RETRATOS: Doctora Mercedes: manos de seda

RETRATOS: Doctora Mercedes: manos de seda

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 puntos, 1 votos)
Cargando…

Mercedes Castillo Cárdenas es la cubanía en persona. Alegre, dicharachera, bailadora y solidaria. No hace alarde de sus títulos de Doctora en Estomatología, máster en Odontogeriatría, especialista de primer grado en Periodontología y profesora asistente de la Facultad de Ciencias Médicas 10 de Octubre. Su máxima es hacer el bien a las personas y que le paguen con una sonrisa.

 

Mercedes Castillo Cárdenas es una guerrera de la vida. Foto: Agustín Borrego Torres

 

Dicen quienes se atienden con ella que tiene manos de seda, que es atenta y preocupada. “Soy de la vieja escuela”, afirma y añade que para un profesional de la salud, hay normas de la educación cívica que son imprescindibles.

“Puedo tener mil problemas, pero cuando entro en la clínica, los dejo atrás y pongo mi mejor cara”. La ética y el respeto son sus cartas de presentación.

Cuenta que proviene de una familia humilde y su madre, Dulce, ya fallecida, se esforzó mucho para que sus dos hijas se convirtieran en profesionales y aprovecharan las oportunidades que la Revolución abrió para todos, sin distinguir razas ni orígenes.

“Aunque mi mamá no era religiosa, como casi todos los pobres, me encomendó a la Virgen de las Mercedes, por eso mi nombre. Ella fue una mujer muy valiente. Cuando salió embarazada ya estaba en proceso de divorcio, y quiso tenerme. Mis padres se separaron y mi mamá nunca más se casó. Ella decidió ser madre y respetar la figura de mi papá; hicieron un trato: mi mamá no nos pondría padrastro y él, aunque no vivía en casa, tomaba la decisión final. Hoy, quizás, no se entienda, pero fue así.

“Antes del triunfo de la Revolución, ella fue trabajadora doméstica; después estuvo vinculada a la agricultura, en Güines. Se levantaba de madrugada para ir a recoger tomate o lo que fuera. También estuvo en la Flota Cubana de Pesca, primero como auxiliar de limpieza y posteriormente como cocinera. En verdad, mejoró un poco. Ahí fue que pudo terminar el sexto grado, tenía una inteligencia nata y esa era una de sus metas. Le gustaba mucho leer y estar al tanto de las cuestiones políticas del país y el mundo. Por eso insistió mucho en que mi hermana Maritza y yo estudiáramos. Y no la podíamos defraudar”, asevera.

La mirada en el futuro

En 1987 concluyó sus estudios de Estomatología. Foto: Agustín Borrego Torres

 

Los ojos de Mercedes estaban puestos en el futuro, por eso se concentró en los estudios y a la hora de elegir carrera, su única opción fue Estomatología. “Logré ese propósito. El primer año fue muy fuerte. Recuerdo que, en las madrugadas, me quedaba estudiando y mi mamá me traía caldo de pescado porque según ella, fortalecía las neuronas. Yo ni salía, me pasaba los sábados y domingos con un libro en las manos. Había asignaturas que resultaban difíciles como Histología, Anatomía, Bioquímica…Y aunque estudié, suspendí Bioquímica. Me faltó un detalle y todavía me acuerdo en qué me equivoqué. Me confundí en el balance energético de la cadena respiratoria, fui al extraordinario y aprobé. Ese fue el único bache que tuve. La lección fue que no se podía coger miedo y había que ser valiente”.

Al graduarse, en 1987, prestó servicio social en las FAR, hasta 1990. “Fue en la clínica del Hospital Docente Clínico Quirúrgico 10 de Octubre, popularmente conocido como La Dependiente, donde comenzó el bichito de la superación y en 1996 decidí optar por la especialidad de Periodoncia, que se encarga de estudiar todas las enfermedades que tienen que ver con los tejidos que rodean y sostienen al diente”, apunta.

Ese fue el otro peldaño y no se detuvo hasta llegar a convertirse en Máster, con un sacrificio inmenso, pues ni siquiera contaba con una computadora, y fue con el apoyo de muchos amigos, que la ayudaron a buscar bibliografía e imprimir materiales, entre otras cuestiones, que pudo concluir esa meta.

Para esta guerrera de la vida, no hay imposibles. Ni las tormentas más grandes han logrado derribarla, y a veces ella misma se pregunta de dónde salen las energías y fuerzas para soportar los embates de la vida. Pero ella tiene múltiples razones por las cuales luchar. Están sus hijas, Anaida, de 30 años e Isaida, quien tiene 20 años. “Mi pequeña nació con síndrome de Down. En el primer año hubo que operarla, pues traía una cardiopatía. Agradezco a los médicos que lucharon por su vida, hoy la estamos disfrutando”.

Habla de los tiempos complejos que le han tocado vivir. Señala que mientras su hija mayor estaba en la EIDE José Martí, antiguamente en Cojímar, ella tuvo que ejercer pluriempleo durante 10 años. “Mi salario no me alcanzaba para asegurar todas las cosas que ella necesitaba. También estaba divorciada y era más complejo. Trabajé en una paladar durante 1995 y el 96; salía de la consulta y me iba para el otro sitio a fregar o pelar viandas, hasta que cerraba a las 12 de la noche. Luego, entre el 2004 y el 2014, estuve limpiando casas particulares. Nadie lo sabía, hasta que un día, tuve que parar. Ya mi hija había crecido”, rememora.

Cuando repasa el camino transitado, afirma que lo único que le ha faltado es poder cumplir una misión internacionalista, con lo cual, además del orgullo que representa, hubiera podido solucionar uno de los grandes problemas que aún la atormentan: las malas condiciones de su casa, un apartamento creado en el garaje de lo que fue una fastuosa casa de una condesa, ubicado en Diez de Octubre. “Tres veces he hecho expediente para la colaboración, pero al final, me convenzo de que no puede ser, pues tengo una hija que depende de mí”.

El rostro se le ilumina cuando habla del amor. “Hace cinco años, en el 2015, me volví a enamorar. Se llama Fernando Domínguez, y ha sido una bendición. Tenemos muchas cosas en común, nos llevamos muy bien”.

De proponérselo, Mercedes hubiera hecho el doctorado, pero afirma que las energías están concentradas en tratar de arreglar la casa, para que la familia pueda tener mejor calidad de vida y en seguir velando por sus hijas, en especial la más pequeña.

En tanto, su profesionalidad en la clínica docente de Santa Catalina se agradece por todos los que llegan hasta ella y con elocuencia dice: “Mis pacientes se han convertido en mis grandes amigos, ¡qué más puedo pedir!”.

Anteriores Retratos

Acerca del autor

Graduada en Licenciatura en Periodismo en la Facultad de Filología, en la Universidad de La Habana en 1984. Edita la separata EconoMía y aborda además temas relacionados con la sociedad. Ha realizado Diplomados y Postgrados en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. En su blog Nieves.cu trata con regularidad asuntos vinculados a la familia y el medio ambiente.

8 comentarios en RETRATOS: Doctora Mercedes: manos de seda

  1. Buena persona, maravillosa y fiel amiga, alegre y jocosa a pesar de sus pesares, insustituible como madre y excelente profesional. Mi amiga me tardé un poquito, tú sabes, pero ya llegué…más bien llegamos toda tu familia del Capri para apoyarte una vez más como siempre, contigo hasta el final, aquí seguimos, aquí estamos, te quiero mucho y te deseo salud y bendiciones y que se cumplan todos tus deseos por ti, por tus niñas, por tu familia y porque lo mereces, ya es hora no. IT’s time to change…
    Que bueno sería que esta historia llegara a los oídos del gobernador de la Habana, el Sr. Reinaldo García Zapata y quiero ser la primera en saber la solución dada. Estoy segura que entonces si le darían una justa y verdadera solución a este gran dilema sin respuestas cargado de falta de humanidad, insensibilidad y solidaridad, que ha atravesado esta luchadora e incansable mujer innecesariamente por tantos años…
    Gracias a esta magnífica periodista y este sensible trabajo humano y solidario que realiza, es de gran apoyo y alivio para la familia, para la mujer cubana.

  2. Muy bien reflejada mi querida Mercedes en éste artículo que no pude leer antes.Aunque no existe forma de describir a esta INMENSA MUJER que supera con creces cualquier intento de plasmar su vida en palabras.
    Ejemplo y paradigma que merece hace muchos años la solución del grave problema de vivienda que confronta y que inexplicablemente ni sucede ni resta en ella su generosidad, solidaridad y calidad humana porque de lo profesional no hay duda alguna de su elevada preparación y éxitos en su desempeño.
    Gracias por éste artículo y ojalá haya algún oído receptivo que pueda dar la respuesta que merece ésta cubana, mujer, profesional de la salud, madre…. porque la verdad es que no se puede entender tantos años sin respuesta.

  3. Exelente, persona, profesional, su sonrisa contagia, su trabajo lo realiza a cabalidad con la exigencia que tiene que ser, una madre preocupada por la buena formación de sus hijas y por mantener un hogar estable, a pesar que vive en condiciones muy malas pero ha sabido echar para delante, la vida la debería de recompensar con lo más grandes darles a sus hijas una casa para su buen bienestar.

  4. Excelente madre, amorosa con sus pacientes, a quienes entrega su sapiencia, su amor, su educación exquisita y su bondad proverbial.
    Ejemplo exacto de lo que debe ser un médico revolucionario, es al menos lo que yo siento siempre que me siento en el sillón donde trabaja en el policlínico dental Santa Catalina.
    Gracias al periódico Trabajadores por tributar su reconocimiento a tan valiosa trabajadora cubana.
    A usted doctora Castillo, feliz y exitoso año 2022 en compañía de sus hijas.
    Gracias por su ejemplo personal y profesional desde el privilegio de ser su paciente y sentirme su amiga.

  5. Si ella es única, para todos su mejor cara, su mejor trato, dedicación y paciencia… siempre ha sido igual. Ojalá este escrito sirva para ayudarla porque no es justo que pase tanto trabajo.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu