El cuartelazo que abrió las puertas a una tiranía

El cuartelazo que abrió las puertas a una tiranía

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Era el año 1952.  Marzo estaba de carnavales y en La Habana campeaba el jolgorio de comparsas, congas y carrozas en la tercera jornada de festividad correspondiente al domingo día 9.

Llegaba la madrugada del lunes 10. Fulgencio Batista reaparecía en la escena pública. El »hombre fuerte», como le llamaban sus seguidores, el autoproclamado jefe del Ejército en 1933, posteriormente convertido en Mayor General y más tarde presidente de la República entre 1940 y 1944, usurpaba el poder mediante un golpe militar que instauró un régimen de facto devenido en una de las más sangrientas dictaduras en Cuba y Latinoamérica.

 

Foto: tomada de lademajagua.cu

 

Tenía la complicidad de sus adeptos: un pequeño grupo de militares en retiro y en activo. Por entonces, Cuba vivía un proceso electoral  para elegir al nuevo presidente de la República al finalizar el mandato de Carlos Prío Socarrás, caracterizado por el gangsterismo,  la corrupción administrativa, el asesinato y persecución a líderes sindicales revolucionarios.

El Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo) se perfilaba como el de mayor popularidad y fuerza, de ahí que tuviera amplias posibilidades de conquistar las urnas. Candidato por el Partido Acción Unitaria (PAU), Batista ocupaba el último peldaño, según sondeos de opinión pública. Por su tenebroso y bien conocido historial, carecía de apoyo popular, lo cual evidenciaba que un triunfo le era tan remoto como imposible.

¿Qué hizo entonces? Echó manos a la confabulación militar. Previo a la asonada y en una finca ubicada en la periferia de la capital donde tenía una residencia, recibía asiduas visitas de quienes lo acompañarían en el complot. Similares encuentros hubo en las oficinas del PAU.

 

Foto: Tomada de ecured.cu

 

Las certezas de que “algo extraño” estaba ocurriendo fueron objeto de claras advertencias al presidente Prío a través de informes provenientes de los servicios de inteligencia de las Fuerzas Armadas. Una conspiración  para  derrocarlo  flotaba en el ambiente, pero la respuesta del mandatario fue caso omiso a la conjura avisada.

Así  llegó el 10 de marzo de 1952. El campamento militar de Columbia –principal enclave de su naturaleza en Cuba- fue el vórtice de la sublevación  reaccionaria. Batista ejecutó el golpe tal y como lo había diseñado. “El jefe indio en su puesto”,  la clave concertada. Lo esperaban sus adeptos y le dieron la bienvenida. Se hizo dueño de la situación. Todo transcurrió sin el más mínimo contratiempo.

A medida que pasaban las horas, el resto de las guarniciones y jefaturas del Ejército, Marina de Guerra, Fuerza Aérea y la Policía se plegaron al madrugonazo. Pronto se produjeron importantes ascensos a grados militares y altos cargos gubernamentales.

 

Los miembros de la FEU se entrevistaron con Prío. Foto: Tomada de bohemia.cu

 

La Federación Estudiantil Universitaria (FEU)  resultó la más activa fuerza opositora al cuartelazo. Una  representación de su dirección acudió de inmediato al Palacio Presidencial.  Prío prometió enviar armas para rechazar a los golpistas, pero jamás llegaron a manos del estudiantado que las esperaba en la Universidad de La Habana dispuesto a defender la Constitución de la República. El depuesto mandatario se refugió en la embajada de México y abandonó el país.

En una Proclama al pueblo de Cuba, Batista anunciaba: “La Junta Revolucionaria ha resuelto que asuma la Jefatura del Estado y que me haga cargo de organizar y dirigir los Poderes Ejecutivo y Legislativo”.

No hubo pronunciamiento más categórico y nítido que la acusación emitida por el joven abogado Fidel Castro Ruz cuando a pocas horas de aquellos sucesos y en medio de la confusión y el caos, redactó e hizo público su Manifiesto al pueblo de Cuba. “¡Revolución no, Zarpazo!. Patriotas no, liberticidas, usurpadores, retrógrados, aventureros sedientos de oro y poder”,  enjuiciaba el texto en su párrafo inicial.

“No fue un cuartelazo contra el Presidente Prío, abúlico e indolente; fue un cuartelazo contra el pueblo, vísperas de elecciones cuyo resultado se sabia de antemano”, proseguía el documento distribuido en un acto en el Cementerio de Colón, en La Habana,  junto a la tumba de Eduardo Chibás, fundador y líder del Partido Ortodoxo.

Mas adelante puntualizaba: “Se sufría el desgobierno, pero se sufría desde hace años esperando la oportunidad constitucional  de conjurar el mal, y usted, Batista (…) se aparece  ahora con su tardío, perturbador y venenoso remedio, haciendo trizas la Constitución cuando sólo faltaban  dos meses para llegar a la meta por la vía adecuada”.

Dos semanas después, Fidel radicó una Causa ante el Tribunal de Urgencia  de La Habana en la cual expone los cánones jurídicos pisoteados por el cabecilla del  cuartelazo:  “(…) el señor Batista ha incurrido en delitos cuya sanción le hacen acreedor a más de 100 años de cárcel”, pero el sistema judicial desechó la acusación.

En 1953, al conmemorarse 100 años del natalicio de José Martí, Apóstol de la  independencia de Cuba, un grupo de jóvenes revolucionarios liderados por Fidel, asumieron la vanguardia de la gesta libertaria y constituyeron la Generación del Centenario.

El 26 de julio de ese año asaltaron los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en el oriente de la Isla y aunque fracasaron desde el punto de vista militar, sembraron la semilla desde la cual  germinó el inicio de la lucha armada que sumó a miles de hombres y mujeres incorporados a los frentes guerrilleros y a acciones clandestinas en  toda la nación,  y culminó con el derrocamiento de la tiranía batistiana, el 1ro de enero de 1959.

Acerca del autor

Graduado de Licenciatura en Periodismo, en 1976, en la Universidad de La Habana. Hizo el servicio social en el periódico Victoria, del municipio especial isla de la Juventud, durante dos años.
Desde 1978 labora en el periódico Trabajadores como reportero y atiende, desde 1981 temas relacionados con la industria sideromecánica. Obtuvo premio en el concurso Primero de Mayo en 1999 y en la edición de 2009. Es coautor del libro Madera de Héroes.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu