Humboldt 7: la honra de los héroes

Humboldt 7: la honra de los héroes

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

Las vidas de Fructuoso Rodríguez  Pérez, Juan Pedro Carbó Serviá, José Machado Rodríguez  y Joe  Westbrook  Rosales estaban bajo el constante peligro que acecha a todo combatiente en la clandestinidad.

Foto: tomada de cubaperiodistas.cu

El 20 de abril de 1957 la vileza de un delator condujo a los asesinos encabezados por el siniestro Esteban Ventura Novo hasta el edificio de la calle Humboldt  número 7, en La Habana.  El objetivo era dar muerte a cuatro dirigentes del movimiento estudiantil universitario y miembros del Directorio Revolucionario.

Ellos  participaron en la gesta del 13 de marzo de ese año: el asalto al Palacio Presidencial y la toma de la emisora Radio Reloj. Desde entonces, llevaban 38 días de riesgoso peregrinar  sorteando  la intensa cacería de las fuerzas represivas de la dictadura de Fulgencio Batista.

¿Quiénes fueron aquellos jóvenes  que, al  igual que muchos otros, retomaron las luchas que en épocas anteriores  lideraron Julio Antonio Mella, Antonio Guiteras y Rubén Martínez Villena contra los regímenes de turno?.

Con los puños y con las armas

Fructuoso era alumno de la Escuela de Agronomía de la Universidad de La Habana. Simpático, bromista y aficionado al béisbol, opuso en incontables ocasiones la bravura de sus puños para ripostar a los esbirros en manifestaciones y actos donde resultó golpeado, herido y encarcelado.

En enero de 1955, junto a José Antonio Echeverría –su inseparable amigo y presidente de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU)- y a otros combatientes cubanos, participó en Costa Rica contra la agresión del dictador nicaragüense Anastasio Somoza.

 

Foto: tomada de pcc,cu

 

Estuvo entre los miembros de la FEU que en agosto de 1956  asistieron a la firma de la Carta de México suscrita por Fidel Castro, jefe del Movimiento 26 de Julio y José Antonio, presidente de la organización estudiantil, documento que definió el compromiso de emprender  la insurrección armada contra el régimen de facto.

Participó en la toma de la emisora Radio Reloj. Tras la caída en combate de José Antonio,  asumió las responsabilidades que ocupaba su compañero de batallas: la presidencia de la FEU y la jefatura del Directorio Revolucionario.

Derroche de valor

La audacia y el humor  eran dos cualidades de Juan Pedro, cuya combatividad  infundía respeto a los sicarios batistianos.

La imagen de este espigado joven graduado de Medicina Veterinaria era bien conocida  por  los  agentes de la tiranía. Retaba al peligro y lo demostró con creces en enconados actos de protesta y acciones armadas como el ajusticiamiento del coronel Antonio Blanco Rico, jefe del Servicio de Inteligencia Militar (SIM).

Con su coraje incalculable participó en el asalto a Palacio cuando pistola en mano, herido en un pie y a pesar de su escaza visión al perder sus espejuelos en el tiroteo, derrochó valor ante el enemigo.

 Lealtad incondicional

José Machado (Machadito) fue otra figura descollante en las luchas  revolucionarias en la Universidad de La Habana  como alumno de la Escuela de Ciencias Sociales.

Asiduo a la práctica del deporte, se distinguía por su popularidad en entre el estudiantado, además estar vinculado estrechamente con José Antonio, Fructuoso y Carbó  en las lides insurreccionales.

Hermandad sin límites demostró en el asalto a Palacio. A tiro limpio  protegió la retirada de los combatientes atrincherados en el segundo piso del recinto. Tras evadir aquel círculo de fuego, penetró nuevamente en la mansión palatina y rescató a Carbó.

 

El niño Héctor Rodríguez ante el horror del crimen, cuando intentaban borrar la sangre que dejó el cuerpo de uno de los cuatro jóvenes asesinados. Foto: Archivo de Granma

Joe, el más joven

Había nacido en 1937. Quienes le conocieron de cerca admiraban en él la madurez de su pensamiento político plenamente identificado con el ideario martiano.

Sus inquietudes patrióticas comenzaron  en el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana. Allí encabezó un grupo de estudiantes dispuestos a enfrentar  al golpe militar de Batista, el 10 de marzo de 1952.

La labor revolucionaria de Joe prosiguió en la Universidad. Llegó a convertirse en un dirigente nacional como fundador del Directorio Revolucionario, en febrero de 1955, y designado responsable del frente estudiantil de la Enseñanza Secundaria. Acompañó a José Antonio en la toma de Radio Reloj.

El asesinato de los cuatro jóvenes en Humboldt 7, hace 65 años, aun conmueve. Eternos permanecen en la gloriosa lista de héroes y mártires del estudiantado universitario que ofrendaron sus vidas por la Revolución.

Acerca del autor

Graduado de Licenciatura en Periodismo, en 1976, en la Universidad de La Habana. Hizo el servicio social en el periódico Victoria, del municipio especial isla de la Juventud, durante dos años.
Desde 1978 labora en el periódico Trabajadores como reportero y atiende, desde 1981 temas relacionados con la industria sideromecánica. Obtuvo premio en el concurso Primero de Mayo en 1999 y en la edición de 2009. Es coautor del libro Madera de Héroes.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu