El Partido Comunista debe estar en todo lo que signifique bienestar para Cuba

El Partido Comunista debe estar en todo lo que signifique bienestar para Cuba

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 puntos, 1 votos)
Cargando…

El núcleo, esa organización de base del Partido Comunista, es el primer espacio, el más elemental y genuino; es una estructura fundamental que debe ser vórtice desde el cual nazcan discusiones fértiles, que propongan soluciones, que dejen huellas en la militancia y provoquen en ella un interés verdadero.

Entre diversas reflexiones concernientes a la Cuba actual que vive inmersa en sus estrategias de lucha y resistencia creativa, el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, compartió la idea anterior, este sábado, durante la asamblea municipal del Partido (PCC) en San José de las Lajas, perteneciente a la provincia de Mayabeque.

 

 

 

 

«Nosotros tenemos que ver cuáles son las preocupaciones de nuestra militancia, cuáles son las preocupaciones de la población, del entorno en que trabaja la organización de base, y esos temas son los que tenemos que discutir», expresó el Jefe de Estado hacia el final de la reunión que también contó, desde la presidencia, con el miembro del Buró Político y secretario de Organización y Política de Cuadros, Roberto Morales Ojeda; con Yanina de la Nuez Aclich, Primera Secretaria del Partido en Mayabeque; con Tamara Valido Benítez, gobernadora de la provincia; así como con otras autoridades del territorio.

Si llevamos al núcleo —reflexionó el Presidente Diaz-Canel—discusiones que provoquen verdaderamente el interés, las reuniones serán menos encartonadas y se enfocarán mucho mejor «en proyectar soluciones para los problemas cardinales que tenemos; y como se ha dicho aquí muy sabiamente, al Partido le corresponde todo, y tenemos que atenderlo todo desde los métodos del Partido, sin suplantar a la administración, sin suplantar al Gobierno, sin suplantar a las organizaciones de masas».

La intervención del dignatario —desde la Universidad Agraria de La Habana «Fructuoso Rodríguez Pérez»— estuvo precedida de un análisis colectivo que contó con el 99,3 por ciento de asistencia de la militancia que debía estar presente (solo se ausentó una compañera por razones muy justificadas), y tuvo como punto de partida la síntesis de un informe que, como valoró Roberto Morales Ojeda, fue crítico y profundo.

Las aristas de dicho texto, cuyos temas partieron de consultas con la militancia, hicieron referencia a inquietudes de la población en las cuales se ha venido trabajando, como el abasto de agua, viales, el transporte, así como la escasa variedad y altos precios de los productos agrícolas.

La vida interna de la organización política de vanguardia y la batalla por la eficiencia económica y por defender los valores de la Revolución también formaron parte del Informe presentado en la reunión por Alberto Torres Hernández, Primer Secretario del Comité Municipal del PCC en San José de las Lajas, quien convocó a un debate franco y transparente.

El militante Héctor Rodríguez Morel, de la Universidad Agraria de La Habana, hizo hincapié en el trabajo político ideológico, habló sobre la importancia de abordar esa labor «desde nuevos puntos de vista»: El partido está necesitado de usar nuevos modos, dijo; y recordó que los espacios de las redes virtuales deben aprovecharse de mejor manera; y todo, sin perder de vista acciones concretas en el orden socioeconómico.

Muchas veces los análisis en el seno de un Núcleo son meramente administrativos, sin atender la necesaria transformación desde la subjetividad, expresó Bárbara Rodríguez, secretaria del Comité del Partido del Instituto de Ciencia Animal (ICA), quien además subrayó la necesidad de que los militantes sean capaces, desde las nuevas tecnologías de la Información y la Comunicación, de mostrar más «lo que hacemos».

«La resistencia está en nosotros, en nuestro accionar diario», afirmó Lorenzo García López, secretario del Comité del Partido de la fábrica de conductores eléctricos «Conrado Benítez». Y alertó que «le toca al Partido, más que a la administración, velar porque no haya malversaciones: Nuestra labor política va más allá de “crecer” con las personas».

El trabajo con los jóvenes, la estrategia de formar dirigentes idóneos en el territorio, el valor de contar con sólidas estructuras de base en la organización de vanguardia, fueron otros temas abordados por la militancia. Sobre el último, Pablo Quintanilla, del universo de BioCubaFarma, expresó que el secretario general de un Núcleo «debe ser uno de los mejores militantes, el más preparado», porque «del Núcleo depende que la organización funcione bien».

Emotivas resultaron las palabras de Roger Amaya Leyva, agente de Seguridad y Protección de la Universidad Agraria, quien dedicó sus primeras palabras «a todos los que fueron capaces de luchar contra la COVID-19», lucha, dijo, que no ha terminado. El partido —definió el militante— «tiene que estar al frente de todo, saberlo todo, convocando a las masas».

Los militantes hablaron sobre la producción de alimentos. Amaya Leyva señaló el problema de las tierras improductivas, y de la necesidad de que quienes dirigen caminen tierras y montes, «como hacía Fidel y ahora hace Díaz-Canel». Hay que seguir trabajado, ser fuerte y darle la tierra a quien la haga producir, porque lo único que bajará los precios será la producción, expresaron voces desde la Asamblea.

Sobre repartir tierras, el Presidente Díaz-Canel dijo: Empiecen por la gente que tengan más rendimientos, con la idea de que la producción es vital para bajar los precios. Ustedes pueden ser un espejo en el país en un tema como ese. Hay que quitar todas las trabas, toda la burocracia.

Varios conceptos compartió Roberto Morales Ojeda con el colectivo de la militancia. Entre ellos, enunció que tenemos que pasar por sobre el bloqueo con la dignidad de los cubanos, y también con el talento; la dirección del Núcleo tiene que ser robusta, ejemplar; el Partido debe estar al centro de los problemas en el escenario donde actúa; es vital que lo que discuta la organización no caiga en saco roto; y hay que lograr que lo que se discuta por los pasillos de un centro se ventile primera o tempranamente en un Núcleo partidista.

Si vamos a hablar de crecimiento a las filas de la organización, expresó Morales Ojeda, no se trata de hablar sobre una meta sino sobre un proceso de necesaria calidad. Lo que no se pueda resolver, añadió el dirigente, hay que explicarlo con transparencia; y en cuanto a transformar el trabajo político ideológico, recordó que este debe generar emociones, sentimientos, los códigos no pueden ser los mismos de hace 20 o 30 años.

Capacidad para escuchar, para ser autocríticos, y no esperar a que los problemas se acumulen y se hagan viejos fueron otras de las ideas sobre las cuales reflexionó el miembro del Buró Político y secretario de Organización y Política de Cuadros.

Cuba haciendo su propia luz y su esperanza

Hacia el final del fructífero encuentro en el cual fue elegido el nuevo Comité Municipal del Partido así como su Buró Ejecutivo, y donde el compañero Alberto Torres Hernández fue ratificado como Primer Secretario del Partido en San José de las Lajas, el Presidente Díaz-Canel compartió una pormenorizada explicación acerca del «contexto en que está moviéndose la vida de nuestro país».

Hizo referencia, primeramente, a un bloqueo recrudecido por parte de la actual administración estadounidense contra la Isla; y sumó a ese gigantesco desafío el que ha representado la epidemia de COVID-19 que vino a ralentizar y complicar el escenario nacional.

Sobre el devastador coronavirus reflexionó el mandatario: «¿Cuál fue la apuesta del país?: defender la vida al costo que fuera necesario. Por lo tanto tuvimos que dedicar una parte importante de los pocos recursos que entraban ya, a mantener los niveles que nos permitieran enfrentar con efectividad la pandemia».

Los enemigos imperiales subestimaron al pueblo cubano: «apostaron, dijo el dignatario, a que la Revolución cubana se caía, y entonces aquí hay un tercer elemento de contexto: desarrollaron una agresiva estrategia de subversión ideológica orientada a fragmentar la unidad del pueblo cubano, orientada a desalentar a la gente», a hacerles ver que las durezas de la vida no estaban provocadas por una política imperial sino por ineficiencia de un gobierno.

El enemigo apostó a una fractura entre pueblo y Gobierno, entre Partido y Gobierno, recordó el mandatario. Intentaron, dijo, fracturar nuestra sociedad con una intensa campaña de desacreditación desde las redes sociales.

«En las redes sociales hay una Cuba virtual que no tiene nada que ver con una Cuba en la que estamos viviendo», denunció el Presidente Díaz-Canel Bermúdez, quien no obvió, de esa guerra asimétrica, «una agresividad de mensajes de familia a familia, de amigos a amigos», la cual provocó rupturas, mensajes de odio, llamados a la intervención norteamericana en el país, llamados a actos terroristas, y a hechos vandálicos.

«A nosotros nos piden lo que no le piden a nadie» —subrayó el mandatario al desenmascarar la política de doble rasero que el imperio emprende contra Cuba cuando aborda temas como el de los Derechos humanos—: «es parte de toda esta política agresiva, y es parte de toda esa campaña de demonización de la Revolución cubana».

De la compleja situación económica social que tenemos habló también el Jefe de Estado. Y afirmó: «Estamos viendo cómo encontramos la manera más inteligente de resolver estos problemas (como los de las carencias, la inflación o la subida de precios), en lo que elevamos la producción, en lo que seguimos reanimando la vida económica, con la posibilidad que tenemos ahora porque en las condiciones de la pandemia hemos logrado un control».

La dinámica demográfica que representa otro desafío para la sociedad cubana —y sobre la cual ya había hecho alertas el General de Ejército Raúl Castro Ruz en varios momentos—; y otros asuntos llevan estrategias, reflexionó Díaz-canel, con las cuales el país cuenta y sobre las cuales se debatió en el 8vo Congreso del Partido Comunista.

«Hay una estrategia de trabajo político-ideológico; hay una estrategia de relaciones exteriores, hay una estrategia de enfrentamiento a la COVID-19; hay una estrategia económico social que constantemente se está actualizando, y hay un programa que está atendiendo la dinámica demográfica», dijo el Primer Secretario del Comité Central del Partido.

Sobre el trabajo político ideológico, el mandatario definió que se trata de «todo lo que hagamos bien» para contribuir al desarrollo del país. E hizo referencia a importantes procesos políticos que tendrán lugar este año como la consulta popular del Código de las Familias —texto «que es para incluir, para sumar, para multiplicar, no para discriminar»; o como las elecciones municipales del Poder Popular, «donde se eligen los delegados a las Asambleas Municipales» que son la principal estructura del Estado y el Gobierno en los municipios, cuando estamos avanzando en todo un proceso de autonomía, de mayores competencias de los municipios».

«Vamos a defender la Patria socialista y vamos a defender la salvaguarda, el orden y la tranquilidad ciudadana», enunció el Jefe de Estado, y entonces recordó que el PCC debe buscar «un enfoque desde el trabajo del Partido que lo abarque todo, y sobre todo lo que tiene que ver con la prosperidad y el desarrollo del país, desde la alimentación hasta la recreación, que incluya el desarrollo científico, una riqueza espiritual superior, bienestar, y que también empodere el diseño de lo que es funcional, de lo que es bello, para que realmente nuestro desarrollo, nuestra prosperidad sea de manera integral».

Igualmente insistió en la trascendencia del trabajo con los jóvenes, quienes entrañan una parte importante de continuidad: «Yo siempre digo: escucharlos, atenderlos y darles participación como las tan importantes personas que son». De ellos, reconoció las «tremendas respuestas que dieron en el enfrentamiento a la COVID-19, casi que sin convocarlos, porque ellos mismos se convocaron y estuvieron y están en todos los escenarios más complejos del enfrentamiento» al nuevo coronavirus.

Díaz-Canel Bermúdez habló de seguir potenciando, desde esa estrategia de trabajo político-ideológico, los conceptos de cómo hacer política, de cómo defender el concepto de poder popular, definido por Fidel, con más democracia socialista, con más participación popular, con más control popular.

«Hay una estrategia económico social —enfatizó—, estamos convencidos de que vamos a seguir viviendo con bloqueo recrudecido, pero de una vez por todas tenemos que ser capaces, con nuestro talento y con nuestro esfuerzo, de vencer y sobrepasar el bloqueo, con una producción nacional mayor, más eficiente, produciendo todos los alimentos que podamos producir para tener que evitar tanta importación, y a todo ese esfuerzo aplicarle la ciencia y la innovación».

A todo ese esfuerzo, dijo, «yo le llamo resistencia creativa, que no es resistir por resistir: es resistir pero creativamente, ir creciendo e ir desarrollándonos.Y yo les diría: ¿Podemos, o no podemos? ¿Cuál es la expresión hoy más actual de la resistencia creativa?: Lo que hizo este país contra la COVID-19, en medio de todo ese contexto que yo les expliqué al inicio».

«¿Entonces, eso no es resistencia creativa?: En medio de la adversidad resistimos, en medio de la adversidad creamos, en medio de la adversidad solucionamos y ahora abrimos luces y abrimos una esperanza, porque ahora podemos ir a la normalidad, podemos reanimar la economía y podemos avanzar. Esa es la manera en que nos tenemos que plantear esa resistencia creativa».

El dignatario compartió esta certeza: «Creo que más temprano que tarde nosotros estaremos acercándonos más a la prosperidad que tanto anhelamos y que está definida en la visión de la nación cubana, que está en los documentos que aprobamos en los últimos tres congresos del Partido, y yo creo que Mayabeque tiene mucho que hacer y también tiene mucho que aportarle a la Patria, a la Revolución y al Socialismo en esos empeños».

(Tomado de Presidencia Cuba)

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu