Velo Cuba: Mipyme sobre dos ruedas (Especial)

Velo Cuba: Mipyme sobre dos ruedas (Especial)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (31 puntos, 7 votos)
Cargando…

Nayvis Díaz Labaut se hizo ingeniera industrial dando rueda del Vedado al Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría. Hoy pedalea su vida, tal y como lo hacía su mamá, camino al trabajo en el Gobierno Provincial de la Isla de la Juventud, haciendo malabares ciclistas con toda destreza para saludar a quien se topara y arreglar la cadena en el trayecto.

 

Nayvis Díaz Labaut, fundadora y directora de Velo Cuba. Foto: Tamara Rendón

Sabía que el Período Especial en Cuba nos había hecho dar mucho pedal, loma arriba de las dificultades en los años ´90 y sobre las asociaciones erróneas de la bicicleta con la carestía. Pero, su espíritu trotamundos como especialista de Recursos Humanos en un crucero y del Ministerio de Comercio Exterior le dio la visión del auge que estaba tomando este medio de transporte a nivel mundial, incluso en países desarrollados, por sus probados beneficios para la salud humana y ambiental.

No pocas personas cercanas la tildaron de chiflada, cuando cambió su carro para emprender una carrera dura y larga: la de fundar un negocio propio de reparación de bicicletas y junto a otras mujeres apasionadas del ciclismo, emanciparse con sus esfuerzos.

Así, en 2014 surge Velo, que ella prefiere acompañar de la palabra Cuba, sobre todo por el orgullo que le inspira incentivar la ciclomovilidad en nuestro país.

Su principal premisa es la inclusión, desde el primer momento de la entrevista de trabajo, hasta la asignación de tareas y funciones: “Aquí, no hay distinción entre mujeres y hombres, todo el mundo hace de todo: desde reparar una bicicleta, hasta brindar asistencia técnica en la vía, que es otro de nuestros servicios. Desde que entran, saben que no hay cabida para ningún tipo de discriminación, incluyendo por cuestiones de género”, comenta la lideresa de este emprendimiento, cuya fuerza femenina es del 53%.

 

Glenda Guilarte Oliva se especializa en labores de reparación de bicicletas. Foto Tamara Rendón

Con llave en mano, la joven mecánica Glenda Guilarte Oliva, de tan solo 27 años, comparte su orgullo: “Ya llevo 3 años aquí, empecé como mecánica, cogiendo ponches, centrando llantas. Luego pasé a la recepción en la venta de rentas y tours durante un año. Más tarde quise incorporarme de nuevo a la reparación de bicicletas porque es lo que más me gusta, desarmar piezas y tener las manos embarradas de grasa. Me siento bien en el ambiente laboral, cómo trabajamos. Pese a ser un trabajo fuerte, no se pierde la comunicación y la diversión”.

El feminismo se mueve en bicicleta

Si ha habido una máquina emancipadora es la bicicleta, símbolo de liberación femenina y autonomía, cuyo motor es la fuerza humana que no tiene género. Su invención en el siglo XIX significó un despojo social y cultural de las formas tradicionales de vestir que ataban a las mujeres solo a sayas y vestidos, con opresivos corsés y andamiajes textiles en extremo pesados.

 

La ciclista francesa Marie Tual con pantalones bloomers a principios del siglo XX

 

La bicicleta fue una herramienta clave en la lucha feminista. A inicios del siglo XX las sufragistas británicas repartían folletos a favor del voto femenino en este medio de transporte. Al derecho de desplazarse con libertad y usar pantalones, le siguió el de elegir a sus gobernantes.

Todavía hoy, en muchos países se reclaman derechos de las mujeres contra el sistema patriarcal sobre bicicletas. Por ejemplo, las Bicivoladoras de España o las Bicionarias en México, tienen propósitos compartidos: reapropiarse del espacio público, acceder a trayectos seguros en transportes menos contaminantes y crear redes de apoyo entre mujeres.

 

En muchos países el movimiento feminista tiene como aliada la bicicleta.

Las ciclistas urbanas luchan contra el patriar-carro, término popularizado por la tienda People for Bikes México, al referirse al dominio de la infraestructura para automóviles, a pesar de que solo una minoría tiene auto propio.

Apuestan por el derecho de las personas a la movilidad sustentable y que la vía pública se comparta con empatía y respeto, sin violencia vial por querer pasar primero. Para muchas de estas mujeres, la bicicleta les da mayor seguridad. Aunque no significa que no haya acoso, consideran que tienen menos riesgo de sufrirlo que cuando andan a pie o toman el transporte urbano.

Según la Encuesta sobre la violencia sexual en el transporte y otros espacios públicos, realizada en 2018 por el gobierno de la Ciudad de México y ONU Mujeres, el metro, la calle, los microbuses y los paraderos de camiones son los lugares públicos donde más acoso sexual enfrentan las mujeres.

No obstante, según varias entrevistadas en medios de prensa extranjeros, aún la bicicleta sigue siendo un espacio masculinizado. De acuerdo con el Barómetro de la Bicicleta en España, elaborado por la Red de Ciudades por la Bicicleta y la Dirección General de Tráfico en 2017, el 60% son hombres y el 40% son mujeres.

Rodamiento para la acción

En Cuba, como en otros países latinoamericanos, aún quedan vacíos legislativos e infraestructurales para desarrollar la ciclomovilidad. De acuerdo con autoridades del Ministerio de Transporte, se implementan varios proyectos, algunos con cooperación internacional, como los del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), destinados a mejorar la infraestructura, el equipamiento y la señalización para potenciar la movilidad ciclística.

 

 

Por ello, Velo Cuba se ha encadenado con instituciones estatales para promover el uso de la bicicleta y aportar en la toma de decisiones respecto a estos temas. Desde noviembre de 2018, tras un año de preparación de cara al 500 aniversario de La Habana, se unió a la Oficina del Historiador de la ciudad en el proyecto Ha´Bici, primer sistema de bicicletas públicas de la capital, experiencia piloto para diseñar ciclovías en el país.

 

 

“Ya tenemos clientes habituales que tienen la bici como si fuese suya, van al trabajo, buscan los mandados, llevan a sus hijas e hijos a la escuela, la diferencia es que la tiene que entregar al final del día. Los precios oscilan desde 5 pesos la hora y estas suscripciones por mayor tiempo tienen otros descuentos y beneficios”, explica la emprendedora.

En total son 9 estaciones ubicadas en La Habana Vieja, incluyendo la que se inauguró este 8 de marzo en el municipio de Regla, a propósito del aniversario 335 de su fundación. Con esta apertura suman 5 talleres y nuevos empleos bajo el ecológico Velo, mipyme que ya cuenta con más de 280 bicicletas y perspectivas de crecer con el apoyo de proyectos de cooperación internacional.

 

Mapa de las estaciones de Velo Cuba en La Habana Vieja

San Miguel del Padrón, Boyeros y Marianao son otros municipios que podrían beneficiarse con la expansión de este emprendimiento, que aspira, además, a tener talleres de mantenimiento y reparación en otras provincias cubanas. “Esto beneficiaría a la población local y fortalecería el cicloturismo en esos territorios. Me encantaría poder contribuir a que otros se desarrollen con los saberes y experiencias de nuestra empresa, que se ha hecho ya muy popular entre las familias habaneras”, señala Díaz Labaut.

 

 

Actualmente, ofrece cinco rutas para recorrer los lugares de mayor atracción turística y cultural en la capital. Esta modalidad de city tour tuvo mayor auge  antes de la pandemia que paralizó el turismo, sobre todo entre visitantes de Canadá, Estados Unidos, México y los países europeos que acostumbran a usar la bicicleta, como España, Francia, Alemania, Holanda, entre otros.

En los dos años de emergencia sanitaria, este emprendimiento se enfocó en ofrecer servicios de mensajería, no solo a personas que lo soliciten, sino también a las diferentes tiendas online de diversas entidades, que surgieron en este contexto. “Además, les llevamos medicinas y alimentos a más de 80 ancianos del municipio Plaza de la Revolución, el de mayor índice de envejecimiento poblacional en la capital”, apunta.

Eje comunitario

La responsabilidad social es el timón que guía las acciones de esta pequeña empresa, que además está en vía de materializar un Proyecto de Desarrollo Local, enfocado en actividades comunitarias y prácticas ecológicas.

Aún la producción nacional de los ciclos es insuficiente, por lo que este colectivo se ha propuesto fabricar artesanalmente bicicletas de bambú. De las ocho construidas, cuatro fueron donadas al Zoológico de 26. La ecología y el reciclaje son ejes fundamentales que sustentan su filosofía empresarial. Muchas partes y piezas de bici se convierten en lámparas u otros elementos decorativos para darles un nuevo uso y no dañar el medio ambiente.

 

 

Este negocio ofrece reparaciones gratuitas de sillas de ruedas, ha recompuesto triciclos en el Centro para la Tercera Edad del Convento de Belén para que abuelas y abuelos paseen por la urbe habanera, también “le han pasado la mano” a una veintena de bicicletas del Palacio de Pioneros Ernesto Che Guevara, usadas para la capacitación y educación vial de niñas y niños.

 

Triciclos reparados para personas de la tercera edad en el Convento de Belén. Foto: Redes sociales de Velo Cuba

Los fines de semana acercan la educación ciclística a la infancia, ya sea en el parque frente a su sede en Prado 20, círculos infantiles o áreas deportivas para que crezcan y se desarrollen con una actitud más empática y responsable hacia la ciclomovilidad.

La empresaria cuenta cómo las niñas y los niños embullan a sus madres y padres: “Terminan viniendo una y otra vez porque pasan un tiempo familiar de calidad, reconocen nuestra profesionalidad, compromiso y calidad del servicio, con precios accesibles, de la mano de valores humanos”.

Los Pocitos, la Timba, San Isidro, Parque Cristo y Monte Barreto son algunos de los lugares que han acogido las diferentes actividades con el público infantil. Las bicicletadas “Vía a la Vida sin Violencia” y contra el bloqueo han contado con Velo Cuba, que ya contabiliza 40 000 pesos cubanos aportados a su labor social.

Educación: pieza clave

A Nayvis no hay quien la frene en su gran propósito de sensibilizar a la ciudadanía para emplear esta opción de movilidad y a chóferes para que compartan el espacio público con ciclistas. Trabaja, junto con el Ministerio de Transporte, para aportar en las planeaciones estratégicas del país en este sentido.

 

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel dialoga con Nayvis sobre la posibilidad de ser mipyme en agosto de 2021. Foto: Redes sociales de Velo Cuba

También timonea el curso de Mecánica, ya certificado por la Dirección Provincial de Educación de la capital, destinado inicialmente solo a su personal y ya se encamina a las carreras técnicas de esta especialidad, para impartir tanto saberes teóricos, como prácticos a estudiantes y profesores.

La posibilidad que tiene hoy de enseñar a montar bici a peques durante la Educación Física en tres círculos infantiles de La Habana Vieja y su aspiración de hacerlo en escuelas primarias, le mueve su sensibilidad y sentido pedagógico.

De la mano del consultorio del médico de la familia, les sigue los pasos a pacientes con enfermedades cardiovasculares y mayores de 50 años, quienes reportan cambios en estilos de vida y mejorías significativas en su salud tras fidelizarse con la bici.

 

Marta Elena Feitó, ministra de Trabajo y Seguridad Social,en visita a Velo Cuba para conocer inquietudes del sector no estatal. Foto: Redes sociales de Velo Cuba

Descongestionar el tráfico y las guaguas, así como mejorar la calidad del aire al disminuir los gases de efecto invernadero del transporte automotor constituyen otras de las razones para hacer rodar este emprendimiento que da vía al medio ambiente y a la igualdad.

 

Cinco frases famosas sobre la bicicleta

1. “La bicicleta ha hecho más por la emancipación de las mujeres que cualquier otra cosa en el mundo”. Susan B. Anthony (1820-1906), feminista y sufragista estadounidense.

2. “La vida es como montar en bicicleta. Para mantener el equilibro hay que seguir pedaleando”. Albert Einstein (1879-1955), físico alemán.

3. “Cada vez que veo a un adulto en una bicicleta recupero la esperanza por el futuro de la raza humana”. H.G. Wells (1866-1946), escritor británico.

4. “El ciclismo es una importante parte del futuro. Tiene que ser. Hay algo mal con una sociedad que maneja un automóvil para ir a entrenar en un gimnasio”. Bill Nye (1955), presentador de TV.

5. “Es montando una bicicleta cuando conoces mejor los contornos de un país, ya que tienes que sudar las pendientes de las colinas y las bajadas de la costa”. Ernest Hemingway (1899-1961), escritor y periodista estadounidense.

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu