Día del Trabajador de Servicios Comunales: el obrero, la escoba y la limpieza

Día del Trabajador de Servicios Comunales: el obrero, la escoba y la limpieza

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Cienfuegos─ La ciudad dormita. Él, escoba en mano, comienza su jornada. No sé su nombre; tampoco le pregunto. Al pasar por su lado le digo un “buenos días” medio tímido, con sabor a café recién colado, y recibo las mismas palabras por respuesta, aunque en un tono más fuerte. Él está muy despierto.

 

Foto: tomada de Cubadebate

 

Es el barrendero que limpia dos veces al día la calle donde vivo. La primera bien temprano —comienza a las 4:00 a.m. — y la otra bajo el fuerte sol del mediodía. Apenas levanta la vista, apenas se detiene. Solo lo hace para tomar agua de un pomo plástico que lo acompaña siempre. Barre la acera, el contén y la calle. Una vez me dijo que le correspondían más de diez cuadras, las que multiplicadas por dos suman 20, o sea, unos dos kilómetros por ambos lados.

Por estos días, los árboles que llamamos “de almendras” se han empeñado en dejar caer las hojas secas y las calles amanecen con “un colchón” formado por ellas. El barrendero no dice nada, aunque imagino que esté molesto, porque su trabajo, de por sí muy duro, se multiplica en cada jornada.

Al mediodía, el overol azul está empapado en sudor. No sé cómo puede seguir sin descansar ni un minuto. En plena calle, con ese sol que pretende hasta rajar las piedras, debe haber unos 35º de temperatura. Pero él no se detiene. La escoba va de un lado a otro, acumulando los desechos, más de los debidos por la inconsciencia ciudadana, recogiéndolos con una pala y echándolos en el saco amarrado al carrito. Así, una y otra vez, una y otra vez.

Muchos lo ven y parecen no verlo, como si no existiera. Sin embargo, el barrendero —como todos los de su oficio— merece la mayor consideración.

No sé si el que limpia todos los días frente a mi casa ejecute su labor como dijo alguna vez Martin Luther King: “…Tan bien que todos los ejércitos del cielo y la tierra puedan detenerse y decir: aquí vivió un gran barrendero que hizo bien su trabajo”.

Lo que sí puedo asegurar es que merece el mayor de los elogios.

000

Tamayito es pequeño de estatura, pero un gigante para el trabajo. A él le corresponde barrer las calles que rodean el céntrico parque Martí. Siempre está sonriente, alegre. Talmente parece que la labor le estimula el espíritu.

Hace algunos años lo entrevisté. Me contó que le gusta apreciar la limpieza y por eso se consagra cada día, desde muy temprano.

En aquella ocasión se quejó de la indolencia de algunas personas que tiran los desechos a la acera o las calles y hacen más difícil el trabajo que realiza. “Compran una pizza y el cartoncito no lo echan en la papelera”, me dijo.

Pero a él nada lo detiene. Siente orgullo por lo que hace, “porque es necesario y gano mi salario honestamente”, afirmó.

En el mes de abril de 2019 coincidimos en las actividades organizadas por la CTC para condecorar a trabajadores destacados de todo el país. Rubén Tamayo González mereció en esa ocasión la Orden Lázaro Peña de III Grado, ganada a fuerza de escoba y recogida de desechos en las calles de esta ciudad.

Honor a quienes honor merecen.

 

Acerca del autor

Graduado de Profesor de Educación General en el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela, de Villa Clara, Cuba (1979). Ha laborado en la Revista Juventud Técnica, semanario En Guardia, órgano del Ejército Central, periódicos Escambray, CINCO de Septiembre y Granma. Desde el año 2007 es corresponsal de Trabajadores en la provincia de Cienfuegos. Está especializado en temas económicos y agropecuarios. En 1999 acompañó en funciones periodísticas a la segunda Brigada Médica Cubana que llegó a Honduras después del paso del huracán Mitch. Publicó el libro Verdades sin puerto (Editorial cubana MECENAS). Ha estado en otras tres ocasiones en esa nación centroamericana, en funciones periodísticas, impartiendo conferencias a estudiantes universitarios, asesorando medios de comunicación e impartiendo cursos-talleres sobre actualización periodística a periodistas y comunicadores. Multipremiado en premios y concursos internacionales, nacionales y provinciales de Periodismo. Fue merecedor del Premio Provincial Periodístico Manuel Hurtado del Valle (Cienfuegos) por la Obra de la Vida – 2012. Le fue conferido el Sello de Laureado, otorgado por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura (SNTC). Mantiene evaluación profesional de Excepcional.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu