Embajadores de la solidaridad y la esperanza

Embajadores de la solidaridad y la esperanza

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (20 puntos, 4 votos)
Cargando…

¿Qué es el bloqueo?, se preguntó la joven investigadora Yarelis Álvarez Hernández, especialista de calidad del Grupo Empresarial Labiofam, durante la Tribuna Sindical contra el Bloqueo que tuvo lugar este sábado en esa institución de investigación y producción ubicada en las afueras de la capital cubana.

Hasta allí llegó casi un centenar de sindicalistas extranjeros y amigos de Cuba para participar de la primera jornada del Encuentro Internacional de Solidaridad con Cuba.

“El bloqueo es algo más que prohibir la venta de mercancías de EE.UU., impedir comprar o vender en EE.UU.— citó Yarelis la definición de Fidel Castro en uno de sus encuentros con los Pastores por la Paz—, es una feroz presión y una feroz persecución para evitar que nosotros hagamos operaciones comerciales (…) todo ese poderío inmenso está concentrado hoy contra nuestro pueblo.”

 

Yarelis Álvarez Hernández, especialista de calidad del Grupo Empresarial Labiofam. Foto: Heriberto González

En sus seis décadas de aplicación, el bloqueo ha sido recrudecido en los momentos de mayor vulnerabilidad para el pueblo cubano—sostuvo la joven—, arreciarlo en el contexto actual obliga a nuestro país a luchar contra la mayor pandemia en décadas y contra el sistema de medidas coercitivas más largo y abarcador de la historia. No existe justificación alguna para tamaña crueldad.

Desconocer el bloqueo no es solo faltar a la verdad,es también insultar a un pueblo que no ha conocido otro paradigma de desarrollo que este marcado por el más cruento sistema de sanciones aplicado contra país alguno, afirmó y comentó que los daños económicos causados al Grupo rondan los 2, 6 millones de dólares.

A pesar de esa realidad, la bandera cubana no ha estado sola, —dijo— ha ondeado en las caravanas de solidaridad organizadas en más de 50 ciudades del mundo, varias de ellas estadounidenses, desde donde se han tendido puentes para reclamar el fin del bloqueo. Hoy agradecemos la presencia de ustedes aquí, embajadores de la solidaridad y la esperanza, ejemplo de la hermandad entre los pueblos, de los sentimientos más genuinos de altruismo y desinterés. Junto a ustedes continuaremos creando sueños, materializando ideas, salvando vidas bajo el principio de la una sola salud y por un desarrollo sostenible para nuestras familias y las del mundo.

Labiofam: algunas de las afectaciones generadas por el bloqueo de EE.UU.
  • El grueso de las materias primas para producir medicamentos veterinarios para la ganadería tienen que importarse a través de proveedores intermediarios en países europeos, lo que incrementa los costos por transportación y recargos.
  • Labiofam no tiene acceso a las cepas de microorganismo de la colección estadounidense, una de las mayores y más certificada del mundo. Ello impide ejecutar la producción y exportación de vacunas veterinarias.
  • El Vidatox 30 CH, producto homeopático creado por Labiofam y que es empleado en la terapia complementaria contra el cáncer, no puede ser adquirido por pacientes extranjeros que lo necesiten debido a las medidas restrictivas del bloqueo.
  • Cada vez son menos los bancos que pueden trabajar con Cuba, esto ha provocado la modificación de muchos contratos y por tanto, el atraso en la ejecución de los mismos.
  • La compañía alemana Bayer cerró su oficina de representación en Cuba y suspendió el suministro de una amplia gama de medicamentos veterinarios de vital importancia para la ganadería cubana.
  • Las empresas se han visto en la necesidad de triangular el cobro de sus exportaciones, lo que aumenta los costos bancarios y de operaciones financieras.
  • Labiofam S.A. tiene casi 250 mil dólares en cuentas por cobrar porque los clientes no pueden pagar a compañías cubanas.
  • Leyes de EE.UU. impiden exportar computadoras y software a Cuba, para adquirir esa tecnología hay que hacerlo a través de terceros países y pagar hasta un 30 % por encima de su precio.
  • No es posible contabilizar las angustias de un cubano que no puede acceder a un medicamento específico porque una entidad estadounidense se niega a suministrarlo o ha prohibido enviar los insumos necesarios para producirlo.

 

 

Arma para resistir y vencer

En los últimos años hemos vivido intensas jornadas caracterizadas por la intensificación de las campañas mediáticas contra Cuba, a lo que se suma la crisis mundial, la pandemia de la Covid-19 y los impactos del bloqueo económico, comercial y financiero de EE.UU., agravado por las medidas económicas adoptadas por el Gobierno de Donald Trump, y que la actual administración de Joe Biden mantiene, sostuvo Néstor Hernández Martínez, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores Agropecuarios, Forestales y Tabacalero (SNTAFT) en Labiofam.

En esas circunstancias, Cuba se agiganta, su pueblo se crece y cierra filas, afirmó. Denunció el mal manejo que ha hecho EE.UU. de la Cumbre de las Américas que tendrá lugar en junio próximo en Los Ángeles y de la cual puede avizorarse la exclusión de Cuba y de otras naciones de la región.

 

Néstor Hernández Martínez, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores Agropecuarios, Forestales y Tabacalero. Foto: Heriberto González

 

Cuba respalda los esfuerzos genuinos por fomentar el diálogo, los vínculos y la cooperación entre nuestra América, la bolivariana-martiana, y EE.UU.; entre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y el Gobierno de EE.UU., alegó.

En su intervención, el dirigente sindical hizo un recuento de algunas de las afectaciones ocasionadas por el bloqueo en el sector, entre las que destaca la carencia de fertilizantes y del alambre liso para el tabaco tapado, cultivo que también ha sido impactado por la falta de combustible para el riego y el tiro de materia orgánica, entre muchos otros cuidados que han ocasionado que se dejaran de percibir unos 24 millones de dólares.

Denunció además el cierre de las operaciones bancarias de algunos de los proveedores de medicamentos, vacunas y útiles veterinarios por tener relaciones con Cuba; mientras numerosas compañías han decidido no tocar puerto cubano, temerosos del efecto de la ley Torricelli.

La política hostil del gobierno estadounidense nos dificulta el acceso a tecnologías de punta, a sistemas de fabricación y distribución de alimentos, a desarrollar y sostener una infraestructura en telecomunicaciones que permita mejorar la conectividad y el acceso a internet, refirió.

No es una cuestión entre gobiernos, las afectaciones en la agricultura llegan a sus trabajadores, a los campesinos y cooperativistas, por eso tenemos que trabajar por la soberanía alimentaria y nutricional, poniendo en práctica la innovación y la ciencia.

El imperio nos cierra la vida económica y social, nos quiere asfixiar, nos pone medidas coercitivas, nos quiere aislar y separar del contexto internacional. En cambio, nosotros buscamos alternativas con pueblos hermanos, brindamos ayuda solidaria a otras naciones, logramos integración, dignidad y respeto, convencidos de que la unidad es nuestra principal arma para resistir y vencer.

 

La riqueza inmensa de Cuba

Estos primeros de mayo en Cuba, que ya son unos cuantos, me cargan las pilas para seguir luchando el resto del año, aseguró a Trabajadores, María Giovanna Tamburello, representante de la organización de solidaridad AsiCuba Umbría, enfermera italiana jubilada.

Ella fue una de los voluntarios del grupo que integra el estudio clínico organizado por el Instituto Finlay de Vacunas y el Hospital Amedeo di Savoia, de Turín, cuyo objetivo es comprobar la eficacia de la vacuna Soberana Plus como refuerzo en personas inmunizadas con otros inyectables contra la Covid-19.

El grupo de María Giovanna recibió una dosis de Soberana Plus en noviembre del 2021 y cuatro semanas más tarde verificaron que, como promedio, se duplicó la respuesta inmunológica de cada uno de los participantes. Ahora, con una porción de Cuba circulando por sus venas, fue invitada a ser una de las oradoras de la Tribuna Sindical contra el Bloqueo que este sábado tuvo lugar en Labiofam.

 

María Giovanna Tamburello, representante de la organización de solidaridad AsiCuba Umbría. Foto: Heriberto González

 

Vientos de guerra soplan hoy en el mundo y amenazan la propia sobrevivencia, advirtió María Giovanna, pero Cuba es otra cosa. Somos nosotros los que tenemos que agradecer a ustedes por la fuerza y el ejemplo. Cuando el mundo sufrió una pandemia que todavía perdura, no dudaron en enviar médicos.

Cuba pudo pensar, diseñar y desarrollar sus vacunas gracias a la indiscutible capacidad de sus trabajadores, la verdadera fuerza del país. Es un país pobre, dicen, pero en realidad tiene una riqueza inmensa, la capacidad de su pueblo de producir y resistir.

 

Producir a pesar del bloqueo

El Grupo Empresarial Labiofam cuenta con 22 empresas, produce mercancías de uso veterinario, agrícola y humano. Da empleo a más de 5 mil 800 personas en todo el país. De ellas, más de 3 mil son mujeres.

Actualmente desarrolla más de 130 proyectos de innovación, produce vacunas contra 18 enfermedades, además de antibióticos, antiparasitarios, antisépticos, desinfectantes,vitaminas,nutrientes, bioplaguicidas y biofertilizantes. Sus trabajadores ejecutan proyectos en otras naciones, poseen fábricas en Vietnam y China, y trabajan en el control de la malaria en África, especialmente en Angola, donde llevan más de 14 años de labor.

Para Pável Pizart Mijares, presidente del Grupo Empresarial Labiofam, la inclusión de Cuba en la falsa lista de países patrocinadores del terrorismo ha repercutido de manera particular en el sistema bancario internacional, afectando las operaciones financieras: “A veces ni siquiera los países amigos consiguen cerrar sus operaciones bancarias con Cuba, como también se nos dificulta enviar al país los ingresos que generan nuestras propias plantas de producción en el exterior”, explicó.

 

Para Pável Pizart Mijares, presidente del Grupo Empresarial Labiofam. Foto: Heriberto González

 

Interrogado por uno de los extranjeros presentes en el encuentro con trabajadores y directivos de Labiofam, el SNTAFT y el ministerio de la Agricultura, Pavel detalló que la industria biofarmaceútica cubana tuvo, en sus momentos iniciales, el apoyo de especialistas de la URSS: “La desintegración de esa nación y la caída del campo socialista nos obligó a caminar con nuestro propio esfuerzo a partir del capital humano que habíamos creado. En los últimos años hemos desarrollado más de 20 nuevas vacunas y medios diagnósticos que responden a las necesidades de nuestro país y que podrían ser exportados”.

El bloqueo trasciende las fronteras de EE.UU., afirmó y puso como ejemplo lo que sucede en Alemania, donde varias empresas rechazan compartir las cepas que se emplean en la producción de vacunas, no permiten la venta de los filtros necesarios en los procesos de purificación. Recientemente la Bayer, captada por capital estadounidense, optó por suspender cualquier tipo de relación con el mercado cubano, donde era el principal suministrador de medicamentos para la ganadería.

La urea, que es un producto esencial para la agricultura, ha multiplicado por cinco su precio, no lo podemos costear. Ante esa circunstancia nos toca a los científicos seguir buscando soluciones, reflexionó.

También nos impiden acceder al mercado de los principios activos para poder desarrollar los medicamentos de uso humano, refirió: “Esta empresa, cuyo origen es la generación de productos de uso veterinario, ha tenido que desarrollar algunos que compensen tal escasez. En el cuadro básico de medicamentos de Cuba hay 17 productos desarrollados por nosotros y que sustituyen los tradicionales, que dependen de una molécula que venga del exterior”.

La política hostil de Estados Unidos se extiende hacia los órganos regulatorios transnacionales que no permiten que Cuba valide y exporte sus productos. Tendremos que seguir, entre todos,  buscando alternativas para cumplir con esa decisión de los cubanos de no solo resistir sino continuar desarrollándonos. Tenemos un entrenamiento largo, el bloqueo lleva muchos años, hemos tenido que aprender a convivir con él.

 

Soluciones para mantener la justicia social

Si la humanidad se salva no habrá cómo alimentarla, recordó al auditorio el  ministro de Agricultura, Ydael Pérez Brito para introducir su reflexión acerca de la gran crisis provocada por la combinación letal de “una pandemia sin precedentes, la aplicación de modelos neoliberales,la especulación en los precios de los alimentos, algunos por la fichas de costo,otros por un incremento desmedido de los precios de insumos y alimentos”.

En el caso de Cuba, destacó el titular, enfrentamos además un bloqueo recrudecido, justo en el momento más duro de la humanidad.

 

Ydael Pérez Brito, ministro de la Agricultura de Cuba, compartió con trabajadores de Labiofam y delegados extranjeros al Encuentro Internacional de Solidaridad con Cuba. Foto: Heriberto González

 

También tenemos problemas internos, como la migración del campo a la ciudad, un proceso de envejecimiento poblacional fuerte, un cambio climático que ya es un hecho.Todo eso, unido y catalizado por la pandemia y el bloqueo, crean una situación muy compleja, reconoció.

Pérez Brito explicó que el país implementa un sistema de medidas para sortear el bloqueo y la crisis, y a la vez, seguir atendiendo equitativamente las necesidades del pueblo: “Con la inteligencia de científicos y productores enfrentamos campañas de producción como la de papa, por ejemplo, que alcanzó niveles aceptables a pesar de carecer de los fertilizantes que se necesitan.

“Tenemos un plan de Gobierno y de Estado para impulsar la soberanía y la educación alimentarias, y muy pronto tendremos una ley que asegura su suporte legal, reseñó. Ese plan tiene cuatro ejes fundamentales: producir más alimentos en Cuba con menos importación de insumos; producir con mayor calidad e inocuidad de los alimentos, generando menos desperdicios cada vez; crear sistemas alimentarios soberanos y sostenibles en los municipios que permitan desarrollar al país de abajo hacia arriba, poniendo a todos a pensar, a sembrar y a desarrollarnos; y trabajar en la educación alimentaria en busca de transformar algunos hábitos y propiciar el consumo de alimentos más asequibles al mercado cubano”.

Según el ministro, el proyecto va acompañado de un grupo de medidas de carácter estructural, financiero, científico, económico, productivo y social, que lo hacen sostenible y viable: “No se trata de resistir solamente, sino de desarrollarnos. Hay que lograr extender las buenas prácticas”, afirmó.

Datos ofrecidos por el titular refieren que en Cuba el 80 % de la tierra es propiedad estatal, y de ella una cifra similar (80 %) es gestionada por particulares y cooperativas: “No concentramos propiedad, pero sí la gestión en quienes lo hacen bien”, aseguró.

“A este pueblo y a esta revolución no los detiene nadie, este pueblo seguirá buscando soluciones para mantener la justicia social”, concluyó.

Colaboración sindical
  • Unos de los resultados a mediano y largo plazo de la visita a Cuba de delegaciones de organizaciones sindicales de diversos países es la posibilidad de estrechar lazos de cooperación y colaboración a través de proyectos o cartas de intención.
  • Según se supo en la jornada inaugural del Encuentro Internacional de Solidaridad con Cuba de la Labiofam, el sector agropecuario, forestal, tabacalero y azucarero resultará favorecido de un proyecto de colaboración firmado entre el Instituto Sindical de Cooperación al Desarrollo (ISCOD), de la Unión General de Trabajadoras y Trabajadores de España (UGT), y el SNTAFT.
  • El propósito es preparar a nuestros trabajadores en temas asociados al medioambiente y al género, explicó a Trabajadores Nidia García Berenguer, organizadora del SNTAFT. Se trata de empoderar a las personas para que incorporen buenas prácticas en torno a la conservación de la flora y la fauna en los cultivos varios (al centro del país), el café (zonas montañosas) y el tabaco (Pinar del Río).
  • De aprobarse el diseño que hemos presentado, tendríamos un proyecto que dura 4 años (2022-2026), en el que la parte española aporta el financiamiento para el montaje de las aulas de preparación, mientras la cubana pone los alumnos y diseña la capacitación con expertos de los ministerios de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente; de la Agricultura y sus delegaciones provinciales, de la Asociación de Innovadores y Racionalizadores (Anir).

 

Joandra Bárbara Hernández Ramírez, licenciada en Ciencias Farmacéuticas, especialista en preparación de la Empresa Química Farmacéutica y Plástico de Labiofam, recibió la placa conmemorativa instituida por la CTC en saludo al 60 aniversario de la UJC. Foto: Heriberto González
La Tribuna Sindical contra el Bloqueo de este sábado en Labiofam contó con un elenco artístico de excelencia encabezado por la Premio Nacional de Teatro Corina Mestre, el trovador Augusto Blanca, el laudista Edwin Bichot, el cantante Duani Ramos, los poetas improvisadores Omar Mirabal y Luis Paz (Papillo), así como la niña Geisel Apostela Pérez. Foto: Heriberto González
La Conga de San Agustín, de Santiago de Cuba, se hizo sentir al cierre de la Tribuna Sindical contra el Bloqueo en Labiofam y fue el preámbulo de la entusiasta participación del Grupo Empresarial en el desfile por el Primero de Mayo. Foto: Yimel Díaz
Tribuna Sindical contra el Bloqueo en Labiofam como parte del Encuentro Internacional de Solidaridad con Cuba. Foto: Heriberto González
Foto: Heriberto González
Foto: Heriberto González
Foto: Heriberto González

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu