17 ciclones tropicales en toda la cuenca del Atlántico Norte, de los cuales nueve podrían alcanzar la categoría de huracán.

Según Meteorología, hay una alta probabilidad de que se origine e intensifique al menos un huracán en el Caribe y de que uno de procedencia atlántica penetre en sus cálidas aguas.

Para nuestro país, el peligro de que impacte al menos un ciclón tropical ronda un elevado 85 % de posibilidades, lo cual significa, en otras palabras, que sería muy raro poder salir indemnes de aquí a noviembre.

Es notable también, por supuesto, la experiencia de la Defensa Civil cubana y de todas las instituciones y organismos que actúan ante estos fenómenos, cuya primera y más importante lección sería tal vez nunca confiarnos en esta etapa del año.

Las difíciles circunstancias económicas que el país confronta después de la pandemia de Covid-19 obligan a pensar la prevención ante las alertas ciclónicas con una dosis extrema de organización.

Estamos en una coyuntura donde no podemos dejar echar a perder ni un racimo de plátanos, ni que se nos rompa ni un tornillo. Y además hay que proteger lo que tenemos con la máxima racionalidad en el uso de los recursos humanos y materiales, lo cual significa también la aplicación estricta de las medidas que conlleva cada fase en el enfrentamiento a las tormentas, sin adelantarse ni atrasarse en su implementación, porque de eso depende el mayor o menor gasto en las acciones preventivas y de recuperación.

A la ciudadanía le corresponde como siempre una gran parte de la responsabilidad en estos procesos, tanto en el cuidado de las vidas humanas y animales, como en la protección de los bienes individuales y colectivos.

Se suma a esa actitud colaborativa y disciplinada que se requiere ante ciclones y huracanes, la nueva variable del cuidado de la salud para continuar con el control efectivo sobre la Covid-19, y de cualquier riesgo epidemiológico que pueda surgir en este periodo particularmente susceptible al desarrollo de múltiples enfermedades tropicales.

Por sí o por no, ya tenemos en estas jornadas iniciales de la época estival una primera prueba, no de fuego, pero sí de mucha agua, con un fenómeno meteorológico que no proviene del Atlántico, lo cual resulta poco usual, aunque no cambia en nada el mensaje esencial: debemos estar, como siempre se insiste en los anuncios televisivos y radiales, preparados y alertas. La temporada ciclónica ya está otra vez aquí.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu