Baloncesto: Cuba y la historia del «tanto nadar…» (+Fotos)

Baloncesto: Cuba y la historia del «tanto nadar…» (+Fotos)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (15 puntos, 4 votos)
Cargando…

El juego terminó como empezó: en una turbulencia de errores. Confusión. Desorden. Ansiedad. Caben tantas palabras para intentar explicar la derrota de la selección masculina cubana de baloncesto 62-65 ante su similar de Puerto Rico, que lo mejor es mantener las esperanzas en que algún día llegará el momento de ganar.

Fotos: Jorge Luis Coll Untoria

La Ciudad Deportiva, una vez más, se llenó de gente. Gente esperanzada, como los ídolos a los que iban a apoyar en la cancha. A un costado, en la valla, Moya, viendo como el plan táctico se iba por tierra en los primeros compases de partido.

El juego no fluía. Sacó a Oliva para dar entrada a Chacón y ya la cosa empezaba a parecerse a lo planeado.
Jasiel entraba hasta la cocina puertorriqueña, levantando el Coliseo. Aplausos. Banderas cubanas agitándose y el reloj y Cuba descontando.

Para ese entonces también estaba en el terreno Tito Casero, que recibió la pelota cuando el primer cuarto agonizaba y lanzó de tres. ¡Bomba! Triple sobre la bocina para remontar y llevarse el periodo inicial 14-12.

La esperanza creció. Los cubanos se gustaban en el tabloncillo. Defensa férrea, actuación notable de Chacón y un Jasiel Rivero que se hacía más líder. Ventaja de ocho que se redujo a cinco tras una última jugada de los boricuas. 36-31 al descanso.

Una voz cercana, inexperta, se preguntó en el público si no se le podía dar el triunfo a Cuba por llevarse los dos primeros parciales, como si supiera que se avecinaba la pesadilla de los terceros tiempos.

Y así fue. Tercer cuarto para el olvido. ¡Dos puntos en cinco minutos! Mientras Puerto Rico aprovechaba el desconcierto, desangrando a los locales en la zona pintada, desde las gradas señalaban a los culpables: Cubilla, Rivero… y llovían los aspirantes al banquillo: «¡Moya tampoco ayuda, asere! Tiene que designar funciones a cada jugador. Ese tiro no era de Cubilla», decían, al tiempo que una señora pedía desgalillada que le dieran el balón a Casero, porque los más altos «no hacían na'».

Entre tantas pasiones, Cubilla calló las bocas con un par de acciones positivas al hilo, y las fisuras en tiros libres impidieron recortar más la ventaja de los puertorriqueños, que culminaron el cuarto arriba 52-47.

Cubilla anotó 4 puntos, con dos rebotes y dos bloqueos

Solo quedaban diez minutos para intentar revertir aquello, que ya tenía aires de producción cinematográfica: triple de Chacón para pegarse a dos puntos. Fallos. El balón de un lado a otro, coqueteando con las mallas pero sin recorrerlas a fondo. Hasta que Jezreel De Jesús marcó los tantos 53 y 54 de los visitantes con una bandeja y, tras una pérdida de Cubilla, Christopher Ortiz silenció a las tribunas clavando el balón con todas sus fuerzas, regodeándose mientras colgaba del aro.

Entonces, tras un par de minutos locos, llenos de adrenalina, se apareció Polas con un triple para devolver el aliento a Cuba y ponerla a solo tres puntos.

El murmullo generalizado narraba la lucha en el tabloncillo, los robos, las pérdidas y los fallos con cinco minutos y medio para que acabara el choque.

Robó Polas, la bola llegó a Rivero y este asistió a Coutin para su segundo triple de la noche y el empate a 56 en el marcador. La banca de Cuba se levantó en pleno y salió a saludar a los suyos, amparados por un Coliseo que rugía tras las acción que provocó el tiempo técnico pedido por los de la Isla del encanto.

Polas anotó par de triples

Y la historia se repetía una y otra vez y Puerto Rico sacó ventaja para liderar 64-62. Cuba logró combinar cuando restaba muy poco para que se agotara el tiempo. Mensía, con la posibilidad de redimirse de un partido para el olvido, tuvo la intención de entrar al aro con furia y vengarse del donqueo de Ortiz, pero la redonda, caprichosa, se le escurrió.

Polas, entre codazos y empujones, la recuperó, pero su intento por anotar también fue en vano cuando restaba un minuto por jugar. Entre faltas y más fallos, Puerto Rico marcó el punto 65.

Algunos se levantaban de sus butacas con rumbo a las salidas, el reloj parecía descontar más rápido, incrementando la ansiedad y con siete segundos una acción fugaz acabó en las manos de Neysser Coutin, que soltó desde una esquina para intentar el triple… El final esperado, de película, no llegó nunca.

Las escaleras oscuras se llenaban de planteamientos tácticos, hasta llegar a la claridad de la primera planta… Afuera de la sala de prensa se cruzaron ambos entrenadores. «Mis respetos, entrenador», dijo el coach de los boricuas, Nelson Colón. Moya le agradeció, algo alicaído, quizás pensando todavía en el aquello del «tanto nadar…».

Eduardo Moya
Neysser Coutin realizó una excelente labor defensiva

Un comentario en Baloncesto: Cuba y la historia del «tanto nadar…» (+Fotos)

  1. Tuvimos la mala suerte que el año pasado en el repechaje de El Salvador el primer partido y el mas crucial de todos lo perdimos por un solo punto 89 x 88 y asi Bahamas fue ubicada en esta Ventana junto a Canada, Rep. Dominicana è Islas Virgen es Norte americana. De haber nosotros terminado primero nos habria to ado este grupo y de seguro no estariamos aqui hablando de derrotas y estariamos ya entre los 12 mejores del continente. Esperemos que se aumenten aun mas los contratos de jugadores para poder enfrentar mejor estos rivales.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu